Temas Especiales

27 de May de 2020

Nacional

Dos reclusos en la cárcel de Colón dan positivo a COVID-19

El anuncio de estos casos provocó la molestia de los reclusos del penal realizaron una huelga de hambre 

Complejo Penitenciario Nueva Esperanza, provincia de Colón
Complejo Penitenciario Nueva Esperanza, provincia de ColónArchivo | La Estrella de Panamá

Dos privados de libertad del Complejo Penitenciario Nueva Esperanza, en la provincia de Colón,  fueron puestos en aislamiento total tras dar positivo a COVID-19, confirman autoridades. 

El anuncio de estos casos provocó la molestia de los reclusos del penal. La mañana de este lunes realizaron una huelga de hambre que generó disturbios entre los privados de libertad y los custodios. Las Unidades de la Policía Nacional informaron que la situación fue controlada. 

El Ministerio de Gobierno (Minseg), por medio de la Dirección General del Sistema Penitenciario, afirmó que los reclusos fueron aislados totalmente del resto de la población penitenciaria dentro de las áreas adecuadas y preparadas para tal fin. Además informó que los pabellones donde se alojaban los pacientes se mantendrán en cuarentena total.

En un comunicado emitido por el Minseg, las autoridades  indican que todos los privados de libertad ubicados en estos pabellones fueron suministrados de mascarillas y permanecerán bajo la supervisión y monitoreo constante del Ministerio de Salud (Minsa) como una medida de prevención ante la propagación del virus dentro del centro penitenciario. 

Todos aquellos reclusos que presentan síntomas respiratorios se les están practicando las pruebas del nuevo coronavirus con la finalidad de salvaguardar la salud de los privados, Minsa. 

Actualmente, este complejo cuenta con una población penitenciaria de 1, 681 privados de libertad.

El temor de contagiarse de la COVID-19 entre los privados de libertad es eminente. El primer caso positivo del virus en Panamá se dio —según los primeros reportes del Minsa— el pasado 9 de marzo y hasta la fecha se ha desplegado en distintos puntos del país causando crisis en diferentes sectores. 

Tanto es el miedo de ser infectado dentro de la cárcel que el pasado 20 de marzo las unidades de la Policía Nacional fustraron un intento de fuga en el Centro Penitenciario La Joya, donde se registró un intercambio de disparos resultando herido uno de los reclusos que posteriormente perdió la vida. 

Días atrás, el presidente de la Asociación de Residentes Naturalizados en Panamá, Rafael Rodríguez, solicitó al gobierno nacional que se liberen los privados de libertad para evitar que se contagien del nuevo coronavirus COVID-19.

Además, pidió a la directora de migración, Samira Kamel Gozaine la liberación de extranjeros en los albergues que se encuentran en el país.

Panamá acumula un total de 1,988 casos de COVID-19 confirmados, 54 defunciones y 13 pacientes recuperados, según indican las últimas cifras presentadas por las autoridades. Siendo Panamá Metro, Panamá Oeste y San Miguelito las zonas con el mayor número de casos.