La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Nacional

Marruecos amenaza a Panamá con cerrar embajada

Alejandro Ferrer, ministro de Relaciones Exteriores.Cancillería

El Gobierno de Marruecos ha advertido al Gobierno de Panamá de que está dispuesto a cerrar su embajada en Rabat si este país no revisa su postura sobre el conflicto del Sahara Occidental y suspende su reconocimiento a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

La advertencia se realizó en la sede parlamentaria hasta en dos ocasiones en los últimos días por el ministro de Exteriores marroquí, Naser Burita, según han confirmado a Efe fuentes del Parlamento.

Contactado por Efe, Burita no quiso hacer declaraciones pero fuentes oficiales dijeron a Efe que para Marruecos es importante que los países latinoamericanos mantengan una “neutralidad positiva” respecto al conflicto del Sahara que sea afín a la postura de Naciones Unidas; y que en el caso de Panamá esta neutralidad se habría roto.

Al mismo tiempo explicaron que Marruecos en esta evaluación de su relación con Panamá está siguiendo un principio de “reciprocidad”.

Las fuentes añadieron que Burita fue cuestionado por los parlamentarios sobre la utilidad de los gastos que suponen mantener relaciones diplomáticas con algunos países sin conseguir resultados concretos.

La advertencia del gobierno marroquí se produce cuando está a punto de llegar una nueva embajadora de Panamá a Rabat, la crítica literaria Mariela Sagel, recién nombrada por su gobierno.

En 2014, el gobierno panameño abrió una embajada en Rabat en un acto que fue celebrado en la capital marroquí por todo lo alto y al que asistió el entonces ministro de Exteriores, Salahedin Mezuar.

El restablecimiento de relaciones entre Rabat y Panamá fue después de que el país caribeño suspendiese su reconocimiento de la RASD, una decisión de la que se retractó al año siguiente en 2015 y precisamente pocas horas antes de que el entonces ministro de Exteriores marroquí viajara a Panamá para celebrar la apertura de una embajada marroquí en este país. Desde entonces en Panamá han convivido dos embajadas, la de Rabat y la de la Rasd.

La actitud del gobierno panameño en julio pasado cuando invitó al presidente de la RASD, Ibrahim Ghali, para asistir a la ceremonia de investidura del presidente Laurentino Cortizo, fue duramente criticada por los medios marroquíes.