Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Nacional

Existen mujeres que son sistemáticamente maltratadas por sus parejas

La fiscal y escritora Maruquel Castroverde presenta su obra 'El femicidio y otros delitos de violencia contra la mujer por motivos de género'

Maruquel Castroverde, fiscal Superior Coordinadora de la Sección de Asistencia a Juicio de Delitos Comunes.Larish Julio| La Estrella de Panamá

Los golpes físicos o emocionales dentro del hogar llevaron a 16 mil 851 mujeres a interponer una denuncia por violencia doméstica contra su pareja en el Ministerio Público, durante el año 2019. Aquellos constantes maltratos físicos o verbales pueden llevar a inducir a muchas féminas al suicidio, y esto “es un delito y grave”, explica la fiscal superior coordinadora de la sección de Asistencia a Juicio de Delitos Comunes, Maruquel Castroverde a La Estrella de Panamá, durante la presentación de su libro El femicidio y otros delitos de violencia contra la mujer por motivos de género.

El texto recoge el significado de qué es el femicidio y otros delitos que sufren las mujeres en el país, uno de ellos, cuestiona Castroverde, es el suicidio inducido, aquel cuando la mujer se quita la vida por el frecuente maltrato que recibe de su pareja.

¿Cómo surge la idea de escribir un libro sobre femicidio?

Fue después de trabajar por más de 10 años con estos delitos, específicamente con femicidio, de haber estado en contacto con estas mujeres. Al darme cuenta de que pasaba a otra etapa de mi vida profesional, decidí dejar un recuento físico para que sea un referente de consulta sobre lo que habíamos estado combatiendo: la violencia contra la mujer.

Existen mujeres que son sistemáticamente maltratadas por sus parejas

No quería que solo fuera un libro que hablara de femicidio. La Ley 83 del 24 de octubre de 2013 –que tipifica el femicidio y la violencia hacia la mujer–, no solo introduce al Código Penal el tipo penal femicidio, sino que también trae otras formas del delito contra la mujer que se desconocen ¿Y cuáles son? Por ejemplo, las conductas más perturbadoras, que ahora se califican como delito. La inducción al suicidio por maltrato. Hay mujeres que son sistemáticamente maltratadas por sus parejas, tanto física como psicológicamente, y estas mujeres son conducidas al suicidio, eso es un delito y grave.

¿Cuál es el contenido de la obra?

Me ocupé de que se comprenda en principio: ¿Qué es la violencia contra la mujer?, y en los estándares internacionales, cómo mira el derecho internacional los derechos humanos. En el capítulo miro los antecedentes de la tipificación del femicidio y hago una diferenciación entre el femicidio y el feminicidio. También plasmo por qué el tipo penal es constitucional y convencional... Luego incluyo un amplio repertorio de jurisprudencia, no solamente del país, sino del derecho comparado y del sistema regional e internacional de derechos humanos. Hablo de qué es la investigación del femicidio, cómo se puede saber, desde la escena, si tengo o no un femicidio. En otro capítulo hablo de otros tipos de violencia hacia la mujer, como el suicidio inducido, la violencia psicológica, las lesiones agravadas en contexto de violencia doméstica hacia la mujer, el acoso sexual, violencia económica... y en un último capítulo, el estándar de suficiencia de la prueba de los delitos con motivos de género.

“Necesitamos que los esfuerzos sean reales con un presupuesto que los 
reconozca, ese es un gran pendiente que el Estado tiene con las niñas, 
las mujeres, y las adolescentes embarazadas”

La solución de los problemas de la violencia hacia la mujer, ¿está en los movimientos feministas?

No está en los movimientos feministas, esa es mi opinión muy respetuosa. Las primeras olas de los movimientos feministas contribuyeron a ese posicionamiento de la mujer como un ser individual, muy en contacto con quién es, pero no en conflicto con el hombre. Y la lectura que podemos hacer de los movimientos, no todos, que están en la actualidad, es que están reclamando derechos. Son movimientos que tienden hacía un extremo de violencia que pareciera ser como un pase de factura... Cuando el mensaje debería ser que ese hombre no es mi agresor, sino un potencial aliado en mi lucha como una persona con derechos y deberes como él, como existe en una sociedad en un estado de derecho. No hemos buscado las formas de pacificar nuestros conflictos, llevar alianzas, sino que estamos creando desunión en el mismo movimiento feminista, entonces hay radicales, hay extremas y hay medias tintas que son rechazadas por las otras, y lo que hay es un mensaje difuso que no está a favor de reconquistas o reinstalación de los derechos de la mujer.

De acuerdo con el Ministerio Público, durante 2018 hubo 20 femicidios, en 2019, 21 femicidios, y durante este año van 9, ¿qué nos dan a entender estas cifras?

Quiero matizar un poco la cifra última de los 9 porque hay casos en investigación que no se tienen personas imputadas, y no podemos calificar esto como un femicidio. Hemos visto que sí es alarmante, que ha habido una secuencia entre el mes de diciembre y el mes de enero con unos signos de violencia contra estas mujeres. Estas secuencias nos pueden decir que a la mujer se la mira como un blanco de violencia por motivos de género. Tengo entendido que algunas de estas víctimas están siendo identificadas como parientes o asiduos o con nexos de afinidades con miembros de grupos irregulares, y que el delito de violencia contra ellas fue en represalia o por venganza de un grupo contrario. Esta mujer está en especial condición de vulnerabilidad, es un blanco fácil, y un blanco que duele más.

Existen mujeres que son sistemáticamente maltratadas por sus parejas

Usted describe que para la víctima presentar la denuncia 'es como un campo minado', ¿los hombres cometen los delitos porque saben que quedarán impunes o porque el sistema lo permite?

En este nuevo sistema los jueces de garantías ordenan medidas cautelares distintas a la detención y eso ha sido como un golpe en la cara de la sociedad. La nueva ley lo prevé porque mira los peligros procesales... Tenemos múltiples casos así, porque así está escrita la ley, y se está tratando de hacer más.

¿Cuáles son esas políticas públicas que se deberían implementar para erradicar o disminuir la violencia hacia la mujer?

Nosotros tenemos múltiples instrumentos de derecho internacional, de derechos humanos que Panamá ha suscrito. Pero, ¿qué se requiere en todos estos compromisos para que Panamá los traduzca en una realidad distinta para las víctimas? Pues el respaldo de los presupuestos y los recursos juiciosamente administrados. Una atención verdaderamente integral requiere de un presupuesto que esté en consecuencia con la realidad de la vida de esa mujer que está en constante riesgo.

Este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, ¿cuáles son los logros y los retos que tienen las mujeres?

Hay más conciencia colectiva en el país y en el mundo en educarnos y en aprovechar todos los espacios para comunicarnos con nuestros semejantes, haciendo presencia en consecuencia de lo que sabemos que representamos para una sociedad. Una sociedad no puede avanzar si no se da cuenta de que estamos todos. Hemos crecido en una conciencia colectiva, pero nos hace falta mucho para llegar a esta meta de desarrollo sostenible, en equidad de género, nos falta muchísimo por hacer. No se trata de contratar consultores. Necesitamos ser reconocidos como sujetos de derecho importantes en el valor de la vida por todas las políticas públicas encaminadas desde la primera infancia hasta la edad adulta. Necesitamos que los esfuerzos sean reales, con un presupuesto que los reconozca, ese es un gran pendiente que el Estado tiene con las niñas, las mujeres, y las adolescentes embarazadas.