Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Nacional

Empresarios piden desregular profesiones

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) pidió eliminar las restricciones para ejercer carreras como ingeniería, arquitectura, abogacía y medicina, ya que al limitar la práctica de profesionales extranjeros, y no contar con una educación de calidad mundial, “limitamos la capacidad del país de aumentar el conocimiento, la innovación y la tecnología además de disminuir nuestras ventajas competitivas”.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) pidió eliminar las restricciones para ejercer carreras como ingeniería, arquitectura, abogacía y medicina, ya que al limitar la práctica de profesionales extranjeros, y no contar con una educación de calidad mundial, “limitamos la capacidad del país de aumentar el conocimiento, la innovación y la tecnología además de disminuir nuestras ventajas competitivas”.

En su mensaje semanal, el grupo empresarial pone en perspectiva el análisis del economista Ricardo Hausmann, director del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, que estuvo en Panamá recientemente.

El economista analizó que el crecimiento económico de Panamá ha sido el mayor de la región en las últimas décadas, pero muestra una desaceleración cada vez más marcada, lo que hace aconsejable, para sustraerse de los efectos que ocasionan condiciones cíclicas adversas, ir cambiando su modelo de progreso por actividades más complejas o sofisticadas.

La restricción de enseñar en las universidades es un error del que hablan las mediciones internacionales de calidad educativa que marca el país, sostiene la CCIAP.

“Tenemos que competir por talento profesional que nos ayude a fortalecer la educación nacional con una visión transformadora y en sintonía con la hora global. Al importar cerebros o “know how”, elevamos el perfil de los profesionales panameños, lo que en la práctica aumenta los trabajos y mejora los salarios”, esboza el gremio dirigido por Jorge Juan de la Guardia.

En la misma línea, reflexionan que lejos de restringir el ingreso de talento extranjero, se debe promover un cambio significativo de la cultura para ver en los que llegan, aliados y no competidores.

Por otro lado, el abogado Alfonso Fraguela piensa que traer talento extranjero hace suponer dos cosas: que no hay personal calificado o que se requiere mano de obra barata para ganar más.

En un tuit que colgó en su red social ayer, Fraguela advirtió que “esa fisura que se pretende hacer puede ocasionar un detonante de proporciones bíblicas” e instó al gobierno a “que se pare firme”.

El desempleo en Panamá alcanzó el 7.1% en agosto del año pasado, mientras que el empleo informal cubre el 44.9% de los ocupados, es decir, cuatro de cada diez personas que trabajan en Panamá, lo hacen en el sector informal.