Panamá,25º

16 de Jan de 2020

Nacional

Servicio de Seguridad Penitenciaria, la apuesta para cuidar las cárceles

El Servicio de Seguridad Penitenciaria diseñará los mecanismos de seguridad carcelaria, así como las redes tecnológicas que deben existir en los penales, para evitar la introducción de objetos prohibidos

El resultado de las investigaciones de los hechos ocurridos el 17 de diciembre en los pabellones 13 y 14 de La Joyita se conocerá mañana, cuando el gobierno revele su informe.

Servicio de Seguridad Penitenciaria, la apuesta para cuidar las cárceles
La cárcel La Nueva Joya fue construida para mejorar el sistema carcelario.Archivo | La Estrella de Panamá

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, solicitó una investigación para tomar decisiones. Las autoridades entregaron en el último Gabinete del 2019 el resultado de la investigación.

Paralelo a eso, se espera que Rolando Mirones, ministro de Seguridad, presente ante la Asamblea Nacional el proyecto de ley que crea el Servicio de Seguridad Penitenciaria (SSP), el quinto elemento de la fuerza pública.

La idea de crear una Policía Penitenciaria y eliminar la Policía Nacional de las cárceles se ha intentado concretar desde el 2010 y al parecer, a pesar de negarlo, tras la masacre en La Joyita las autoridades han acelerado su creación.

La Policía Penitenciaria o el Servicio de Seguridad Penitenciaria será un agente independiente de los demás y la ley que creará este elemento de la seguridad pública intentará preparar a quienes vigilarán las cárceles del país, que según expertos se han convertido en una “universidad del crimen”.

“De esta manera, se cumple con un esfuerzo que viene haciendo el país aproximadamente desde 2010, de sacar a la Policía Nacional de las cárceles, porque son funciones diferentes las de seguridad penitenciaria que las de la policía de calle”, destacó el jefe de Seguridad Pública, el ministro Mirones.

A través de este componente se establece la creación de un cuerpo especializado de la Fuerza Pública en materia de seguridad penitenciaria, el cual estará conformado por miembros de la Policía Nacional que trabajan actualmente en los centros penitenciarios, por los custodios que laboran en el Ministerio de Gobierno (Mingob) y oficiales especializados en materia penitenciaria de los estamentos de seguridad.

Este personal tendrá rangos equivalentes, tanto en jerarquía como en salario, respecto al resto de los miembros de la Policía Nacional y tendrán la oportunidad de desarrollar su carrera en el sistema penitenciario.

El Servicio de Seguridad Penitenciaria diseñará los mecanismos de seguridad carcelaria, así como las redes tecnológicas que deben existir en los penales, para evitar la introducción de objetos prohibidos (electrónicos, de comunicación, armas y drogas).

La Seguridad Penitenciaria será la encargada también del diseño físico de las instalaciones carcelarias, ya que existen penales, como el complejo La Joya, que fueron cuarteles militares y se convirtieron en establecimientos penitenciarios temporales, por lo que no tienen la clasificación de un penal.

El presidente Cortizo, en su informe a la Nación de los primeros seis meses de gestión, reconoce que el tema de seguridad requiere de una política de Estado que vaya más allá de un gobierno. “Lo que no se hizo hace 10 años, es lo que estamos viviendo hoy, y lo que no hagamos hoy es lo que podemos estar viviendo en 10 años”, precisó.

Para Alfonso Fraguela, exvicepresidente del Colegio Nacional de Abogados, la acción de crear una Policía Penitenciaria viene a consecuencia de los hechos registrados en La Joyita, en los que se registraron 14 muertos.

Fraguela es claro y sin tanto titubeo dice que la situación de las cárceles en Panamá “colapsó”. Sin embargo, Fraguela estima que la acción emprendida por el Gobierno para hacer cambios no solo debe quedarse en una Policía Penitenciaria.

De acuerdo con Fraguela, las cárceles no deben convertirse en un depósito carcelario de personas y se debe buscar la forma de resocializar a cada uno de los detenidos, porque en algún momento ellos regresarán a la sociedad.

La rehabilitación de los detenidos seguirá a cargo del Ministerio de Gobierno y los miembros de Seguridad Penitenciaria tienen la obligación de cumplir con las convenciones internacionales, los derechos humanos y las garantías de los detenidos.

El proyecto de ley promueve además la creación de la carrera penitenciaria para el SSP y se mantiene la carrera anterior, que es de 2016, para el personal del Mingob, que pertenecerán a este nuevo estamento como: doctores, psicólogos, psiquiatras y criminólogos.

PROCESO DE RENOVACIÓN

Antiguas bases militares funcionan como cárceles más grandes de Panamá

En 1999 se creó la Dirección General del Sistema Penitenciario, llamada Departamento de Corrección.

En septiembre de 2016 se desarrolla la carrera penitenciaria.