Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Nacional

Con cabeza fría, Ventura Ceballos pide acuerdo de pena

En un primer encuentro con los familiares de las víctimas, Gilberto Ventura Ceballos no se mostró intimidado y expresó sus ideas con claridad y sin nerviosismo. Se muestra frío y hasta calculador

La espera terminó el viernes 29 de septiembre de 2017. En un inesperado escenario, sin muestras aparentes de arrepentimiento, Gilberto Ventura Ceballos, principal sindicado por el secuestro y asesinato de cinco jóvenes chorreranos entre 2010 y 2011, se presentó ante un juez pidiendo un acuerdo pena por haberse evadido del pabellón 7, de La Joyita, el 28 de diciembre de 2016.

‘Hay evidencias que existió un concierto de funcionarios y particulares para delinquir'

DAVID MENDOZA,

FISCAL CONTRA LA DELINCUENCIA ORGANIZADA

Cinco automóviles - dos patrullas, dos ford y una four runner - trasladaron a una veintena de policías con chalecos antibalas y ametralladoras en sus manos para custodiar al ‘peligroso criminal', como lo calificó el jefe de la policía panameña, a su llegada a las oficinas judiciales.

La escena se volvió viral en los medios de comunicación, que desde tempranas horas de la mañana buscaban las mejores imágenes y entrevistas de un proceso que prometía justicia a la comunidad asiática residente en Panamá.

Las medidas de seguridad eran más que un show mediático. Abogados querellantes de las víctimas no descarta que el sindicado tenga vínculos con el crimen organizado colombiano. Una tesis que podría explicar cómo consiguió una cédula colombiana con el nombre de Carlos Alberto Aguirre Valencia, que le permitió salir del país y establecer negocios en Costa Rica.

Con una cadena que conectaba las esposas de sus manos y pies, vestido con sweter gris, pantalón jeans y zapatillas azules Nike, ingresó al salón de audiencias, custodiado de dos policías, con la cabeza siempre erguida.

EL ACTO

A las 9 de la mañana arrancó la audiencia con la presentación de las reglas generales del recinto y el ingreso del juez de garantías, Adrián Hernández, en medio de los aplausos del público.

Hernández pronunció la apertura del caso 2016-000562 contra la administración de justicia, en su modalidad de evasión, seguido a Gilberto Ventura Ceballos, de nacionalidad dominicana.

‘Ante los ojos de Dios es evidente que la evasión existe y reconozco el hecho, pero no el cargo de asociación ilícita para delinquir'

GILBERTO VENTURA C,

SINDICADO

A mano derecha del juez, acompañado de un defensor de oficio y de un asesor de su abogado, el sindicado escuchó atento el procedimiento. En su rostro y en sus movimientos no se percibía signos de nerviosismo pese a la presencia de familiares y amigos de los cinco jóvenes asesinados y de un número plural de periodistas.

Con lucidez contestó las preguntas sobre sus generales.: ‘Tengo 42 años. Nací el 25 de julio de 1975, en Santo Domingo, República Dominica'.

Sobre su educación dijo que contaba con un bachillerato obtenido en República Dominicana. Pero, cuando le preguntaron sobre sus padres evadió la respuesta. ‘Están en el cuadernillo', dijo preciso, conciso y sin titubear en su respuesta.

Me encuentro en la celda ‘La Chirola', en la sede de la Policía Nacional, dijo sobre su ubicación, que por motivos de seguridad se había convertido en uno de los secretos mejor guardado de la policía.

Culminada esta fase, el juez procedió a leerle sus derechos. Ventura Ceballos habló al oído de su abogado Edgar Belfield. Esta conducta la repitió en varias ocasiones durante la audiencia. El sindicado pedía una oportunidad de manifestarse. El juez se la concedió. ‘No me han respetado el derecho de presunción de inocencia', dijo Ventura Ceballos, en una breve intervención que realizó al inicio de la audiencia.

‘Ante los ojos de Dios me dirijo a ustedes, sería incongruente decir que la evasión no existe. Reconozco el hecho. Pero no reconozco que se me presenten cargos por asociación ilícita para delinquir... demostrar que no fui acompañado en la fuga sería una burla para el Ministerio Público (MP), pues no tienen base ni fundamento, no hubo ayuda de tercera personas, ni civiles ni autoridades involucradas", dijo el imputado, dijo Ventura Ceballos, ante la mirada perpleja de los presentes que escucharon el tono altivo de sus palabras.

‘No puedo admitir este delito porque no existió otro participante y tengo como demostrarlo. Este es un acto que yo mismo hice y me responsabilizó por la evasión', continuo el dominicano.

La tesis de la fiscalía es otra. David Mendoza, fiscal contra la delincuencia organizada, aseguró que cinco personas están involucradas en estos hechos.

El fiscal dice ‘que tiene evidencias que existió un concierto de funcionarios y particulares para delinquir' en

Este escape. El 11 de mayo de 2017 imputó cargos a 5 personas por estos hechos.

El testimonio del interno Alberto Zamuda indentifica a una mujer como parte de la trama. El interno, que se refiere a Ventura Ceballos como ‘matachinos o dominicano', lo recuerda en los predios del centro penitenciario antes de entrar a un recinto con una dama (...) momentos después se da la fuga.

Otro testimonio anexado al expediente añade que el cabo Carlos Pérez lo sacó de la celda porque tenía una visita. Este agente de la policía es uno de los cinco imputados en este caso por permitir la evasión, explicó la fiscalía.

Otro comisionado, en su testimonio, explicó que ese día transcurría normal, hasta que se dio la fuga. Fue cuando recordó que un vehículo sedan rojo estaba abandonado cerca del control uno y momentos después se produce el escape. Se presume que el auto se dirigió hacia Las Garzas, en Pacora, explicó el fiscal. El hecho se produjo entre las dos y tres de la tarde del 28 de diciembre de 2016.

Samuel Quintero, abogado de las familias de las víctimas, calificó de ‘increíble' que el imputado haya desvinculado a terceras personas en la fuga, ‘ya que lógicamente había un vehículo esperándolo el 28 de diciembre cuando salió de La Joyita disfrazado, alguien tuvo que darle ese disfraz y trasladarse a otro país evidentemente demuestra que no pudo haberlo hecho solo'.

A las 9:54 se da por concluida la imputación de los cargos. ‘Al aceptar el cargo podemos llegar a un acuerdo para ahorrarle dinero al estado', pidió el sindicado tras la formalización de la imputación y ante la mirada perpleja del público.

La fiscalía abrió la posibilidad al acuerdo reconociendo que son mecanismos alternos a la solución de conflictos. Un minuto después el juez concede imputarle cargos por evasión y asociación ilícita para delinquir al dominicano.

Alrededor de las diez mañana inicia una segunda audiencia por una solicitud de la fiscalía de ordenarle prisión preventiva al sindicado por peligrosidad de fuga, por desatención del proceso y por el riesgo de destrucción de pruebas. ‘Lo consideramos un peligro para la sociedad', pronunció Mendoza.

La defensa pidió rechazar la solicitud por improcedente considerando que su defendido tenía impuesta otra medida cautelar y que el 11 de octubre de 2017 vence el plazo para la investigación. Ventura volvió a hablarle al oído de su abogado. ‘Si la ley considera que es procedente que se aplique una medida sobre otra para eso son las leyes y hay que respetarla', dijo Ventura Ceballos. Cada intervención del sindicado mostraba a un hombre distinto a aquel que se le acusa de secuestro y homicidios. Este era uno que invocaba a Dios, por lo menos en dos ocasiones lo hizo, y que incluso hablaba de respeto a las leyes, que el mismo no había cumplido.

El juez rechazó de plano por improcedente la solicitud de la defensa e impuso detención provisional. A las 10:35 dio por concluida una segunda audiencia.

Cerrada esta etapa, la defensa pidió un audiencia de vulneración de las garantías fundamentales. Belfield enumeró una serie de situaciones a la que supuestamente su defendido se ha visto expuesto.

El defensor aseguró que Ventura Ceballos se encuentra dentro de su celda esposado, con una cámara de vigilancia las 24 horas. La fiscalía explicó que es probable que se hayan tomado medidas extremas para evitar otro intento de fuga.

Según el abogado, a su defendido no se le concedió un abogado cuando ingresó a Panamá procedente de Costa Rica, donde fue recapturado. Tampoco se le concedió la libre comunicación con la defensa.

Otro de punto que destaca la defensa es que su defendido fue golpeado por policías. El juez, sin embargo, señaló que ese tribunal no podía pronunciarse sobre estos hechos porque no era de su competencia. Él redirigió a la defensa al Ministerio Público para interponer una denuncia y deslindar responsabilidad de los estamentos policiales.

A las 11:27 terminó la diligencia. Los familiares de las víctimas salieron sin pronunciar palabras. Era el primer encuentro con el acusado de asesinar a sus hijos.