Panamá,25º

08 de Dec de 2019

Nacional

Elsa Fernández Aguilar: ‘El sistema social está corrupto'

Panamá necesita una reingeniería total y la clave para lograrlo está en la educación efectiva, afirma la directora de Antai

Elsa Fernández Aguilar, nueva directora de la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información

La recién estrenada directora de la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (Antai), Elsa Fernández Aguilar, cree firmemente que el sistema social está corrupto, porque no existe un sistema educativo que logre influenciar en el desarrollo de la personalidad y de la conducta humana. ‘En la educación está la clave', subraya la joven abogada, y asegura que la corrupción disminuirá en la medida en que el sistema eduque la emoción y aplique herramientas y técnicas psicopedagógicas que desarrollen las principales competencias y habilidades socioemocionales, como pensar antes de reaccionar, exponer y no imponer las ideas, contemplar lo bello, administrar los pensamientos, tener un espíritu emprendedor y la resiliencia, de manera que se contribuya a formar la personalidad de los individuos, y se les enseñe a vivir en sociedad.

Fernández, una mujer con compromiso social, expresa que aceptó el reto porque quiere influir en las transformaciones de este país con su trabajo. Reafirma que cree en la educación socioemocional para construir relaciones saludables entre todos los seres humanos y que el sistema social necesita una reingeniería total.

Al no existir un sistema educativo que logre influenciar en el desarrollo de la personalidad y de la conducta de la gente, el sistema social es corrupto, reitera.

La ciudadanía está reclamando rendición de cuentas por parte de muchos funcionarios, ¿qué puede hacer la zarina Anticorrupción ante este reclamo?

La ciudadanía está facultada para ejercer su rol de control social sobre todo servidor público, en primera instancia porque así lo determina nuestra legislación nacional e internacional, cuando contempla que todo ciudadano cuenta con el derecho humano de petición y acceso a la información y, segundo, porque es mandante, ya que el pago de su obligación tributaria lo hace tutelar también de este derecho de rendición de cuentas por parte de quienes administramos la cosa pública. La Ley 33 de 2013 me faculta como representante legal de la Antai en materia de transparencia, a exigir a cualquier servidor de la administración pública su deber de exponer y someter al escrutinio de la ciudadanía la información referente a la gestión pública, al manejo de los recursos que la sociedad le confía, también el conocer los criterios que sustentan y motivan las decisiones y las conductas de los servidores públicos ante determinados actos. De igual forma, por ser el organismo rector en materia de derecho de petición y acceso a la información pública, somos competentes para exigir el cumplimento del principio de publicidad y la política pública de transparencia de datos abiertos de gobierno, como medio de rendir cuentas.

¿Cuál es su papel como para frenar los malos manejos de la cosa pública?

Hacer docencia y ser fiscalizadora del cumplimento de las disposiciones legales sobre la Ley de Transparencia, derecho de petición y acceso a la información pública, gobiernos abiertos, protección de datos personales, ética y prevención de la corrupción a nivel gubernamental. Es por eso nuestro interés de lograr la profesionalización del servidor público para contar con el recurso humano idóneo que garantice una gestión eficaz, eficiente, humana y transparente, ya que, en ocasiones, los malos manejos de la cosa pública se dan por falta de competencias, pero, en definitiva, esto no es eximente de la ley. Nuestro rol fiscalizador también comprende el conocimiento de peticiones o reclamos por parte de los ciudadanos ante la institución, lo cual conlleva una investigación sumaria administrativa que arroja una resolución por parte de Antai pudiendo aplicar multas al funcionario responsable de denegar el derecho de acceso a la información y de la Ley de Transparencia.

¿Cuál es la participación concreta de la directora de Antai en los casos de corrupción?

La Ley 33 de 2013 nos faculta en la jurisdicción administrativa para examinar, de oficio, por denuncia pública o anónima, la gestión administrativa en las dependencias del Gobierno Central, instituciones autónomas o semiautónomas, municipios, juntas comunales y locales y empresas públicas y mixtas, a efecto de identificar la comisión de hechos que puedan ser considerados actos de corrupción, como servidores públicos sin funciones específicas asignadas, sobreprecios en compras y provisión de bienes o servicios, duplicidad de funciones, exceso de procesos burocráticos y otras conductas no restringidas a las antes mencionadas, que afecten la buena marcha del servicio público y causen erogaciones innecesarias al erario; y ante el caso que estemos en conocimiento de hechos dentro de la administración pública que sean tipificados como delitos, tenemos la obligación de ponerlos en conocimiento de las autoridades competentes para el inicio de la jurisdicción judicial.

¿A qué atribuye usted el hecho de que un gran número de políticos sean corruptos e ineficientes?

‘Las leyes deben adaptarse al momento histórico en el que se aplican. La Ley de Transparencia, al igual que la que crea la ANTAI, deben ser modificadas en distintos aspectos que le permitan una institucionalidad orgánica y funcional'...

La sociedad elige sus gobernantes. Considero que el sistema social está corrupto, porque no existe un sistema educativo que logre influenciar en el desarrollo de la personalidad y de la conducta humana. En el año 2017 presenté una iniciativa al Ministerio de Educación referente a la educación socioemocional (Escuela de la Inteligencia y el Programa Gestión de las Emociones o Freemind de Augusto Cury), fundamentada en la necesidad de preparar personas, no sólo para desafíos académicos, sino también para desafíos de vida, del mercado laboral y de las relaciones interpersonales. Cada día más personas son conscientes de que la inteligencia emocional es fundamental en el desarrollo humano, ya que cuando no sabemos administrar nuestras emociones, tenemos consecuencias como la violencia social, crisis existenciales y familiares y procesos educativos no potencializados. La sociedad está permanentemente cambiando, por lo que la educación debe estar a la par de estas transformaciones. Si queremos legar personas humanizadas, debemos estimular su inteligencia, enseñarles el arte de pensar, ya que quien piensa, reflexiona y puede ser autor de su propia historia.

Hay quienes han manifestado interés de cambiar la norma que rige a la Antai, ¿usted está acuerdo con que se hagan cambios en ese sentido?

UNA DEFENSORA SOCIAL

Se estrena como Directora General de la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información

Nombre completo: Elsa Fernández Aguilar

Nacimiento: Panamá

Edad: 41 años

Religión: Católica

Resumen de su carrera: Licenciada en Derecho y Ciencias Políticas y cuenta con una Maestría en Derecho Privado y una Especialización en Docencia Superior. También cursó un Doctorado en Derecho Económico y Empresarial. Es profesora en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá. Desempeñó el cargo de defensora adjunta del Pueblo de la República de Panamá y fue diputada suplente en la Asamblea Nacional por el Circuito 8-7, donde presentó anteproyectos a favor de la mujer y la familia. Fue destacada con el Premio al Mérito como Abogada Ilustre de la Patria en materia de Derechos Humanos, además recibió el Premio Anual Gestores de la Igualdad, en Lima, Perú, entre otros.

Las leyes deben adaptarse al momento histórico en el que se aplican. La Ley de Transparencia, al igual que la que crea la Antai, deben ser modificadas en distintos aspectos que le permitan una institucionalidad orgánica y funcional como la creación de nuevas direcciones como la de Protección de Datos Personales, Planificación, Estadística, de un Observatorio de Transparencia Pública, de Educación e Investigaciones Académicas, una Academia de la Transparencia Pública y la creación de regionales en todo el país. Se requiere un posicionamiento de una autoridad fortalecida y modernizada en base a las nuevas tecnologías e innovación que permitan el cumplimiento de sus competencias más ahora en lo referente a la descentralización y que garantice la rendición de cuentas a nivel social.

¿Cuáles serán sus primeras acciones en el cargo que acaba de asumir?

En primera instancia es crear un plan estratégico 2019-2024 que permita dar continuidad al desarrollo legal y social alcanzado por nuestro país a nivel local, regional, interregional y multilateral, en materia de transparencia y acceso a la información, asimismo la elaboración de nuevas propuestas que permitan el posicionamiento de la Antai como una entidad de transparencia de la gestión pública y todos los componentes que esto comprende. Este plan estratégico comprende los siguientes ejes: Fortalecimiento institucional y coordinación interinstitucional para mejorar la gobernanza de la Antai; profesionalización del servidor público para contar con el recurso humano idóneo que garantice una gestión eficaz, eficiente, humana y transparente; garantizar la promoción, protección y defensa de los derechos y garantías contempladas en nuestra Constitución Política y legislación nacional e instrumentos jurídicos internacionales en materia de Transparencia, Convención Interamericana y de las Naciones Unidas contra la Corrupción; así como la presentación de propuestas de transparencia y prevención de la corrupción en materia legislativa. Otro eje es el fortalecimiento de la participación ciudadana para el respeto del derecho humano referente a la defensa y promoción de la libertad de expresión, opinión e información. También contemplamos el establecimiento de programas educativos permanentes para promover el espíritu cívico, los valores y principios de convivencia ciudadana y el respeto del interés público con referencia a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, principalmente los referentes a la educación con calidad; la paz, justicia e instituciones sólidas; y el de alianzas para lograr los objetivos. Para concluir, creo firmemente en fortalecer el servicio público y la sociedad civil a través del ejercicio de la docencia mediante una Academia de la Transparencia en la Gestión Pública, donde se transforme el sistema público mediante una cultura de educación de gobierno abierto.