La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Hospitales que construye IBT costarán 76% más al Estado

La empresa IBT Health se adjudicó cuatro de los cinco hospitales que licitó el gobierno de Ricardo Martinelli en 2010. Nueve años después y tras varias adendas que incrementaron el precio global en 76%, y con varias extensiones para la entrega, los pacientes aún esperan

En 2010, en los albores del gobierno de Ricardo Martinelli —todavía en alianza con Juan Carlos Varela— el Ministerio de Salud (Minsa) licitó el diseño, construcción y equipamiento de cinco hospitales con un precio de referencia de $386 millones. Cuatro de ellos, el de Bugaba (Chiriquí), el Manuel Amador Guerrero (Colón), el Anita Moreno (Los Santos) y el Hospital de Metetí (Darién), fueron adjudicados al Consorcio IBT Health, formado por las empresas Carimex LLC, International Business and Trade LLC y Riogersa S.A.

Las cuatro comunidades siguen esperando los hospitales. Nueve años y varias adendas después, el monto de los cuatro hospitales adjudicados a IBT Health se disparó en $181.60 millones, es decir que costarán al Estado 76% más del precio adjudicado originalmente. Entre los años 2010 y 2019, durante las administraciones de Martinelli y Varela, se desembolsaron $316.71 millones de los $418.85 millones que cobrará el consorcio por las obras, según cifras proporcionadas por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). El precio original entre los cuatro nosocomios era de $237.25 millones.

Esto, siempre y cuando no consigan que la administración actual de Cortizo les apruebe otras adendas, que según fuentes consultadas, ya están en la bandeja de solicitudes al Minsa, esperando respuesta.

La empresa IBT fue contactada varias veces por vía telefónica y por medio de correo electrónico para brindar su versión. Paralelamente, se envió correo y se llamó a su bufete de abogados Mizrachi, Davarro & Urriola, pero al cierre de esta nota, no se obtuvo respuesta. Se recibió la llamada de un agente encargado de comunicaciones que indicó que entregarían personalmente en el diario las respuestas al cuestionario enviado, pero éstas tampoco llegaron.

Sanción tardía

El 17 de mayo de 2019, unos días después de perder las elecciones generales y tras una serie de recursos y demandas esgrimidas en el Tribunal de Contrataciones Públicas, el Minsa inhabilitó a IBT Group para contratar con el Estado por un periodo de tres años.

Aún inhabilitada, el saldo heredado por las dos administraciones anteriores (de Martinelli y Varela) a la administración de Laurentino Cortizo es de $102 millones, según el informe final de la gestión de la entonces ministra del MEF, Eyda Varela de Chinchila, publicado a días de abandonar el cargo.

La obra se licitó con la modalidad llave en mano en 2010, pero al ser renegociada por la administración de Varela, se empezaron a hacer pagos parciales por avance con Certificados de No Objeción, que totalizaron $341 millones de pagos avanzados a IBT, según el informe de junio del MEF.

Sin embargo, la semana pasada el MEF indicó a este medio que el pago avanzado a IBT fue $316.71 millones.

Avances vs. pagos

Los avances en la construcción de los cuatro hospitales también revelan inconsistencias. La Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional visitó los hospitales de Los Santos y Bugaba para cotejar el avance de las obras que les ha informado la empresa: 75% en el hospital de Metetí, 90% para el Anita Moreno, 55% para el de Colón y 53% para el de Bugaba.

Sin embargo, el porcentaje de avance difiere del anunciado por el Minsa. Según ellos, el hospital de Bugaba está avanzado en 76%; el de Colón, en 46%; el de Metetí, en 63%; y el Anita Moreno, en 85%. Actualmente, el Minsa está inspeccionando todas las obras para hacer evaluaciones técnicas y financieras de cada una. Los reportes son ‘de información sensitiva', porque de allí saldría la información para ejecutar las fianzas o renegociar los contratos, afirmó a este medio un vocero del Minsa.

Pero los pagos avanzados en los últimos años superan la ejecución de la obra. Por ejemplo, el pago más alto se hizo en concepto del Hospital Manuel Amador Guerrero de Colón, donde ya se han desembolsado $173.73 millones, lo que equivale al 70.99% del costo, cuando el avance de la obra, según el MEF, es solo de 45%.

El MEF reseñó un avance de 63.60% para el Hospital de Metetí, 66.98% para el de Bugaba, 87.00% para el Anita Moreno y 45.00% para el Manuel Amador Guerrero de Colón.

Cuestionan costos

El precio por metro cuadrado (m²) ofertado por IBT Health para el Hospital de Metetí fue de $1,991.30 y para el de Bugaba fue de $1,667.20. Mientras que para el Anita Moreno de Los Santos fue de $2,474.70 por m² y el más caro es el Amador Guerrero de Colón, cuya construcción cuesta $2,703.90 por m².

Para Gustvao Bernal, estos precios están duplicados. Haciendo la salvedad de que tiene sentido el costo mayor en el de Colón, porque ‘no es lo mismo construir en un área habilitada con acceso y otra es construir paralelamente a un hospital operativo'. Al tener que incorporar etapas paralelas, se incrementan los costos.

Aun así, Bernal sustenta que tras un análisis de la localización, accesos y grado de complejidad, los precios ‘razonables' deberían estar entre $1,200 y $1,400. Además de los ‘duplicados' precios iniciales, los sobrecostos vienen por la demora y las adendas incorporadas, mismas que Bernal calificó de insostenibles y negligentes. ‘Están manipulando esos atrasos solo para incrementar costos y extender los contratos, afectando al erario y a la atención de los enfermos', criticó.

‘Adendas de la muerte'

Roger Barés, presidente del Comité de Protección al Paciente y Familiares, cuestiona lo que llama ‘las malditas adendas de la muerte' y pone un claro ejemplo: en el Hospital de Bugaba, no se contempló el pasadizo que lo conectaría con el antiguo hospital. ‘Ahora hay que hacer una adenda para agregar ese tramo que debió haber sido considerado en el diseño original', reclama Barés.

A su juicio, esas ‘fallas' se originan en las instancias administrativas de salud, desde el Minsa hasta la dirección de la Caja de Seguro Social, quienes son los responsables de hacer los pliegos de cargos. También culpa a la Contraloría, porque es quien debe auditar, hacer cumplir los contratos y aplicar las fianzas en los casos que amerite. ‘Ninguno ha hecho su trabajo. Y si no han aplicado las fianzas, hay dolo y sustracción de dinero', indicó.

El ministro de salud de turno cuando se inició la licitación era Franklin Vergara, a quien le sucedió Javier Díaz. En la administración de Varela, cuando se renegociaron los cuatro contratos con IBT Group, estaban Javier Terrientes y Miguel Mayo.

Y justo a través de sendas adendas que fueron aprobadas durante las dos administraciones pasadas, además de extensiones de tiempo que a la poste no se han cumplido, los cuatro hospitales terminarán costando a los contribuyentes casi el doble.

El Gobierno anterior no extendió los contratos a la empresa, según confirmó la diputada presidenta de la Comisión de Infraestructura, Kayra Harding, por lo que actualmente no tienen fianza vigente. El propósito, dice, es que se culminen las obras al menor costo posible.

Busque mañana: ‘Las adendas de IBT'.

‘Hemos sido claros con los representantes de la empresa, diez años es un tiempo inaceptable, queremos que se ponga fecha para finalizar esta obra',

LAURENTINO CORTIZO

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA