La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Nacional

Homicida se declara culpable por el asesinato de cinco jóvenes chorreranos

De acuerdo con las investigaciones, los secuestradores enterraron los cuerpos de los cinco jóvenes en una residencia en El Trapichito

Este lunes en la audiencia ordinaria, el dominicano Alcibiades Méndez se declaró  culpable por el homicidio y secuestro en perjuicio de cinco jóvenes chorreranos de ascendencia china, mientras que las otras ocho personas implicadas se declararon inocentes.

Estas personas son:  Roberto Antonio Mariscal Rodríguez, Gilberto Ventura Ceballos, Keyla Gissell Bendibú Salazar, Kenny Alexander Bendibú Salazar, Mario Luis Vega, Félix Manuel Del Rosario Brujan, por la presunta comisión de los delitos de homicidio y secuestro en perjuicio de los jóvenes panameños.

La audiencia se inició a las 10:00 a.m. en el Salón de audiencias del Segundo Tribunal Superior de Justicia y se suspenderá a la 1:00 p.m. para que se reanude a las 2:00 p.m. y se  suspenda a las 8:00 p.m.

Los hechos ocurrieron entre el 2010 y 2011. De acuerdo con las investigaciones, los jóvenes  Jessenia Loo Kan, Yong Jian Wu , Samy Zeng Chen , Joel Mauricio Liu Wong y Georgina del Carmen Lee fueron  raptados y confinados en una casa en el barrio El Trapichito, donde los secuestradores exigieron el pago de una recompensa a cambio de sus vidas.

Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados enterrados en una residencia en El Trapichito de La Chorrera.

Según los familiares y documentos del caso, "a pesar de que recibieron más de $200 mil (marcados por la Policía), asesinaron a los jóvenes".

Desde el 19 de junio de 2014, es decir hace más de dos años, el Segundo Tribunal decidió llamar a juicio a siete personas por homicidio, secuestro y lavado de dinero. Mientras, otras tres personas fueron acusadas de lavado de dinero por utilizar el dinero cobrado, el Tribunal se inhibió y envió el expediente a un Juzgado de Circuito.

Después las detenciones por el caso, en el 2011 el dominicano Fermín Tavares, implicado directo, acusó a un teniente y a otros agentes de la Policía Nacional de estar involucrados en el rapto y homicidio múltiple.

Los familiares y sus abogados aseguran que hubo negligencia en el caso, sumándole un peso adicional a la forma en que perdieron a sus seres queridos.