La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Nacional

Varela pide a la Asamblea avanzar con ratificaciones

El mandatario agregó que en estos momentos no hay voluntad en la Asamblea por avanzar con estos procesos de ratificación por situaciones que no tienen que ver con el Órgano Ejecutivo

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, pidió ayer al Asamblea Nacional y a la Comisión de Credenciales de este órgano del Estado, cumplir con el mandato constitucional de considerar para su ratificación o no, aquellos nombramientos que son remitidos por el Órgano Ejecutivo.

Al ser preguntado cuándo nombraría al reemplazo del fiscal Electoral, Eduardo Peñaloza, a quien se le venció su periodo en diciembre pasado, dijo estar listo para hacer esta designación. Sin embargo, hizo un llamado a la Asamblea para avanzar con las ratificaciones de las designaciones que ha enviado al Legislativo.

‘Yo tengo a magistrados suplentes de la Corte nombrados hace ya once meses, que ni siquiera se debaten, tengo designaciones para la directiva del Banco Nacional de Panamá y de la Caja de Seguro Social y tengo designaciones de magistrados principales para la Corte Suprema de Justicia; entonces todo indica que no se está cumpliendo con el mandato constitucional de rechazar o aceptar estas designaciones', afirmó.

Sostuvo que la Asamblea tiene que cumplir con sus responsabilidades, por lo que espera ver movimientos del Legislativo en ese sentido.

‘Yo hago un llamado a la Asamblea Nacional a que retome sus funciones y que la Comisión de Credenciales se reactive y decida a favor o en contra, pero que cumpla con el mandato de la Constitución', enfatizó.

El mandatario agregó que en estos momentos no hay voluntad en la Asamblea por avanzar con estos procesos de ratificación por situaciones que no tienen que ver con el Órgano Ejecutivo.

‘El Contralor General de la República es designado por la Asamblea y si ellos tienen una diferencia con la Contraloría, tienen que resolverlo con la Contraloría', señaló.

Precisó que la Asamblea no puede afectar a la población y a la democracia, por el hecho de que el contralor está ejerciendo sus funciones de fiscalización.