Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Nacional

‘Popi' Varela y el PRD, entre los más pinchados

Ayer el testigo protegido culminó con la identificación de interceptaciones del año 2012. Algunas se efectuaron con el equipo Da Vinci y otras, con el Pegasus

El juicio contra el expresidente Ricardo Martinelli por el caso de escuchas inició la semana con el reconocimiento de los correos electrónicos por parte del testigo protegido que guardó en su correo brad.pty507gmail.com y volcó en un disco compacto que entregó a la Fiscalía Auxiliar el 6 de agosto de 2014, como parte de la carga probatoria sobre las escuchas telefónicas, que se hacían en el Consejo de Seguridad Nacional desde marzo de 2012 hasta mayo de 2014, donde él laboró como uno de los pinchadores.

Antes de iniciar el ejercicio, el Tribunal sancionó con $300 al abogado defensor Ronier Ortiz por haber mencionado el nombre del testigo protegido en una entrevista televisiva. Es la segunda multa que impone el Tribunal desde la comparecencia del declarante, cuyo nombre debe mantenerse en reserva.

Ayer se analizaron los correos del mes de julio al mes de noviembre de 2012, que se encontraban en la dirección electrónica mencionada.

Por la mañana se exploraron los correos del mes de julio. Todas las intervenciones de este mes se efectuaron con el sistema italiano Da Vinci de la empresa Hacking Team. El contenido de estas interceptaciones forma parte del material que volcó el perito informático Luis Rivera Calles en los dispositivos y soporte documental que consiste en los siete cuadernillos donde se imprimió la información del correo brad.pty507@gmail.com.

El citado sistema no forma parte de la causa contra el expresidente Martinelli, pues la fiscalía sostiene que las intervenciones se realizaron con los equipos adquiridos de las empresas M.L.M. Protection (con capacidad para infectar correos electrónicos y móviles) y NSO Group, que proporcionó el sistema Pegasus, un equipo superior que permitía contar con el dominio del celular del objetivo.

Según el fiscal Ricaurte Vásquez, estas interceptaciones buscan probar la teoría del caso sobre el delito de peculado de uso, pues aunque se desconoce el origen del equipo italiano, fueron operados por personal del Consejo de Seguridad.

‘Todo esto será valorado por el Tribunal. El hecho de que no se haya establecido ese sistema en la acusación no significa que no se hayan empleado recursos del Estado para interceptar a otras personas ‘, explicó el fiscal Vásquez.

‘La defensa ha sido insistente en que se manipuló la información, que no hay ilicitud en la información extraída y que el testigo protegido ha sido cuestionado por nosotros. Más adelante se verán las razones por las que trata de vincular a Martinelli con los pinchazos. Sostiene una teoría del caso que está debilitada', contrastó el abogado defensor Carlos Carrillo.

Entre los archivos analizados del mes de julio, el testigo protegido identificó uno con el asunto: ‘Varela sale embarrado en la transacción de un yate de lujo'. No obstante, al abrir el correo aparecía una información distinta al tema del asunto. La explicación, según el protegido, es que ‘tal vez guardó el que no era', a pesar de que él mismo creó ese correo.

La defensa sacó sus propias conclusiones que más adelante enfatizará durante el contrainterrogatorio. El abogado Ortiz argumentó que ‘el perito informático Rivera Calles dijo claramente que cuando fue a hacer el volcado del correo, le dijeron que esas informaciones no podían aparecer en el expediente. Y hoy se comprueba que era información de Juan Carlos Varela'.

La versión del fiscal Aurelio Vásquez a esta inconsistencia se resume en el proceso de volcado que se implementó para los archivos: ‘una cosa es la selección que hizo la fiscalía del correo electrónico y otra el disco compacto que el testigo entrega a la fiscalía. Lo que tiene el disco coincide con lo que tiene la fiscalía y la defensa', manifestó sin especificar la razón.

Otro correo analizado durante la audiencia fue uno de la empresa RCS Support, encargada de dar mantenimiento y óptima operatividad al sistema italiano, que envió a Adolfo ‘Chichi' De Obarrio, secretario del entonces mandatario Ricardo Martinelli. En este mensaje, la empresa enumeraba las razones del deficiente funcionamiento del software .

El declarante, que el primer día que se sentó frente a los jueces repitió la palabra ‘temor' más de una docena de veces, ha tomado más confianza en la sala de audiencias. Vestido de civil, muy relajado y cómodo a la hora de leer el contenido de los mensajes que se proyectan en la pantalla, responde las preguntas del Ministerio Público. A interrogante del fiscal Ricaurte González, el testigo protegido indicó que conoció a De Obarrio cuando participó en un entrenamiento realizado en unas oficinas en la planta alta del Súper 99 de Punta Pacífica. Ahí se encontraban los servidores de dicho equipo. De Obarrio acudió en esa ocasión y los invitó a almorzar, pero el declarante dijo no recordar la fecha exacta.

En dicho correo que envió la empresa dirigido a De Obarrio, la compañía describía que el principal problema que afrontaba el sistema era el Internet y que, de no resolverlo, el sistema continuaría inestable. Además de esta falla, mencionó la falta de capacidad de la memoria.

Según el testigo protegido, debido a los problemas de funcionamiento que enfrentaba el sistema italiano, el Consejo de Seguridad decidió no renovar el contrato y compró el Pegasus.

Otro correo del mismo mes cuyo remitente era Guillermo Guerra (William Pittí, uno de los integrantes del círculo encomendado a hacer las interceptaciones) dirigido a Brad, alias del testigo protegido, trataba de una transcripción de un audio en la que aparecía la voz del hermano del presidente, José Luis ‘Popi' Varela, la de un señor llamado ‘Roberto', y una mujer no identificada.

En esta transcripción, ‘Popi' buscaba hacer un arreglo de pago con el ‘tío Roberto', a quien adeudaba $17 mil en intereses. El diputado insistía que haría un arreglo de pago formal y no de boca, pero que esperaba una transferencia de $100 mil que le llegaría pronto.

En dicha conversación, supuestamente captada del celular de ‘Popi', éste mencionó que el presidente Martinelli había demandado a su hermano Juan Carlos Varela por $30 millones y que le aconsejaron cambiar de nombre las sociedades anónimas. Luego, el blanco mencionó que su padre era una persona seria, que honraba sus deudas. Igualmente, dijo que las personas con déficit atencional, como él, son muy ingeniosas pero malas en las finanzas.

Los correos del mes de agosto son siete y se refieren a tareas de actualización del software italiano.

A diferencia de otros interrogatorios en que la fiscalía se dirige en tercera persona al testigo en el que recarga gran parte de su teoría del caso, esta vez el fiscal González lo tutea.

La carpeta del mes de septiembre estaba compuesta por dos archivos. Uno con fecha del 6 de septiembre mostraba un video sobre una propaganda política del entonces candidato presidencial Juan Carlos Varela.

El registro del mes de octubre contabilizó cinco elementos y fueron grabados el 5 de agosto de 2014 por el testigo.

En particular, el del 17 de octubre trataba de una agenda de acción en la campaña del Partido Revolucionario Democrático (PRD). El remitente de este mensaje es William Pittí, enviado a Rony Rodríguez y Brad. El contenido del mensaje estaba relacionado con las acciones políticas de campaña del PRD.

En una siguiente intervención, el testigo leyó otro correo con fecha del 26 de octubre que describía una noticia sobre el italiano Mauro Velocci. Así prosiguió con otros mensajes que identificó. Uno que repetía el contenido de un artículo de Balbina Herrera, víctima y querellante de los pinchazos, que enviaría a un diario dominical. Este mismo artículo fue identificado por el testigo protegido en un correo con fecha de mayo de 2012.

Del mes de noviembre, el fiscal González quien lideraba el interrogatorio, escogió ocho correos, algunos con contenido reservado que motivó al juez a evacuar la sala.

Otra carpeta contenía un audio que se obtuvo del celular de ‘Popi' Varela. El mencionado conversaba con un copartidario de apellido Vásquez (presuntamente Alcibiades), en el que éste le dice que ‘todo se ha complicado' con respecto al traslado de partidas del Ejecutivo que requerían aprobación del Legislativo. En ese momento ambos eran diputados y, según la transcripción, comentaban que no estaban dispuestos a aprobar esas partidas porque el Ejecutivo no había cumplido ciertas promesas.

A continuación, ‘Popi' le pregunta a Vásquez si salieron los $10 millones que se repartirían por mitad cada uno, y éste responde que solo habían salido $5 millones. Se quejaban que si el presidente Martinelli ‘no soltaba las partidas, no tendrían dinero para las actividades del día de las madres'. Enseguida hablan sobre el proceso que cursan las partidas en la Contraloría y el tiempo que tardan en aprobarse.

Cada vez que hacía alusión a un mensaje, el fiscal preguntaba al testigo protegido si el contenido se relacionaba con las tareas del Consejo de Seguridad, a lo que él respondía que no.

Otros tres o cuatro correos proyectados se relacionan con miembros del PRD. Referían al Congreso celebrado en Santiago de Veraguas y las directrices al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) para actualizar los cambios a los estatutos internos.

Uno más del 28 de noviembre de 2012 es un escrito de un señor ‘Máximo' que redacta un correo para Mitchell Doens y Francisco Sánchez Cárdenas, miembros del PRD, en el que les restriega que Juan Carlos Navarro ‘les había dado una paliza en las primarias', y añadía que ambos habían perdido credibilidad por sus actuaciones en el gobierno (de Ernesto Pérez Balladares).