La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Sugieren acuerdo político para reformar Constitución

Para De Obarrio, la consulta es innecesaria, pues está harto demostrado que existe un clamor general de que es necesario realizar cambios profundos en la Constitución. ‘Ha faltado voluntad política', dice

El presidente Varela retomó el tema de la constituyente el pasado 2 de enero, durante su último discurso a la Nación ante la Asamblea Nacional.

Diversos sectores de la sociedad civil pusieron en duda la efectividad, en medio de un proceso político electoral, de la propuesta aprobada por el presidente de la República, Juan Carlos Varela y el Consejo de Gabinete para convocar a una consulta ciudadana a través de una papeleta adicional en las elecciones generales del próximo 5 de mayo. Todo esto con el propósito de reformar la Constitución Política, a través de una constituyente paralela.

El proyecto de ley aprobado incluye dos preguntas a los electores: ¿está de acuerdo con que se convoque a una asamblea constituyente para adoptar una nueva Constitución?; y ¿está de acuerdo que la convocatoria sea a través de una asamblea constituyente de conformidad con el artículo 314 de la Constitución vigente?

La propuesta deberá ser presentada en los próximos días, justamente en medio de conflictos surgidos entre el Órgano Ejecutivo y la mayoría legislativa dominada por el Partido Revolucionario Democrático (PRD) y Cambio Democrático (CD), y en medio de un retrasado proceso de nombramiento de dos magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

SIN TRAUMAS

CONSTITUCIÓN

Reforma

El artículo 314 de la Constitución hace referencia al mecanismo de cambios constitucionales a través de una Asamblea Constituyente Paralela, mientras que el artículo 313 explica el método a utilizar para hacer ajustes constitucionales a través de dos asambleas distintas, la actual o saliente y la electa el 5 de mayo próximo.

Para el empresario Roberto Eisenman, existe un consenso en la población de que hay que reformar la Constitución, sobre todo en lo que respecta a la justicia, pero ‘no estamos de acuerdo en cómo hacerlo'. Frente a esta situación, indicó que no le ve ningún inconveniente a la papeleta adicional y la constituyente paralela, pero sí considera que la propuesta del Ejecutivo es un esfuerzo que pareciera inútil, porque tiene que ser aprobado por una Asamblea Nacional reacia a aprobar las iniciativas que provengan del palacio presidencial. ‘Pareciera ser un esfuerzo mal gastado, porque no tiene mayores posibilidades de que se dé, por la situación confrontación entre la Asamblea y el Presidente', sostuvo Eisennman.

Manifestó que son tantas las cosas importantes que hay que aprobar que lo mejor sería lograr un acuerdo político, para que se puedan adelantar con las reformas que son necesarias, al menos en la justicia. ‘No será un cambio integral, pero valdrá la pena cualquier adelanto que se pueda tener, sobre todo en materia de justicia', aseguró.

En tal sentido, el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CoNEP), Severo Sousa, insistió en que el mecanismo menos traumático, más práctico y de rápida implementación que logre cambios puntuales necesarios a la Constitución, es a través de las dos asambleas: la actual y la electa para el próximo quinquenio.

Sostuvo que esta posibilidad no excluye que se realice una nueva consulta por vía constituyente paralela o referéndum en el próximo Gobierno, tal vez para cambios dogmáticos, de derechos humanos, entre otros.

PROPUESTA CONSENSUADA

En tanto, Enrique de Obarrio, miembro del Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo, dijo no estar de frente en contra de la constituyente, pero expresó que percibe demasiadas inconveniencias en avenirse a un proceso constituyente que puede tardar de dos a tres años.

‘Quien sea que gane la Presidencia de la República, lo primero que tiene que hacer es reactivar la economía. Avocarse a un proceso constituyente en que la economía va a seguir en desaceleración, puede hacer que siga desmoronándose la institucionalidad, porque un proceso constituyente realmente nadie sabe cuándo va a terminar', precisó.

De Obarrio apuesta por lograr un gran acuerdo político, con una propuesta consensuada que salga de la Concertación Nacional, en donde están representados todos los sectores y en la cual se puedan avalar cambios fundamentales, como, por ejemplo, cómo se nombran y quién juzga a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y quién juzga a los diputados, o la creación de un Tribunal Constitucional separado de la Corte, entre otros.

‘Si nosotros logramos ese acuerdo político de avalar una propuesta consensuada que salga de la Concertación, no del Conep, ni de ningún sector en particular y que lleve el aval de las principales fuerzas políticas es poco probable que la Asamblea pretenda hacerle cambios', señaló.

Consideró que es fundamental que todos los sectores asignen la importancia debida al espacio de la Concertación, que es de todos, en función de una propuesta consensuada.

‘Flaco favor hace a este esfuerzo, con fines compartidos, aquel sector que insista en su propuesta al margen de la Concertación, pretendiendo que sea su propuesta la que al final prevalezca sobre cualquier otra, o como referente. Lo prudente es una propuesta concertada que sea viable', destacó.

Enfatizó que una propuesta consensuada, salida de la Concertación, puede aprobarse en dos asambleas, la saliente y la que inicia el 1 de julio próximo. ‘De esta manera y prontamente podemos tener resuelto el desbarajuste que hay en materia organizativa a nivel constitucional', afirmó De Obarrio.

La Comisión de Justicia del Consejo de la Concertación, a través de un grupo de asesores y constitucionalistas trabaja en una propuesta de modificaciones que sería presentada al plenario de la Concertación en la primera semana de febrero.

De Obarrio afirmó que en el ínterin seguirán reuniéndose informalmente con las principales fuerzas políticas para lograr ese escenario y tener un gran pacto político entre los adversarios de las elecciones del 5 de mayo, para tener listos los cambios fundamentales a la Constitución antes de que culmine el periodo de la actual asamblea.

PROPUESTA TRASNOCHADA

Por su parte, Annette Planells, del Movimiento Independiente (Movin), calificó de ‘trasnochada' la propuesta del Ejecutivo para convocar a una consulta ciudadana con el objetivo de considerar una constituyente a escasos cinco meses de que culmine el actual Gobierno.

‘Esta propuesta nos parece más producto de la improvisación que de un real análisis de lo que se quiere hacer', señaló.

Planells también sugirió que se realice un gran diálogo nacional para ver qué es lo que realmente hay que modificar en la Constitución, para entonces discutir cuál es el mejor método para hacerlo.