Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Nacional

PH de Limajo, aún sin apoyo del MOP ante inundaciones

El Sinaproc advirtió en 2018 del riesgo de colapso en los edificios donde residen 65 familias. Urge que Obras Públicas repare la tubería que obstruye su servidumbre

PH de Limajo, aún sin apoyo del MOP ante inundaciones
Los tres edificios están sobre la servidumbre del MOP, pero su tubería se obstruyó y el MOP alega que no es responsable de costear la reparación.

La vida de 80 personas está en peligro. La razón: en los últimos tres años sus edificios y negocios han sufrido inundaciones, debido a un fractura en una tubería de 42 pulgadas por donde pasa la servidumbre pluvial del Ministerio de Obras Públicas (MOP). Se trata de los P.H. Comercial Limajo, Viviendas Madison, S.A. y Operadora Universal, S.A., ubicados en la calle principal de la urbanización Limajo, en el distrito de San Miguelito. En julio de 2018, el MOP ordenó su demolición y multó con $100,000 a cada junta directiva.

Los residentes y comerciantes de estos inmuebles han alertado a las autoridades de la situación; incluso interpusieron un amparo de garantías ante la Corte Suprema de Justicia para que el MOP suspendiera la orden de demolición y la referida multa.

Sin embargo, el pasado 9 de mayo, la Defensoría del Pueblo, a través de su titular Alfredo Castillero Hoyos, remitió una nota al ministro Ramón Arosemena, con copia al viceministro, Francisco Artola, en la que pide información sobre la posición de la entidad en torno a la situación planteada, pero hasta el momento no ha tenido respuesta.

En la nota, Castillero Hoyos se refiere a una carta fechada el 14 de diciembre de 2018, en la cual el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) José Donderis, le alertó de una ‘urgencia notoria' en la zona.

‘El Sinaproc advertirá a las instituciones públicas correspondientes los casos de riesgos evidentes o inminentes de desastres que puedan afectar la vida y los bienes; y, de ser necesario, requerirá la adopción de las medidas de protección necesarias para evitar tales desastres', justificó Donderis en la misiva.

Han transcurrido 29 días desde que Castillero Hoyos pidió la información al ministro Arosemena, quien estará en el cargo apenas 24 días hasta la entrada de las nuevas autoridades.

La carta emitida por el Sinaproc es suficiente para que las entidades pertinentes al caso puedan gestionar los recursos financieros ante el Gobierno Central sin que sea necesaria una licitación. Pero hasta el momento los residentes y comerciantes aguardan por la respuesta del ministro.

‘Tengo una bomba eléctrica permanentemente sacando agua de la pluvial, si no lo hago y llueve sin parar por más de un día, nos inundamos',

MANUEL NÚÑEZ

EMPRESARIO AFECTADO

Los afectados aluden incluso a una carta que Crescencio Pomares, director nacional de Estudios y Diseños, envió a Gilma Chiari, jefa de Asesoría Legal -ambos funcionarios del MOP-, fechada el 27 de julio de 2018, en la que destaca que ‘la servidumbre pluvial demarcada por el MOP no es una servidumbre pública sino una servidumbre privada. Todos los planos, que se someten a esta Dirección para su revisión y que cuentan con cualquier tipo de curso de agua natural ya sean permanentes o intermitentes sean intervenidos o no, se les demarca una servidumbre pluvial, para los efectos de mantenimiento exclusivo del MOP, independiente que atraviesen predios privados'.

En virtud de lo establecido en la Ley 11 de 27 de abril de 2006, el MOP está obligado a conocer, reglamentar y sancionar todo lo relacionado con el régimen de servidumbres públicas, por lo cual se adoptó el procedimiento administrativo de sanción en contra de los infractores de las disposiciones antes mencionadas.

Para Manuel Núñez, quien en 2011 adquirió el 70% de P.H. Comerciales Limajo, con la carta de Pomares queda en evidencia que el MOP es quien debe reparar la tubería obstruida.

Núñez reconoce que al momento de su inversión lo consideró un buen negocio, pero luego vinieron tres años de inundaciones, gastos personales por arriba de los $800 mil y una ‘pelea campal' con el MOP y otras instituciones, en busca de una solución.

El empresario compartió a La Estrella de Panamá que durante tres años ha resentido la indiferencia de las autoridades. ‘Con la lluvia de ayer (miércoles) en la noche, se volvió a llenar el lago artificial de Limajo, bautizado como Ramón L. Arosemena, que podría generar otra desgracia, pero en el P.H. Madison Tower. Vuelve el peligro para las familias que aquí residimos y operamos', alertó.

Antecedentes

Han pasado tres años y este caso no se ha resuelto. Núñez recordó que la primera inundación se registró el 15 de agosto de 2015.

Los edificios fueron construidos sobre una finca madre subdividida en tres lotes, cada uno corresponde a uno de los edificios: Comercial Limajo, construido en 1997; Madison Tower, en 2012, y el último —antes de ser ocupado por Operadora Universal, en 2015— inicialmente sería una estación de servicio de combustible y se vendió el lote al último P.H. Universal.

Núñez arrienda locales comerciales y depósitos con estacionamiento soterrado. Este último queda inutilizable tras las inundaciones, pues las aguas pluviales se mezclan con las servidas que provienen de la fosa séptica, ubicada en la servidumbre de las torres de alta tensión de Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A.

‘Tengo una bomba eléctrica permanentemente sacando agua de la pluvial, si no lo hago y llueve sin parar por más de un día, nos inundamos', apuntó preocupado Núñez.

Según el comerciante, se presume que la obstrucción que provoca la inundación se ubica bajo el P.H. Universal, y algunas pruebas de campo han determinado que hay una fractura en la tubería de 42 pulgadas. Incluso tienen un video en el que se observa una parte de un manjol o tapa de alcantarilla, así como un banco de concreto.

No obstante, el 3 de julio de 2017, la sociedad anónima Operadora Universal, administradora de uno de los PH afectados, le sugirió al MOP a través de una misiva, la posibilidad de resolver la obstrucción por su cuenta. La compañía asumiría el costo económico en excavar en el área del local para llegar hasta el tramo obstruido y reemplazarlo, pero para ello requiere que el MOP suministre las coordenadas precisas de dónde estaría la obstrucción identificada por expertos técnicos, pero aún se espera la respuesta.