La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

Panamá prohíbe la importación de cerdo de países afectados por peste porcina

La medida "está dirigida a proteger la producción nacional"

Panamá ya decretó una medida similar el pasado agosto, luego de que China declarase una epidemia de pese porcina africana ya controlada y se viese obligado a sacrificar a más de un millón de cerdos.

Las autoridades panameñas informaron este sábado de que prohibieron temporalmente la importación de material genético y de cualquier producto derivado del cerdo de China, Rusia y el norte de Europa, ya que estos países se han visto "seriamente" afectados por la peste porcina africana.

El ministro de Desarrollo Agropecuario, Augusto Valderrama, explicó en un comunicado que la medida "está dirigida a proteger la producción nacional de la cual dependen muchas familias y evitar poner en riesgo la economía de las regiones de Panamá donde se encuentran las crías de porcino".

Valderrama reconoció que se trata de una medida "dura" pero "indispensable" e indicó que también se prohibió la venta de cerdos vivos en subastas y se reforzaron los controles sanitarios en puertos, aeropuertos y fronteras terrestres.

Las autoridades, que no especificaron cuándo se levantará la prohibición, también pidieron a los productores que extremen las precauciones y usen cercas perimetrales para asilar a los cerdos de cualquier otras especies animales.

Según el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la peste porcina africana (PPA) es un enfermedad que causa graves daños a los sistemas productivos porcinos de los países afectados, pero que no representa amenazas para la salud humana.

La peste afecta principalmente a las crías de cerdo, con una mortalidad cercana al 100 %, no tiene vacuna y fue erradicada en América hace más de cuatro décadas.

De acuerdo con el IICA, cuya sede está en Costa Rica, desde el año pasado se han registrado brotes de la enfermedad en China, Vietnam, Mongolia y Camboya.

Panamá ya decretó una medida similar el pasado agosto, luego de que China declarase una epidemia de pese porcina africana ya controlada y se viese obligado a sacrificar a más de un millón de cerdos.