Temas Especiales

16 de May de 2021

Nacional

El Canal de Panamá: ¿cumple con sus proyecciones económicas?

La actividad canalera permite al Estado obtener beneficios a través del pago de dividendos o utilidad neta

El Canal de Panamá, una de las principales vías interoceánicas del comercio internacional, pasó a manos panameñas el 31 de diciembre de 1999, incorporándose así a la economía nacional. Su productividad se mide por la venta de los servicios de tránsito de naves y se registra según el volumen total de toneladas netas que se transportan a través de la vía.

El título XIV de la Constitución Política de la República de Panamá establece que la Autoridad del Canal tiene que ser una entidad rentable y estipula el pago de obligaciones al Tesoro Nacional. Los aportes directos al Tesoro comprenden: derechos por tonelada neta, dividendos o utilidad neta y servicios públicos. Los aportes indirectos al Tesoro abarcan los pagos por Impuesto sobre la Renta, Seguro Social y Seguro Educativo.

La actividad canalera permite al Estado obtener beneficios a través del pago de dividendos o utilidad neta. Estas utilidades o ganancias provienen de los ingresos del Canal cuando exceden a los costos de funcionamiento, inversión y modernización y se transfieren al Estado. Otro aporte directo al Tesoro Nacional lo constituyen los pagos por servicios públicos en las áreas de funcionamiento y de vivienda del Canal. Incluye, además, pagos de auditoría a la Contraloría General de la República y al Ente Regulador de los servicios públicos por la operación del Canal en el mercado eléctrico y por la utilización de bandas de comunicación.

En el 2017 la Autoridad del Canal de Panamá remitió al Tesoro Nacional excedentes de las operaciones canaleras por el monto B/.1,194 millones, correspondientes al año fiscal 2017, lo que representó un incremento de 89.2% en comparación con el 2016.

A los excedentes económicos se sumó B/. 454 millones en concepto de derecho por tonelada de tránsito por el Canal, más B/. 2 millones en pago por servicios prestados al Canal por otras entidades del Estado, lo que hizo un total de B/.1,650 millones. Estas cifras, consideradas como un aporte histórico, contempló la puesta en marcha de la ampliación del Canal desde el 26 de junio del 2016.

Por lo expresado anteriormente, el Canal de Panamá, sí está cumpliendo con sus proyecciones económicas al país, lo cual se refleja en los aportes directos al Tesoro Nacional. El pueblo panameño es el beneficiario de la actividad canalera, su propietario y principal accionista.

ESTUDIANTE DE MAESTRÍA EN ADMINISTRACIÓN DE NEGOCIOS, UNIVERSIDAD INTERAMERICANA DE PANAMÁ