Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Nacional

Disidentes cubanos piden visita a la isla del relator Lanza

Carlos Quesada denunció limitaciones a la libertad y de movimiento que padecen los periodistas independientes y activistas de derechos humanos

Disidentes cubanos piden visita a la isla del relator Lanza
Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Una representación de organizaciones civiles cubanas, opuestas al régimen de la isla, presentó ayer ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) su informe ‘Situación del Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión en Cuba'.

El presidente del comisionado de la CIDH, José de Jesús Orozco Henríquez, lamentó ‘no poder tener la oportunidad de contar con la presencia del Estado de Cuba', en esta audiencia del 159 período de sesiones.

Juan Antonio Madrazo, coordinador del comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR); Carlos Quesada, director ejecutivo del Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos; Roberto de Jesús Guerra, director del centro de información Hablemos Press, y Carlos Lauria, director del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), expusieron un conjunto de denuncias contra el marco normativo interno del régimen cubano, ‘que desconoce estándares internacionales para la protección de los Derechos Humanos con base a una interpretación de la autonomía política que restringe la libertad de expresión'.

Entre las valoraciones sobre la situación que atraviesan ‘los defensoras de los derechos humanos en Cuba', subrayaron la obstaculización del régimen para que las organizaciones opositoras no puedan legalizarse a través de la Ley de Asociaciones, implicando con ello que ‘nuestra agenda de incidencia social se desarrolle en un escenario hostil, que nos convierte en objetivo militar', destacó Madrazo.

‘Ello se traduce en hostigamiento, amenazas, vigilancia, chantaje, humillaciones, detenciones arbitrarias en unidades policiales, así como control sobre nuestros contactos personales con misiones diplomáticas y representantes de ONG extranjeras. Además, la policía política criminaliza nuestro trabajo bajo la etiqueta de mercenarios', añadió.

Carlos Quesada denunció limitaciones a la libertad y de movimiento que padecen los periodistas independientes y activistas de derechos humanos. Quesada, expuso el ‘caso del Centro de Información Legal Cubalex, que el 23 de septiembre fue blanco de operativo policial que duró más de diez horas. Agentes de seguridad del Estado allanaron su sede, se detuvo a diez miembros del equipo y obligados a desnudarse para requisas corporales'.

Agregó Quesada que la operación tuvo como resultado la incautación de todos los equipos y dispositivos electrónicos de trabajo, junto a más de un centenar de documentos privados, y la detención del abogado Julio Ferrer Tamayo.

Un video presentado como testimonio ante la CIDH, mostró declaraciones de Laritza Diversent, directora de Cubalex, quien lamentó no poder estar presente ‘por temor a salir del país y dejar solos a su hijo y a sus padres'.

También relataron los casos de Sol García Basulto –‘periodista independiente que el pasado 3 de noviembre fue impedida de viajar a Panamá para participar en un taller coordinado por el Centro Latinoamericano de Periodismo (CELAP)'– y de Marthadela Tamayo González a quien ‘no se le permitió abordar el avión para acudir a esta audiencia'.

El petitorio conjunto de las organizaciones presentes, que fue leído por Roberto de Jesús Guerra, incluyó recomendaciones como: ‘continuar pronunciando públicamente sobre la situación de vulnerabilidad que enfrentan los defensores de derechos humanos; que se inste al Gobierno a abstenerse de estigmatizarnos y que reconozca su condición de defensores de derechos humanos y que a la vez adopte medidas necesarias para prevenir amenazas de riesgo en su contra; considerar la creación de un punto focal que se dedique a dar seguimiento a la situación de defensores de derechos humanos que sufren represalias por utilizar el sistema interamericano similar a la recientemente creada por el Secretario General de la ONU; solicitar autorización para que el Relator Especial sobre la Libertad de Expresión realice una misión a Cuba con el propósito de evaluar la situación de la Libertad de Prensa y de Expresión, y comunicar sus hallazgos y recomendaciones de manera pública; asegurar que todo diálogo con el Gobierno cubano, sobre su participación el organismo multilateral, incluya tomar en cuenta su historial en materia de coartar la libertad de prensa, de acoso e intimidación a periodistas'.

Además del informe presentado los exponentes entregaron un reporte que en julio pasado enviaron al Sr. David Kaye, relator especial de las Naciones Unidas sobre la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión.

La comisionada Esmeralda A. de Troitiño agradeció a la representación cubana ‘la oportunidad de tener acceso a información de primera mano sobre la situación que se ha planteado' durante la sesión 159 de las audiencias de la CIDH.