La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Sep de 2019

Nacional

Migración, cuando la culpa no es de los extranjeros

La diputada Zulay Rodríguez presentó un anteproyecto de ley sobre regulación migratoria. La iniciativa es vista con tintes xenofóbicos. Un migrante y una abogada panameña analizan el fenómeno

‘Las personas que nacieron en otros países, sobre todo los más pobres, son el origen del problema social que enfrenta la población de una nación'.

Deika Nieto| Abogado

¿Considera necesaria una nueva regulación migratoria, tal como ha propuesto la diputada Zulay Rodríguez?

Es importante identificar los problemas sociales, su origen y una manera de enfrentarlos, a través de políticas públicas donde las entidades puedan dar las respuestas a las dificultades que día a día viven las personas en el país, entendiendo que la presencia de otro ser humano no necesariamente es el problema, sino es una manera de eludir la responsabilidad de quienes deben garantizar los servicios públicos de manera eficiente. La propuesta de una norma, que señale de manera amplia y sin claridad la cancelación de la permanencia o residencia, nos evidencia que la respuesta plantea una coordinación interinstitucional y especialidad en la materia, no la expedición de leyes basada en anécdotas o experiencias personales.

Evidentemente existe un discurso en contra de los extranjeros o de su regulación . ¿Considera que hay xenofobia en todo estos o algunos apuntan al fondo de un problema que no es exclusivo de Panamá?

Hay una parte de la población que tiene respuestas agresivas en contra de algunos sectores, esto lo podemos evidenciar con frustración, por el acceso a las redes sociales; no obstante, de manera general, la población quiere respuestas ante tanta dificultades que enfrentan, por la apropiación de recursos públicos y el desinterés de solución: alguien tiene que tener la culpa. En este caso es muy fácil que sean las personas que nacieron en otros países, pero sobre todo los más pobres.

Parte de los argumentos de quienes se oponen a la regulación de los extranjeros es que les quitan plazas de trabajo a los panameños. ¿Considera que es así o es que los extranjeros laboran en áreas en que los nacionales no desean trabajar o no están capacitados?

Esta es una respuesta que puede darla la autoridad laboral, que conoce la necesidad de mano de obra de determinados oficios y trabajos en las que no se ubica el personal nacional para realizarlo. En otro sentido, sí existe una afectación por la contratación del extranjero en otras posiciones que los nacionales se proyectan, porque le es más beneficioso al empleador dado que evade responsabilidades con las instituciones; es una obligación estatal garantizar que las empresas cumplan en todos los sentidos con los trabajadores, sin distinción para que la única característica para la contratación no sea disminución de costos, sino el perfil del trabajador.

¿Como evalúa el programa Crisol de Razas que implementó el gobierno de Ricardo Martinelli y siguió en el de Juan Carlos Varela con algunas modificaciones?

Improvisación. Es un programa de ayuda humanitaria que requería grandes pagos por parte de la persona que accedía, la justificación y su desarrollo no tiene una proyección que pesaba en el futuro con estas personas y muchas con una categoría actual, luego del cambio de gobierno quedan expuestos a que se les deje sin estatus migratorio.

Para usted, ¿cuál es la mejor fórmula para mejorar el flujo masivo de migrantes que ha experimentado el país?

Para ello es necesario tener reglas claras, seguimiento de autoridades a las propias normas que plantea y que todas las personas cumplan con las leyes nacionales, sin distinción.

Rafael rodríguez| Comerciante

‘ESTAMOS DE ACUERDO CON QUE SE REALICEN REFORMAS A LAS NORMAS MIGRATORIAS, PERO SIN NINGÚN SALPIQUE DE XENOFOBIA NI DE ODIO CONTRA LOS EXTRANJEROS'.

¿CONSIDERA NECESARIA UNA NUEVA REGULACIÓN MIGRATORIA, TAL COMO HA PROPUESTO LA DIPUTADA ZULAY RODRÍGUEZ?

Estamos de acuerdo en que se realicen reformas a las normas migratorias, pero sin ningún salpique de xenofobia y de odio en contra de los extranjeros. Ese es el enfoque que vemos, o más bien que ven los extranjeros, en este anteproyecto que ha presentado la diputada Zulay Rodríguez aunado a sus expresiones y su comportamiento en la sustentación de su iniciativa, y consideramos que es una línea equivocada. Es importante que se haga unas reformas a las normas migratorias, enfocadas en darle un mejor seguimiento a los extranjeros que desean quedarse en este país con la finalidad de evitar situaciones a futuro. El anteproyecto de ley de la diputada Zulay Rodríguez es muy sensitivo porque choca contra los derechos humanos y puede afectar el turismo; nos todos los que entran al país lo hacen con la intención de quedarse, sino que vienen a vacacionar y conocer, por ejemplo, el Canal, y teniendo una ley migratoria un tanto radical podría afectar la entrada de turistas que evitarían venir por el temor de ser deportados.

EVIDENTEMENTE EXISTE UN DISCURSO EN CONTRA DE LOS EXTRANJEROS O DE SU REGULACIÓN . ¿CONSIDERA QUE HAY XENOFOBIA EN TODOS ESTOS DISCURSOS O ALGUNOS APUNTAN AL FONDO DE UN PROBLEMA QUE NO ES EXCLUSIVO DE PANAMÁ?

Cada vez que la diputada Rodríguez habla sobre el tema considero que lo hace con odio y rencor, y la verdad es que nosotros desconocemos las razones y lamentamos mucho esta situación, porque eso contribuye a generar odio entre la población panameña en contra de los extranjeros, sin conocer los temas migratorios o cómo se maneja el migrante en este país. Esto es muy delicado porque está en juego el país, porque las informaciones que se dan a nivel internacional es que a Panamá no se puede viajar porque hay odio contra los extranjeros; evidentemente, esto genera confusión en el exterior porque se sospecha que es un país xenofóbico. Para la discusión de este proyecto de ley, es saludable escuchar a la Defensoría del Pueblo, la Autoridad de Turismo y los organismos de derechos humanos.

PARTE DE LOS ARGUMENTOS DE LOS QUE SE OPONEN A LA REGULACIÓN DE LOS EXTRANJEROS ES QUE LE QUITAN TRABAJO A LOS PANAMEÑOS. ¿CONSIDERA QUE ES ASÍ O ES QUE LOS EXTRANJEROS LABORAN EN ÁREAS EN LAS QUE LOS NACIONALES NO DESEAN TRABAJAR O NO ESTÁN CAPACITADOS?

Los extranjeros no le quitan el trabajo a los panameños. Los que llegan con la intención de quedarse empiezan a caminar las calles y buscan dónde hay mensajes de empleos en oficinas, restaurantes y otros locales, y se dan cuenta de que necesitan personal para que limpien los baños, guardia de seguridad o empleadas domésticas, cualquier clase de trabajo que el panameño no quiere hacer y desconozco las razones por las que ya no desean realizar esas labores; entonces, los extranjeros empiezan a llenar esas plazas. Las domésticas extranjeras, por ejemplo, son las únicas que aguantan, por su condición, 15 horas de trabajos al día que son 15 horas de humillación, de maltrato, de todo tipo de situaciones, y lo hacen por la necesidad que tienen en su país de origen. El oficio de guardia de seguridad pareciera que el panameño ya no quiere ejercerlo y esta plaza la ocupan extranjeros, especialmente de Centroamérica. También hay que reconocer que hay extranjeros que realizan labores que pueden hacer los panameños, pero es porque las empresas les pagan menos por su condición.

¿COMO EVALÚA EL PROGRAMA CRISOL DE RAZAS QUE IMPLEMENTÓ EL GOBIERNO DE RICARDO MARTINELLI Y SIGUIÓ EN EL DE JUAN CARLOS VARELA CON ALGUNAS MODIFICACIONES?

Me pareció muy interesante que se haya organizado este tipo de feria de regulación migratoria porque, en efecto, aquí había personas que tenían 10 y 15 años escondidas, nadie sabía de ellos, si eran personas buscadas por las autoridades de su país y se mantenían indocumentadas en Panamá. Con las ferias se logró regular estas situaciones porque muchos de ellos, al dar su información personal, terminaron detenidos y deportados a su país y los que lograron regular el país ya contaba con un registro de quiénes son, qué desean y qué buscan en Panamá. Evidentemente, fue un buen filtro para saber quiénes son los que están en el país y así garantizar la seguridad de la ciudadanía panameña. De ahora en adelante hay que hacer un plan estratégico para que todos los que vengan se sometan a que su visa de turista es de 30 días o seis meses e inmediatamente, al cumplirse el plazo, tiene que ponerse al día con Migración o retirarse del país. Considero que fue muy efectivo el programa de regulación porque creó el registro de extranjeros indocumentados y es bueno continuarlo para terminar de registrar los pocos que quedan sin documentación.

PARA USTED, ¿CUÁL ES LA MEJOR FÓRMULA PARA MEJORAR EL FLUJO MASIVO DE MIGRANTES QUE HA EXPERIMENTADO EL PAÍS?

Se debería buscar una fórmula para darle seguimiento al corredor de migrantes que se ha establecido entre las dos fronteras con la finalidad de que los migrantes continúen su recorrido hacia Norteamérica. Nos queda apoyarlos porque Panamá ha enfrentado diferentes crisis migratorias, en la década de 1990 se vivió una con la llegada de los cubanos, así como de otros países, y a todas se les ha buscado solución.