La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Nacional

Méndez llora y pide perdón de rodillas a su familia y víctimas

Ante un tribunal colegiado,  Méndez, homicida confeso, contó detalles de los crímenes de cinco jóvenes chorreranos entre 2010 y 2011

Alcibiades Méndez se confesó culpable de los homicidios de los cinco jóvenes.

Las lágrimas corrían por sus mejillas mientras con voz entrecortada decía: ‘Pido perdón a mi familia, a las víctimas y a todos los panameños'.

Con estas palabras, Alcibiades Méndez, asesino confeso de cinco jóvenes, inició un relato de media hora en el cuarto día de audiencia del caso celebrada en el Segundo Tribunal de Justicia, entre el 26 y 29 de junio de 2017.

‘Yo he cometido cosas horrorosas y merezco la pena que me impongan, pero mi familia es inocente', continúo diciendo con voz quebrada y puesto de rodillas, sobre las acusaciones que pesan sobre sus parientes por este caso.

CRIMEN MÚLTIPLE

Los homicidios de los cinco jóvenes se produjeron entre 2010 y 2011

Jessenia Loo Kan, Yong Jian Wu, Samy Zeng Chen, Joel Mauricio Liu Wong y Georgina del Carmen Lee.

Los cinco jóvenes fueron las víctimas de Gilberto Ventura y Alcibiades Méndez.

Ante una sala de audiencias repleta en su mayoría de ciudadanos de origen asiático, Méndez dijo que existen detalles de la muerte de Jessenia Loo Kan, Yong Jian Wu , Samy Zeng Chen , Joel Mauricio Liu Wong y Georgina del Carmen Lee que, a siete años de sus crímenes, son desconocidos por sus familiares.

En su relato, el dominicano eximió de culpa a los miembros de la Policía Nacional, uno de los móviles de la investigación que nunca tuvo frutos. ‘En estos hechos solo participamos dos personas (él y su compatriota evadido Gilberto Ventura). Con mis acciones arrastré a mi familia', insistió.

Ventura es el gestor de los hechos; usó las mismas estrategias que en su país cuando cometió crímenes similares, sostuvo Méndez, que según contó, accedió a participar después de cuatro meses de su constante insistencia.

Pero, una vez detenido aceptó otra propuesta. Méndez contó que en la cárcel firmó una declaración en la que eximía de responsabilidad a su compatriota, a cambio de $10 mil.

‘No tenía quién me visitara, ni siquiera jabón para bañarme', dijo como excusando su actuación.

En cuanto a los detalles de la muerte, las víctimas eran desvestidas y palpadas completamente en la búsqueda de un supuesto chip del tamaño de un grano de arroz que pudiera arrojar pistas de su paradero, contó Mireya Rodríguez, defensora de Méndez, sobre la conducta de Ventura.

En el caso de Jessenia, fue asesinada el mismo día en que fue secuestrada, el 10 de octubre de 2010. La familia no tenía dinero para pagar un secuestro de $200 mil.

‘Ventura dijo que tenía que enviar un mensaje —continuó Rodríguez— y le pidió a Méndez que encendiera dos correas de bombitas, en frente de la casa, en El Trapichito, en La Chorrera. Cuando terminó y éste entró a la residencia, Ventura estaba echándole tierra a la víctima que estaba dentro de una fosa cavada antes del secuestro'.

Dos meses después (diciembre 2010) aplicaron el mismo método cuando acabaron con la vida de Yong, que murió de un tiro en la cabeza.

Según la defensora, Méndez solo asesinó a Samy, de una puñalada en la pierna que le provocó una hemorragia.

Los sindicados cobraron $243 mil por los secuestros.

El Tribunal conformado por Georgina Tuñón (presidenta), María Luisa Vigil y Marlene Morales, decidió acogerse al término que establece la ley para dictar sentencia a nueve personas vinculadas a los homicidios perpetrados entre 2010 y 2011.

La presidenta del tribunal colegiado explicó que esta decisión se adopta por lo sensible del caso. El Código Judicial, en el Título VI, sobre Sentencia de Primera Instancia, en su artículo 2411 establece que concluido el proceso, la sentencia será dictada dentro del término de diez días, salvo que, por su complejidad y extensión, se requiera de un término mayor, el cual no excederá de treinta días, explicó el abogado Juan Carlos Araúz, consultado por La Estrella de Panamá .

En esta audiencia, el Tribunal otorgó un cambio de medida cautelar a Félix Del Rosario Luján, de prisión preventiva a impedimento de salida del país. A Luján, Méndez lo señaló como cómplice de los hechos, por una rencilla entre ambos.