Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Nacional

UTP se suma a la búsqueda de víctimas de la invasión

El estudio busca identificar la ubicación exacta de los restos humanos que se encuentran en la fosa común para evitar métodos invasivos

UTP se suma a la búsqueda de víctimas de la invasión
José Mójica, técnico de la UTP, inicia el estudio.

Desde ayer jueves y hasta hoy, viernes, técnicos de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) realizan estudios de suelo en la fosa común del Jardín de Paz, en la que están enterradas víctimas de la invasión.

El estudio busca identificar la ubicación exacta de los restos humanos que se encuentran en la fosa común para evitar métodos invasivos, como el uso de pala mecánica, a la hora de realizar exhumaciones. De esta manera, la UTP se suma a la labor de la Comisión 20 de Diciembre en la investigación para identificar víctimas de la invasión.

Juan Planells, presidente de la Comisión, explicó que en esa fosa común, de acuerdo a la documentación que han logrado recopilar, hay nueve cuerpos aún sin identificar. A la Comisión se han apersonado 16 familias que aún tienen algún pariente desaparecido durante la invasión de Estados Unidos a Panamá, el 20 de diciembre de 1989.

Para Planells es importante el uso de la tecnología que ofrece la UTP porque se evita realizar grandes excavaciones para exhumar los restos humanos para los estudios de ADN y de esta manera identificar a las víctimas al comparar las muestras con el ADN de los familiares de los desaparecidos.

Dijo que no ha sido fácil el trabajo de investigación de la Comisión y que ha sido muy duro para las personas que perdieron a un familiar, pero la ‘mayor carga' la llevan quienes hasta el momento no han podido identificar a su familiar desaparecido.

José Mójica, técnico de la UTP, explicó que para el estudio se utiliza una metodología conocida en la geofísica como tomografía de receptividad eléctrica, que determina los elementos que existen en el subsuelo.

Las mediciones que realizarán son llevadas a un laboratorios para su análisis final. Este proceso tarda una semana después que se hacen todas las pruebas y se determina el área exacta donde hay restos humanos y la profundidad donde están.

Esto permitirá a la Comisión hacer las excavaciones precisas para extraer los restos y practicar las pruebas de ADN, que las realiza el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses.