Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Nacional

La mujer avanza hacia un futuro más equitativo

En una actualidad que se rige cada vez más por la inclusión de la figura de la 'mujer moderna' en la sociedad como eje de innovación y éxito, posicionar en el foco público a dichas féminas panameñas crea un lazo de unidad y apoyo

Carmen Amada Pinzón, Jacqueline Bern, Urenna Best y Markova Concepción.Larish Julio | La Estrella de Panamá

La mujer aplica el 'ser' cuando decide convertirse en más de lo que otros en la historia la han catalogado. Y se convierte en el 'hacer' al involucrarse en la transformación social del territorio donde se encuentra. Cuando se transforma en el 'saber' adquiere conocimientos de evidencias que le permiten ampliar su bagaje intelectual y cultural para ser el apoyo a aquellos que más lo necesitan. Con el fin de recalcar ese rol esencial de la presencia de la mujer en la sociedad, La Estrella de Panamá y la plataforma Panamá en Positivo llevaron a cabo, este jueves, el foro 'Mujeres que impactan en Positivo', bajo el proyecto, de este diario, MIA Voces Activas.

En el Club Unión se congregaron decenas de mujeres líderes, empresarias, íconos sociales y trabajadoras para disfrutar de una mañana llena de aprendizaje y valor femenino. La exposición fue iniciada por la directora general de la Secretaría Nacional para el Desarrollo de los Afropanameños (Senadap), Urenna Best Gayle, quien contó su historia de transformación desde sus inicios como vendedora de comida junto a su madre a los 11 años, en las calles de Colón, hasta el camino de éxito que ha pavimentado con esfuerzo y educación.

“Lo que mi madre y muchas otras mujeres no pudieron alcanzar, por diversas situaciones en la vida, fue lograr educarse más allá de la primaria. Por eso, yo decidí luchar para recibir educación de calidad, mis energías se volcaron a superarme y vencer las adversidades. Si uno busca sobresalir, hay que dar la milla extra y muchas veces dejar a un lado su cultura —por un tiempo— para aprender más acerca de otras y sus realidades”, comentó Best.

La abogada defensora de los derechos de las comunidades indígenas y afropanameñas destacó que la pasión es uno de los mejores impulsos para perseguir la educación y que “hay que tratar de transformar las realidades de estas comunidades, y que entiendan que al estar en los países que gozan de prosperidad, existen también poblaciones a las que no llega ese beneficio, por lo que cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de poner un grano de arena para hacerlo posible”.

“Estamos viviendo una época muy importante para los afrodescendientes, lo cual es una buena oportunidad para cerrar esas brechas que histórica —y lamentablemente— han caracterizado a la población afrodescendiente en Panamá y otras partes del mundo”, puntualizó Best.

Desde un trasfondo poblado de desafíos, complicaciones y mucha cultura, la doctora Carmen Amada Pinzón continuó la sesión de expositoras haciendo hincapié en la importancia de crear espacios de crecimiento para la mujer interiorana. “Mi primer reto fue salir de Macaracas, ir a la capital no era opción porque allí no podría sobresalir, por lo que llegué a Las Tablas y empecé a emprender el camino que me llevaría a clasificar para estudiar medicina”, recordó Pinzón. “El transcurso de los años me ayudó a entender, y quiero dejarlo de testimonio a todas las mujeres, que hay que dejar volar los sueños y nunca quedarnos de brazos cruzados, porque así no vamos a avanzar”.

En cuanto a la responsabilidad social y la equidad de género en el ámbito industrial de la nación, la directora de RSE y Finanzas de las Empresas Bern, Jacqueline Bern, expuso sus esfuerzos para crear oportunidades laborales que exploten las habilidades de cada mujer. “El gran desafío que presenta el país en materia de construcción es a nivel de sindicato, ya que las mujeres no han podido insertarse de manera sencilla como obrera”, indicó Bern; “en nuestra empresa no tenemos políticas de género, sino enfocadas en la capacidad que brinden las mujeres”.

La empresaria aseveró que se necesita “impulsar el emprendedurismo en la mujer, porque actualmente no están siendo jefas o dueñas de sus propias empresas o en donde laboran”. Sin embargo, admitió que es posible aumentar las cifras de féminas en puestos de toma de decisiones en el futuro.

“El programa de superación que hemos implementado les da la confianza a los beneficiarios de que van a lograr superarse, por lo que de la edición más reciente se escogieron 24 candidatos, de los cuales 20 fueron mujeres y de ellas cinco están la gerencia de algunos hoteles, entre las cuales están tres mujeres afrodescendientes”.

A su vez, Bern enfatizó la importancia del rol del hombre en la concienciación de la inducción de emprendimiento en la edad temprana de las hijas e hijos. “A través del tiempo dedicado el hombre impacta el doble en el empoderamiento de las mujeres”.

Como parte de las invitadas de honor, la titular de la cartera de Desarrollo Social, Markova Concepción Jaramillo, destacó su afición a la ciencia y su compromiso con la “evidencia científica para el diseño de políticas públicas” ya que, según indicó, “las evidencias son las que tienen que marcar las acciones de una gestión gubernamental”.

Y es que, ser madre y ocupar un título público trae consigo distintos paquetes, tal como la ministra explicó: “tienes el paquete de críticas, de sacrificios y de recompensas a su tiempo”. Aun así, enfatizó su pasión por transformar la vida de “aquellos que más lo necesitan”.

Por otra parte, Concepción hizo hincapié en los recursos que se deben incrementar para el correcto empoderamiento de la población femenina en todas sus edades, “la inclusión de programas de mentorías es esencial para detectar el potencial de las mujeres, lo que proporciona una mano que facilita la llegada de oportunidades para ellas en medio de una sociedad machista”.

“Tener la mirada diferenciadora acerca de las causas que promueven la discriminación y prejuicio hacia la mujer —que llevan a un impacto negativo—, es fundamental para tomar acciones que promuevan la igualdad de oportunidades en todo el país”, destacó.

Cuando todo estuvo dicho, las expertas del panel coincidieron en la urgencia que representa aumentar el nivel participativo de la mujer en la sociedad, que se puede lograr al implementar programas de mentorías, educación accesible en materia de equidad de género e infundir los valores de solidaridad y empatía en las nuevas generaciones para alcanzar la “sana convivencia”.

“Para educar a un niño se requiere de toda la aldea”, con este proverbio africano antiguo, Best resumió la esencia de que la aceptación de la mujer en la sociedad es un trabajo de toda la nación.