La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Nuevo proceso penal contra trabajador del Hotel Trump Panamá

El nuevo propietario del complejo denunció a uno de sus empleados, a quien hace un reclamo millonario por haber revelado una conversación privada que no estaba autorizado a divulgar

La venta del Hotel Trump ha generado una polémica con la administración.

El presidente y representante legal del Hotel Toc Inc., Orestes Fintiklis, querelló penalmente a Carlos Abunza por el supuesto delito contra la libertad del secreto y derecho a la intimidad.

Abunza es trabajador o pertenece a la planilla laboral que paga la sociedad Hotel Toc Inc., presidida y representada legalmente por Fintiklis. Sin embargo, la Organización Trump, que se resiste a perder la administración de este hotel, ha logrado mantener de su lado a cinco colaboradores, entre ellos Abunza, para montar una ‘campaña de desinformación' y uso ilegal de información privada contra los verdaderos dueños del hotel, denunció Hotel Toc Inc.

DENUNCIA MILLONARIA

Querella penal por el supuesto delito contra la libertad y la intimidad

Orestes Fintiklis querelló a Carlos Abunza, a quien acusa de haber revelado parte de una conversación sin autorización.

Abunza es un ciudadano de origen estadounidense e hizo uso de la grabación de una conversación sostenida con un grupo de trabajadores del hotel.

De acuerdo con la querella, Abunza habría grabado ilegalmente, el 14 de octubre de 2017, una reunión privada de los beneficiarios de Hotel Toc Foundation, a la cual solo se había dado cortesía de sala bajo la condición de trabajador del hotel y de que no se podía grabar ni utilizar información al respecto.

Es decir, había un acuerdo de confidencialidad, resaltó Fintiklis, quien además reclama una compensación de $2 millones a quien o quienes cometieron el delito de violar su intimidad y la de los beneficiarios de la fundación.

Se conoció que de ser encontrado culpable, Abunza podría enfrentar una condena de hasta cuatro años por delito contra la libertad del secreto y derecho a la intimidad.

En la reunión grabada ilegalmente se acordó el cambio de junta directiva de Hotel Toc Inc. y se decidió también activar el procedimiento arbitral contra la corporación Trump, detalló la querella presentada por Fintiklis.

El querellante sostiene que fue tomado por sorpresa cuando el 4 de diciembre de 2017 la corporación Trump presentó una contrademanda arbitral contra Hotel Toc In., presentando como única prueba la transcripción de las conversaciones privadas de la reunión confidencial del 14 de octubre entre él y los beneficiarios del Hotel Toc Foundation.

‘Estas grabaciones en ningún momento fueron autorizadas por los beneficiarios, ni por Fintiklis, para hacerlas públicas ante un Tribunal Arbitral', sustenta la querella penal contra Abunza, de nacionalidad estadounidense.

Hotel Toc Inc. también reiteró ayer que es el legítimo dueño del hotel y aclaró que la Organización Trump es solo un administrador al cual se le está despojando en un proceso de arbitraje por haber violado el contrato firmado entre las partes, hechos que incluyen supuestas irregularidades financieras.