La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Una casa con registro panameño, el ‘pecado' del fiscal español Moix

Las versiones de prensa españolas destacan, por otra lado, que el nombre de Moix aparece en las grabaciones entre el exministro Eduardo Zaplana

‘La Moira', la propiedad de los Moix.

El despacho de abogados Morgan y Morgan aparece como agente residente del registro en Panamá de una sociedad anónima de casi treinta años que ha terminado costándole el puesto al mismísimo fiscal Anticorrupción de España, Manuel Moix.

Los medios españoles se han hecho eco de este caso desde que el inmueble, que se ofrece a la venta en un muy conocido portal de bienes raíces, fue identificado por el diario digital Infolibre como propiedad de Moix y sus hermanos, tras la muerte de sus padres, pero bajo la figura de una sociedad anónima que apareció en los expedientes de los Papeles de Panamá.

Sin negarlo, Moix adujo q ue era parte de una herencia y que se había declarado al fisco, pero que no la habían disuelto por que resultaba muy costoso. Así de claro lo dijo.

‘Es un problema de mi padre', apuntó en su momento, cuando aún no venía peligrar su futuro.

En un acto de aparente responsabilidad , Moix presentó la dimisión a su cargo y el asunto es que se la aceptaron. Incluso quien se conoce como su valedor, el ministro de Justicia Rafael Catalá, le retiró su apoyo.

Tampoco lo defendió el fiscal General del Estado, José Manuel Maza, a pesar de que públicamente declaró: ‘no creo que haya hecho nada malo', pero fue quien le recibió la renuncia.

Las versiones de prensa españolas destacan, por otra lado, que el nombre de Moix aparece en las grabaciones entre el exministro Eduardo Zaplana y el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, imputado y detenido por malversación de fondos del Estado a través de una empresa pública con intereses en Panamá; sin que eso sea tampoco delito.

Ajenos a lo que el destino depararía a la Duchesse Financial Overseas S. A., el bufete panameño prestó el servicio estándar a quienes en 1988 solicitaron la inscripción para hacerla propietaria de una casa en la sierra madrileña a la que bautizaron como ‘La Moira', una de las tres que, según la mitología griega, reparten destino o suerte. Como si la culpa la tuviera Panamá