Panamá,25º

12 de Dec de 2019

Nacional

Hostal en Corozal opera de manera ‘irregular'

El hospedaje Familiar Colinda, además, ocupa más de 270 metros cuadrados de terreno que es propiedad del Estado

Fachada del hostal denunciado, ubicado en el corregimiento de Ancón.

En Corozal, corregimiento de Ancón, opera un hostal que no solo viola la zonificación del área, sino que ocupa 279.27 metros cuadrados de terreno que es propiedad de la Nación.

Se trata del hostal Familiar Colinda, de propiedad de Olger Campos, ubicado en la calle Hospital 6546A en el sector de Corozal y que ha sido denunciado por Iria Barrancos antes distintas autoridades desde el 2017 sin que hasta la fecha hayan tomado medidas contra el local.

Barrancos es vecina del hostal e indagó sobre la zonificación y las normas para operar un hostal en la ciudad capital. Hizo solicitudes y denuncias ante la Unidad de Bienes Revertidos del Ministerio de Economía y Finanzas, ante la Autoridad de Turismo de Panamá y por supuesto ante el Municipio de Panamá.

A pesar de que las repuestas que recibió tanto de las autoridades locales como nacionales revelan irregularidades, el hostal no solo sigue operando, sino que se ha convertido en un dolor de cabeza para los vecinos por excesivos ruidos, especialmente los fines de semana hasta el punto que han tenido que solicitar la intervención de la Policía Nacional.

La zonificación de las áreas revertidas está regulada por la Resolución No. 160-2002 del 22 de julio 2002 del Ministerio de Vivienda. La entidad certificó que esa área mantiene una zonificación residencial de baja densidad y mediana intensidad, en la que solo se permite viviendas unifamiliares y adosadas de dos a cuatro unidades.

De hecho, las viviendas que están en la zona, y que fueron construidas durante la presencia del ejército de Estados Unidos en Panamá, poseen estas características.

La parte frontal del hostal es una casa adosada y en la parte de atrás se hicieron edificaciones para ampliar la capacidad. De acuerdo con las reglas de zonificación, se permiten estructuras recreativas dentro de cada polígono sin fines de lucro siempre y cuando no perjudiquen al carácter residencial, al ambiente o a sus habitantes.

La realidad es otra y Barrancos la vive todos los días. ‘Para empezar, una actividad de un hostal no está permitido en esta zona' dijo.

En febrero de 2017, el Departamento de Ingeniería de la Unidad de Bienes Revertidos inspeccionó la propiedad en la que determinó que el hostal se había tomado los 279.27 metros cuadrados de terreno de la Nación y que forma parte de un parque recreativo vecinal.

Esa inspección también determinó que la propiedad al lado del hostal se había tomado parte del terreno del Estado, donde se construyó una piscina, dos gazebos, estacionamientos y un muro.

En marzo de 2018, la Unidad de Bienes Revertidos solicitó al director de Obras y Construcciones del Municipio de Panamá realizar una inspección a la zona y la demolición de las estructuras construidas sobre el terreno de la Nación.

Sin embargo, hasta la fecha ni el Municipio de Panamá ordena la demolición de las estructuras, ni la Unidad de Bienes Revertidos se preocupa por recuperar el terreno estatal, reclama Barrancos.

Las quejas de la residente también llegaron a la ATP por permitir que opere un hostal, a pesar de que no cumple con las normas, mediante dos misivas.

En la primera, enviada el 8 de enero de 2019, Barrancos reclama a la ATP que la zonificación de Corozal no permite este tipo de actividades y que la entidad exige que para desarrollar este tipo de actividad se establece como requisito precisamente cumplir con la zonificación.

El 17 de enero, recibió una repuesta de la ATP en la que plantea que la entidad ‘carece de competencia' para decidir sobre la afectación de los terrenos del Estado.

Este diario intentó contactar al dueño del hostal, pero no fue posible. Nadie contesta el teléfono que aparece en los anuncios. No obstante, en una repuesta dirigida a la ATP por la denuncia de Barrancos, este señala que el hostal funciona ‘legalmente y que es un lugar tranquilo y de paz con la naturaleza'.

Olger Campos argumenta, además, que Barrancos ‘está levantado' falsos testimonios hacia su persona y su familia y que el hostal es el único ingreso económico que tiene para mantenerla.

Señala, también, que en la zona funcionan otros hostales, como GM Lodge, Qhana Bed & Breakfast, Albrook Inn, Hostal Casa Nativa Panamá, Hostal Amador Familiar y Balboa Inn, entre otros.