21 de Feb de 2020

Nacional

Precaristas marchan a la Presidencia para exigir justicia por violentos desalojos

A la invasión de propiedad privada por precarismo no le cabe sanción penal

Decenas de familias precaristas que fueron desalojados de asentamientos informales en Villalobos, Pedregal; y Mañanitas marcharon a la Presidencia de la República para exigir justicia de parte del presidente Juan Carlos Varela, a quien atribuyen haber ordenado ayer, un violento lanzamiento a cargo de cientos de agentes de la Policía Nacional.

Tras las desagradables escenas que pasó la televisión,, en las que se advertían mujeres y niños sacados a la fuerza de sus viviendas informales, también surgía el dilema de la ocupación ilegal de una propiedad privada y de los abusadores que se esconden tras la necesidad de muchas familias humildes para lucrar con la venta de lotes de uno y otro predio ocupado bajo la bandera del precarismo.

Lanzamiento inhumano

Johan Sánchez, vocero del asiento informal Nueva Visión, ubicado en Nogales de Villalobos, Pedregal, relató que los 600 policías que les desalojaron de sus viviendas informales, relató que se les trató inhumanamente, pues además de destruir sus viviendas, matar a sus animales domésticos e impedir que retiraran sus enseres, los obligaron a pernoctar a campo abierto, a niños, ancianos y adultos.

Otro tanto, dijo, ocurrió en el asentamiento Cristo Rey y La Hacienda, en Mañanitas, donde los uniformados acordonaron el área y no permitieron retirar sus efectos personales, al grado de que sus hijos no pudieron acudir a clases, pues sus útiles quedaron bajo los escombros de sus casas.

Hace siete años
Las más de 600 familias que se habían asentado en estos terrenos privados, unas 60 hectáreas que colindan en los corregimientos de Mañanitas y Pedregal, lo vinieron haciendo gradualmente desde hace siete años atrás, sin que los dueños lo reclamaran oportunamente.

Según Sánchez, la Constitución Política garantiza como un derecho civil el que el Estado brinde facilidades a la familia de obtener una vivienda. Agrega que la ley también señala que estas tierras, que tienen más de 30 años de estar ociosas, deben ser objeto de una función social ante el déficit de viviendas de interés social que existe.

Varela no dio solución

A su vez, Roberto Sanjur, de la comunidad Cristo Rey, cuestionó al presidente Juan Carlos Varela, por haber ordenado la expulsion de los precaristas, ya que el mandatario no previó una solución de reubicación al momento del violento desalojo. 
Recordó que habían establecido una mesa de negociación con el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) para enfrentar su salida, pero violaron las conversaciones y procedieron a sacarlos "a la brava".

Según Sánchez y Sanjur, existen intereses ocultos sobre estos terrenos, dado que colindan con el Corredor Norte y buscan "limpiarlos" para nivelarlos y destinarlos a urbanizaciones de lujo por su excelente ubicación.

No hay sanción para el invasor

Mario Ballesteros, asesor legal del Miviot, informó que el Miviot no patrocina esta accion de precarismo e invasión, y aunque no está facultado para lanzamientos, sí actúa como mediador entre el propietario del terreno y los invasores para tratar de llegar a un arreglo en que se pueda resarcir los perjuicios que sufra el dueño.

Para ello, dijo, estos asentamientos informales deben tener al menos 15 años de haberse creados para llegar a legalizarlos, mediante la Ley 20 de 2009. Actualmente, la ley no contempla una sanción contra la invasión de tierras, aunque si puede caber una demanda civil por daños y perjuicios.

Causaron daños en el terreno
Abel Leguísamo, quien habló en nombre de los dueños del terreno, informó que se trata de 60 hectáreas repartidas en 12 fincas, las que fueron invadidas por las familias que irrespetaron la propiedad privada. Indicó que estas familias ya habían incluido de forma clandestina tuberías de agua potable brujas y transformadores de luz, los que abastecían de esos servicios a estas familias.

Aseguró que la intrusión de este contingente humano causó graves pérdidas, toda vez que tumbaron cercas y deforestaron el área, un predio en el que inversionistas locales han demostrado interés en adquirirlo para desarrollarlo.

Frenadeso y Suntracs, solidarios
Este movimiento de invasión y precarismo es respaldado en forma solidaria por el Frente Nacional de Defensa de Derechos Sociales) y del Sindicato de Trabajadores de la Construcción, los que no han descartado acciones de movilización en respaldo a estas familias. A ello se suma el Comité Comunitario Freddy Britton.