La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

El extraño crimen del abogado

Faltaban diez minutos para las diez de la mañana. Los vecinos de la calle 11 de Las Acacias, corregimiento de Don Bosco, escucharon disparos. Observaron que afuera, en plena calle, un hombre yacía sin vida.

Faltaban diez minutos para las diez de la mañana. Los vecinos de la calle 11 de Las Acacias, corregimiento de Don Bosco, escucharon disparos. Observaron que afuera, en plena calle, un hombre yacía sin vida. 

Las primeras informaciones provenientes de las redes sociales hacían referencia a la profesión de la víctima: abogado. Había llegado en un Toyota Prado, color negro, a una reunión. Vestía un impecable azul marino. Saco, corbata. camisa celeste y zapatos chocolates. 

Al bajarse de su auto entabló una conversación con una persona. ¡Puff! , ¡Puff! , se escuchó. Francisco Grajales Ramos quedó solo. Y la impecable vestimenta terminó salpicado de manchas rojas. De su rostro manaba sangre que empapaba el pavimento. “¡Horrible!” —dijo una internauta.

La Policía Nacional llegó para resguardar la escena del asesinato, colocando cintas amarillas alrededor del cuerpo. Inesperadamente, el expresidente de la República Ricardo Martinelli llegó a la escena del asesinato.

¿Que hacía allí un expresidente? Grajales era esposo de Jessica Canto, miembro del equipo de defensa del exmandatario en el caso de los pinchazos telefónicos, según trascendió a los medios. 

Grajales era también un excapitán de la Policía Nacional que se destacó por su valor en medio de los operativos y por su liderazgo, “parecía no tenerle miedo a nada”, recordó otro exagente. Un día, inesperadamente, fue destituido y arrestado por estar involucrado en la sustracción de 103 kilos de cocaína, confirmó el ex agente policial.

 Era hermano de Juan Ramón Messina Ramos, quien también fue asesinado de un tiro mientras almorzaba en un restaurante en San Miguelito, a finales de septiembre de 2013. 

Hace poco, el 18 de septiembre, Grajales celebró su cumpleaños en el restaurante-bar Castañuelas, en Obarrio. Una tarjeta hace alusión al evento: “Estás invitado al festejo del rey Tony”. ¡Nunca imaginó que sería su último cumpleaños!