Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Nacional

Bahía de Panamá estaría saneada para el año 2050

El proyecto de saneamiento de Panamá tiene un avance de 67%. La inversión total está estimada en $2,500 millones. Del presupuesto total se asignarían $1,000 millones para reducir la contaminación de cauces y ríos en Panamá oeste

Las aguas de la bahía de Panamá no son aptas para uso recreativo.Archivo | La Estrella de Panamá

Las aguas de la bahía de Panamá estarían saneadas para el año 2050. Aunque, la administración del Saneamiento de Panamá explicó que se han tenido mejoras importantes en la calidad de los cuerpos de agua (quebradas, ríos y la bahía de Panamá) en aquellos sectores que han sido intervenidos por el programa, el proyecto no concluiría sino hasta dentro de tres décadas.

De acuerdo con la última actualización del plan maestro, realizado en 2015, se logrará ir consolidando el sistema de saneamiento en la ciudad de Panamá y se podrá notar una mejoría paulatina en la calidad de agua, incluyendo la bahía de Panamá. Este análisis se hizo a través de un programa de monitoreo, por parte del proyecto de saneamiento de Panamá (PSP).

“Se espera que una vez que se vayan consolidando las obras programadas por cada cuenca, se irá mejorando paulatinamente la calidad de los cuerpos de agua”, agregó una fuente de la administración del proyecto, que está adscrito al Ministerio de la Presidencia.

Los costos del proyecto de saneamiento han ido aumentando a medida que las obras han ido avanzando. Inicialmente se estimaba que reducir la contaminación en la bahía de Panamá costaría $500 millones. Las obras se extendieron a quebradas y ríos de los distritos de Panamá, San Miguelito, Arraiján y La Chorrera por un monto de $2,500 millones, de los cuales se han pagado $1,200 millones.

Este proyecto cuenta con un avance ejecutado en su primera etapa del 99%, que incluye obras de la planta de tratamiento de Juan Díaz, sistemas interceptores oeste (túnel) y redes y colectoras de San Miguelito y Tocumen. En una segunda etapa el avance ejecutado es de 38% e incluye las obras de la planta de tratamiento de Juan Díaz, la tercera etapa de redes de San Miguelito, colectoras y obras complementarias, generando así un avance total del PSP de 67%.

La fuente de la institución destacó que el éxito del saneamiento depende tanto de las obras que se realizan, como de la conciencia de las personas (ciudadanos, industriales, comerciantes, servidores públicos, entre otros) en cuanto al uso adecuado del agua y la disposición final de la basura.

“Seamos conscientes de que lo que cada uno haga o deje de hacer repercute en su comunidad, reflejándose en el ambiente que le rodea, lo que trae como consecuencias la contaminación de los cuerpos de agua receptores”, insistió.

Ha habido factores que han afectado la ejecución de algunos proyectos de la obra, como los cambios de alineamiento de las tuberías por alteraciones en los usos de suelos, contratistas que no han cumplido con sus responsabilidades y temas presupuestarios.

Panamá Oeste

Del presupuesto total del proyecto se han asignado $1,000 millones para sanear los cauces y ríos de Panamá Oeste.

En la primera fase de la obra se construirían 300 kilómetros de redes de alcantarillado sanitario, 60 kilómetros de colectores sanitarios, seis kilómetros de un túnel interceptor, cuatro estaciones de bombeo y una planta de tratamiento de aguas residuales.

Estos componentes se conjugan entre sí para recolectar, transportar y tratar las aguas residuales que actualmente son vertidas sin previo tratamiento a ríos y quebradas que finalmente descargan en la bahía de Panamá.

Además, se prevé la construcción de 238 km de colectoras y dos plantas de tratamiento de aguas residuales. Estos trabajos y sus obras complementarias serán ejecutadas por fases, con el objetivo de asegurar la consolidación del sistema.

El sector de la provincia de Panamá Oeste se ha convertido en una zona de expansión donde viven 340 mil personas. Pero se estima que la cifra se duplicará para el año 2050.

Con esta obra se beneficiarán ocho corregimientos de Arraiján y dieciocho de La Chorrera, para un área total de 3,935 hectáreas. El proyecto tiene el potencial de mejorar las condiciones sanitarias de aproximadamente 210 mil familias en ambos distritos.

Arraiján y La Chorrera han experimentando un importante crecimiento económico acompañado de un gran crecimiento demográfico, además de servir como una ciudad dormitorio para la población que a diario se traslada a trabajar a la ciudad capital. Ambos distritos se han convertido en áreas urbanas de rápido desarrollo, haciendo necesaria la adecuación y construcción de un sistema de alcantarillado sanitario que cubra las necesidades y demandas actuales y futuras, a través de la ejecución de un proyecto de saneamiento.

Estado de los ríos y quebradas

Monitoreo

El proyecto de saneamiento de la ciudad y de la bahía de Panamá empezó en 2001. Dieciocho años después, un 40% de las estaciones de monitoreo calificaron el agua de ríos y quebradas como “pésima y mala”.

El 60% de las estaciones mostraba el agua en un rango moderado, según un informe del programa de saneamiento. Los monitoreos fueron realizados entre los años 2014 y 2018, después de que empezara a operar la planta de tratamiento de Juan Díaz. Entre los ríos monitoreados en la ciudad estaban el Matasnillo y el Matías Hernández, entre otros. En total fueron unos 50 puntos monitoreados. Los ríos y quebradas deben estar saneados para evitar que su contaminación llegue a la bahía de Panamá. La bahía también fue monitoreada y se determinó que en un 13% el agua era mala, un 60% moderada y un 27% era buena.