Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Nacional

Causas del eterno fracaso de la gestión de gobierno

Se trata de una reflexión sistematica sobre algunos factores que influyen en los desaciertos y falta de efectividad de las políticas

Gobierno tras gobierno se han visto ir y venir proyectos con miras a atender, intervenir, gestionar y tratar de solucionar los problemas sociales más apremiantes del país.

Estos proyectos que casi siempre contienen muy buenas ideas, pero generalmente no logran los resultados esperados y sobreviene su desestimación. Y frente a nuevas administraciones, continua el experimento con los mismos o con peores resultados.

Los proyectos que tienen como objetivo atender necesidades de la población en términos sociales, al momento de su evaluación, el mayor peso es enfocado en los aspectos estructurales que eventualmente conllevaría la obra u otro peso se encuentra en la gestión administrativa, para destacar algunos énfasis. Tal vez esta atención particular en tales aspectos se encuentre asociado, por un lado, en lo que se pueda mostrar o evidenciar a simple vista, y por otro, en la falta de una mirada integral frente a problemas complejos.

Si a esto le añadimos la falta de evaluación en diferentes momentos de la ejecución de la obra, nos encontraremos frente a una película cuyo drama se repite una y otra vez, con el agravante de que los problemas tenderán a constituirse cada vez más complejos.

Entre las consecuentes afectaciones qué tal situación conlleva se puede mencionar: el despilfarro de fondos públicos, el desgaste y falta de credibilidad de las poblaciones metas, la falta de resultados o resultados parciales y; lo peor, problemas que cada vez se profundizan y se extienden más, logrando que la posibilidad de su resolución se convierta en una meta cada vez más difícil de alcanzar, casi que en una quimera.

¿SOLUCIÓN DE PROBLEMAS... O TRASLADOS DE PROBLEMAS?

Generalmente, la forma disciplinaria, sectorial, departamental, particular en que tienden a ejecutarse los proyectos se constituye en una grave limitación en lo que a la consecución y obtención de metas se refiere.

Durante la ejecución del proyecto o tarea, las diferentes disciplinas y departamentos que confluyen poco o nada es lo que comparten en materia de comunicación y mucho menos en coordinación.

Se estila, en todo caso, realizar reuniones informativas que muy pocas veces tienen que ver con el entendimiento y coordinación interdisciplinaria y/o departamental, etc.

Este hecho tiende a manifestarse de forma poco propicia. Lo que normalmente ocurre es que solo se visualiza parte de la complejidad. Esta parcialidad con lleva soluciones igualmente parciales que se traducen en una nueva emergencia del problema, pero en otro departamento o en otra forma. Se observa mucho -por ejemplo - que, al estar enfocados en el cumplimiento de los cronogramas, se omiten considerar aspectos que eviten afectaciones a terceros y se van generando problemas.

Estas prácticas obsoletas, y que han probado su ineficacia e inoperancia, continúan presentes de una forma o de otra, en mayor o menor grado, en la ejecución de proyectos. Las empresas u organizaciones que tienden a trabajar de forma aislada, concentradas en metas y resultados específicos, usualmente trasladan a su entorno o espacio de ejecución las consecuencias que se derivan de tales debilidades.

EL CONOCIMIENTO DEL ENTORNO… MÁS QUE UN REQUISITO

Conocer el entorno se constituye en uno de los elementos pocos considerados, ni siquiera en la etapa de planificación. Aspecto éste que se vuelve crítico conforme se ejecuta la obra. Así lo señalan Ernesto Cohen y Rolando Franco: ‘Es indudable que el contexto afecta al proyecto, y puede llegar a determinar su éxito o fracaso… Los aspectos relevantes del contexto deben considerarse en las unidades de análisis que resulten de las hipótesis generales y deben también especificarse en el modelo de evaluación escogido'. (Cohen, E. y Franco R., 2006, p. 145).

El conocimiento del entorno es tan relevante que su omisión o falta de información pertinente puede conllevar la elevación de costos, retrasos, ausencia de estrategias pertinentes y adecuadas, dilatación en el tiempo y sobre todo, resultados incompletos o inexistentes.

El entorno, por un lado, se constituye en el espacio donde se escenifican las interacciones concernientes a prácticas culturales, políticas, históricas, sociales, de seguridad y económicas, entre otras.

Por otro lado, es donde se observan las condiciones de servicios públicos e infraestructura, presencia institucional, con sus debilidades y fortalezas.

Todos estos aspectos y otros no mencionados ejercen influencia directa e indirecta sobre la ejecución del proyecto y es en gran parte responsable de los resultados obtenidos, al no crear las condiciones adecuadas.

ALGUNOS ASPECTOS A CONSIDERAR… LA CREACIÓN DE CONDICIONES

Precisamente, al considerar el entorno, es necesario evaluarlos aspectos existentes y analizar qué condiciones se requieren, tanto objetiva como subjetivamente, para que el proyecto pueda asegurar sus resultados.

Al momento de idear, planificar y ejecutar los proyectos se está muy enfocados en los productos. Y todos los esfuerzos van dirigidos hacia la consecución de resultados, los cuales estarán enmarcados en las áreas de competencias propias de la empresa u organización.

Sin embargo, la realidad se impone, precisamente por estar inmersos en una existencia compleja. Es necesario considerar las condiciones requeridas para que los proyectos puedan contar con las oportunidades de éxito.

Eso normalmente implica un trabajo interdisciplinario, interdepartamental, multisectorial e interinstitucional, con el fin de crear las condiciones objetivas y subjetivas requeridas por el proyecto, a fin de lograr los frutos esperados. Se trata, en palabras más sencillas, de preparar el terreno para que la semilla germine.

Si el gestor del proyecto no se toma el trabajo de analizar las condiciones, establecer las coordinaciones y hasta lograr convenios de apoyo mutuo que convoquen a todos los requeridos para crear condiciones propicias, es muy posible, por no ser determinista, que sus resultados se manifiesten mediatizados, inconclusos o finalmente que no haya resultados. Eso conllevará el desecho de lo hecho y nuevas ideas o proyectos.

Es necesario, hacer un alto y ,con ello, realizar acciones tales como: analizar, investigar, asesorarse, sensibilizar, comunicar, coordinar, concitar a la participación, pues las comunidades o grupos metas también deben ser escuchados y atendidos en el proceso de planificación. Es urgente que cambiemos este modelo de gestión burocrático por uno participativo e integral.

MISIÓN Y VISIÓN DE FLACSO

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) es un organismo regional, instituido por la UNESCO para impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de las Ciencias Sociales.

El Programa FLACSO-Panamá busca dotar a la población de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.