Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Nacional

Lau Cortés estima saturación del sistema ante 'irresponsabilidad' ciudadana

Para el director de la Caja de Seguro Social la actitud inconsciente en materia de movilidad, marcará la ruta para un incremento considerable de casos diagnosticados con Covid-19

La cuarentena, en la práctica, no ha sido impedimento para el tránsito considerable de conductores y peatones en la ciudad capital.Aris Martínez | La Estrella de Panamá

Este sábado el director de la Caja de Seguro Social, Enrique Lau Cortés, fue claro y enfático: Panamá se enfrenta, de manera inédita, a una de las mayores tempestades sanitarias con la propagación del Covid-19 y de no existir conciencia ciudadana en la disminución de la movilidad, el sistema de salud no podrá responder a la demanda.

Cual sentencia condenatoria, el director de la CSS afirmó: “Si no cambiamos de actitud, en 15 días, la cantidad de pacientes será mayor a la capacidad del sistema para atenderla”.

“Lo que estamos viendo hoy, es producto de una actitud irresponsable al desoír las recomendaciones del sistema sanitario. Hay personas han estado moviéndose de un lado a otro esparciendo este virus a inocentes”, remarcó.

Sin titubeos, el galeno insistió en que “si no cambiamos de actitud, dentro de 15 días, cuando estimamos que nos encontraremos frente al pico máximo de la epidemia, es muy posible que la cantidad de pacientes que se presente sea mucho mayor a la capacidad que tiene el sistema sanitario para atenderla”.

El Decreto Ejecutivo No. 507 del 24 de marzo de 2020, establece la cuarentena total, con algunas excepciones.Aris Martínez | La Estrella de Panamá

Aunque el pasado 24 de marzo -15 días después de conocerse el primer caso de Covid-19 en Panamá-el presidente de la República, Laurentino Cortizo, anunció el inicio de una cuarentena total y obligatoria de manera indefinida, un sector de la población parece estar desatendiendo al llamado.

“Este mensaje no pretende ser apocalíptico, pero no podemos seguir tratando de evadir el aislamiento a través de la cuarentena que se ha decretado, utilizando cualquier tipo de subterfugio (...) si no hacemos lo que tenemos que hacer, el flagelo será brutal, les pedimos encarecidamente, quédense en sus casas”, dijo.

“De nada sirven todas las acciones sanitarias, tener unidades de cuidados intensivos, hacer un hospital con 100 camas, mandar a buscar médicos de donde no haya (...) si usted ciudadano, no asume su responsabilidad. Ciérrele la puerta al virus”, añadió Lau, recordando que las mascarillas, no hacen al usuario inmune.

En cifras

Luego de que la ministra de Salud, Rosario Turner, confirmara el primer diagnóstico positivo de coronavirus en el país el 9 de marzo, los contagios y decesos han ido en ascenso. El último reporte registró un total de 901 casos -115 más que el viernes- y 17 fallecidos. De acuerdo con los datos oficiales, a la fecha se ha practicado un total de 5,762 pruebas de las cuales el 84% ha arrojado resultados negativos. De los casos confirmados, 127 se encuentran en condición de hospitalización y el 83.6% en aislamiento domiciliario.

Durante la rueda de prensa, las autoridades de gobierno indicaron que hay dos nuevos pacientes que lograron una recuperación total y exitosa. Además, informaron sobre la conformación voluntaria de un equipo importante de estudiantes de medicina, a labores estratégicas para batallar contra el virus.

El viceministro de Salud, Luis Francisco Sucre, recordó que se ha habilitado un robot virtual para atender las dudas concernientes a la contingencia a través del sitio ccs.gob.pa y de la línea de Whatsapp 69972539.

A finales de 2019, China dio a conocer la existencia de un brote de neumonía presuntamente causado por una nueva cepa de coronavirus, cuyo epicentro, según las autoridades de ese país, se cree que fue el mercado de la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei. 

A la fecha, el nuevo coronavirus ha cobrado la vida de unas 30,000 personas en todo el globo, con más de más de 681,000 contagios y casi un tercio de la población mundial aplicando restricciones de movilidad y aislamiento que impidan el avance de la propagación. Un escenario que en definitiva marca un punto de quiebre en la historia contemporánea, un antes y un después, de la pandemia.