La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

La ciudad de la ‘bulla'

La fundación Oír es Vivir se une al Día Internacional de Conciencia sobre el Ruido con la campaña ‘un minuto de silencio', en la que se hará silencio por 60 segundos, el miércoles 25 de abril, de 2:15 a 2:16 p.m.

Te levantas, tomas un café y sales de tu casa. Mientras te diriges a tu destino, puede ser que sueñes con un ambiente pacífico que en las calles no existe. Aspiras a comenzar el día libre de estrés. Pero claro, en las calles de Panamá la realidad es otra.

La población crece cada día y con ella, la contaminación auditiva presente en las avenidas. En la ciudad ‘la bulla' está por todas partes. El ruido se intensifica, pero la mayoría de los habitantes de la urbe ya se han vuelto inmunes y parecen no dejarse abrumar por la situación. Es como si no perdieran la calma en medio de tanto estruendo: las estridentes cornetas de los ‘diablos rojos', el ‘taca taca' de los taladros que perforan el asfalto en pleno mediodía, los taxistas pitando y peleándose los clientes en cada esquina.

En buses, chivas y ‘piratas' la música es tan alta como la de una discoteca ambulante. El bienestar o comodidad de los pasajeros desaparece en el estruendo. Igual ocurre con los establecimientos comerciales y los residenciales.

Hoy es normal escuchar automóviles que se la pasan pitando para ganar tan solo unos cuantos metros en el tranque.

Así es el diario vivir de muchas personas que se encuentran sumergidas en el excesivo ruido; la falta de conciencia y sensibilidad en la sociedad panameña hacia este tema es notable, muchos desconocen lo perjudicial que puede ser la contaminación auditiva para la salud.

INICIATIVAS QUE COMBATEN EL PROBLEMA

Por diez años, la fundación Oír es Vivir ha realizado un trabajo arduo sobre el tema de la salud auditiva haciendo esporádicamente campañas visibles para educar y elevar el nivel de conciencia respecto a este tema.

En una tarde lluviosa y entre tazas de café, durante una conversación con La Estrella de Panamá , la presidenta de la fundación Oír es Vivir, Giovanna Troncoso, y el presidente del Club Rotario Panamá Sur, Alberto Botarelli, contaron que la iniciativa de la alianza del club y la fundación surge de una necesidad clara con el fin de fortalecer la campaña ‘Cuando pitas me haces daño', cuyo lanzamiento se realizó en el mes de marzo.

‘Este tema está aquí para quedarse; es algo que nos afecta a todos y si no hacemos algo al respecto, tarde o temprano nos traerá consecuencias', comentó Troncoso.

‘Lo que buscamos es dejar de ser espectadores y convertirnos en actores de una solución, pero en nuestras manos está el poder de educar; es importante que se trabaje en conjunto para que las cosas funcionen', añadió Botarelli, quien asintiendo con la cabeza apoya cada una de las opiniones de Troncoso.

‘Este problema no es solo de Panamá, ocurre en todas las sociedades, hasta en las más avanzadas', expresó el representante del Club Rotario Panamá Sur.

‘Sabemos que el problema del ruido no va a estar resuelto mañana; es un proceso largo que en un futuro llevará a un bienestar infinito para la población', finalizó el presidente del Club Rotario Panamá Sur.

Este 14 de abril realizaron una gira conjunta de salud auditiva en la comunidad de Naos, en La Chorrera, para llevarle a toda esa comunidad atención e información y pudieron atender a aproximadamente 150 niños.

La fundación se une al Día Internacional de Conciencia sobre el Ruido con la campaña ‘Un minuto de silencio', que tendrá lugar el miércoles 25 de abril, de 2:15 p.m. a 2:16 p.m. Se espera que haya silencio durante sesenta segundos en el país.

EFECTOS NOCIVOS DEL RUIDO

Stella Rowley, médico especialista en otorrinolaringología, es voluntaria de la fundación Oír es Vivir desde el año 2008.

La especialista comentó que ha visto en estos últimos años que los jóvenes con edades entre 16 y 24 años son los más afectados, porque se exponen constantemente a zonas ruidosas.

También recalca lo que dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), que el ruido por encima de los 85 decibeles es perjudicial. A mayor exposición, más fuerte es el daño, puntualiza.

‘He visto en los mapas de ruido que el Complejo Hospitalario Metropolitano es una de las áreas más ruidosas de la ciudad, con niveles comparados a los de la ciudad de Nueva York, por ejemplo', comentó.

Además, la especialista dice que el exceso de ruido ocasiona el tinnitus (zumbido en el oído), que es la queja principal por la que van los pacientes a la consulta. Una vez que revisa el historial, normalmente estas molestias son causadas por la exposición a altos volúmenes de sonido en el trabajo, incluso en sus casas. ‘Los efectos dañinos del ruido no solamente se producen en el oído, también afecta el sistema cardiovascular, ritmo cardíaco, el sistema nervioso y con el tiempo puede traer consecuencias como la irritabilidad constante e insomnio', añadió.

‘Lo mejor para estos síntomas en concienciarse y reconocer que el daño afecta a todos', concluyó Stella, quien lleva 25 años en el ejercicio de su profesión.

ACCIONES DE LAS AUTORIDADES

La vicealcaldesa Raisa Banfield dice que la contaminación acústica es un fenómeno tan arraigado que ha resultado ser todo un desafío. Comentó que desde la Alcaldía de Panamá han trabajado actualizando las normas, realizando operativos en distintos puntos de la ciudad, donde centros de diversión traspasaban los niveles de decibeles permitidos. ‘Hemos actuado junto con el Ministerio de Salud y corregidores en su momento para sancionar y multar; hemos generado capacitaciones a los negocios acerca de cómo hacer controles de emisiones auditivas, que se han hecho del 2015 hasta la fecha', explicó la vicealcaldesa.

‘Si pasas por una área comercial, (observas que) muchos negocios ponen bocinas con una música estridente. Todo esto es parte de la cultura, debemos cambiarla... estamos apoyando la campaña de la Fundación Oír es Vivir, en conjunto con el Club Rotario', apuntó la funcionaria.

‘No solo los comercios son generadores de ruido; también está el tema de que ciudadanos ponen en sus casas la música alta y también que el panameño utiliza el pito para que los carros se muevan más rápido. Esto se puede ir trabajando y cambiando con educación', finalizó Banfield.

El ruido es un fenómeno que nos afecta a todos, sin excepción, y sin importar el entorno. Existen diversas fuentes de ruido que afectan la salud no importa el día, hora o lugar. La clave principal para combatir este problema es la educación, tomando conciencia y previniendo, porque al final todos estamos expuestos.