Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Nacional

Carlos Clement: 'Un aporte al país para enfrentar la crisis sanitaria en las cárceles'

El veterano arquitecto desempolvó los lápices para diseñar una propuesta para disminuir el hacinamiento de las cárceles y contrarrestar el nuevo coronavirus

¿Mi herencia al país? Mi trabajo...', se pregunta y se responde, con voz pausada, el arquitecto Carlos Clement Icaza, cuando recuerda el emblemático diseño del edificio Hatillo, que fue la temprana catapulta de su larga y exitosa carrera.

Carlos Clemente, arquitecto jubilado.Archivo | La Estrella de Panamá

El septenario arquitecto está retirado desde hace una década, pero su mente sigue siendo brillante como en los mejores días de su juventud. Las publicaciones de La Estrella de Panamá sobre el hacimiento y la insalubridad en los penales panameños, que alimentan la propagación de la Covid-19, lo motivaron a sacar de las gavetas los lápices y los papeles para plasmar en un diseño arquitectónico, que crea una solución al problema, como un aporte para su país.

Para enfrentar la emergencia sanitaria de las cárceles panameñas, el arquitecto propone construir celdas con contenedores de carga, que pueden conseguirse donados o a precios económicos.

“Con poca plata, esto puede ser una solución al problema, para colocar a los privados de libertad infectados del Covid-19”, dijo.

El proyecto del arquitecto que plasmó en papel para este medio de comunicación contempla una estructura con canchas de fútbol, clínicas, espacios para custodios, para juzgados y para talleres. Este diseño se concibe en un terreno de 12 mil metros cuadrados, donde se puede ubicar a 240 privados de libertad.

Un container puede adecuarse para dos habitaciones, con baños independientes, para seis u ocho reos. Al contenedor se le quita la parte de adelante para colocarle las rejas.

“En los cursos que he tomado te recomiendan que no debe haber menos de 3 y 4 metros entre personas. Eso no se está cumpliendo en Panamá y provoca el hacimiento”, explicó Clement.

Actualmente las cárceles panameñas están en capacidad de albergar a 14, 591 reclusos, pero la población penitenciaria es de 17,899.

“Con poca plata, esto puede ser una solución al problema, 
para colocar a los privados de libertad infectados del Covid-19”,
CARLOS CLEMENT
ARQUITECTO

El arquitecto ha tomado innumerables cursos para diseñar penales en distintas partes del mundo.

José Raúl Mulino, exministro de Seguridad, le pidió el diseño arquitectónico para La Nueva Joya en Pacora, el centro penal más grande del país y que ha venido a resolver los problemas de hacinamiento, alberga a más de 4 mil privados de libertad, población que está por debajo de la capacidad de espacio de este penal que es para 5,504.

También realizó varios bosquejos para 500, 600, 700 y 1,000 privados de libertad de Los Santos, Colón, Chorrera y Santiago, proyectos que no se materializaron.

“Con muchísimo gusto se los puedo entregar al Gobierno con la condición de que los desarrollen”, dijo el arquitecto como planes futuros para mejorar el sistema penitenciario.

Carlos Clement: 'Un aporte al país para enfrentar la crisis sanitaria en las cárceles'
Carlos Clement: 'Un aporte al país para enfrentar la crisis sanitaria en las cárceles'Cedida

A inicios de la década de los 70, con las construcciones en pleno auge, una obra arquitectónica destacó entre las avenidas 'Cuba' y 'Justo Arosemena', en el barrio La Exposición. Fue uno de los edificios más altos y modernos de la época, que rompía el paradigma de las construcciones en tierras panameñas, con cuatro apartados y una galería central. El Hatillo fue la primera obra reconocida del arquitecto, después de haber egresado de la Universidad de Panamá, en 1966. Con más de 50 años de carrera, el arquitecto tiene en sus hombros unos dos centenares de proyectos diseñados y construidos en Panamá y en el extranjero. En esta trayectoria destacan diferentes proyectos, como el Plan Maestro y Diseños Conceptuales para el Centro de Rehabilitación del Centro Penitenciario de Panamá; además, ha contribuido como arquitecto y consultor en el desarrollo de las áreas revertidas del Canal de Panamá, del Fuerte Amador y Costa del Este. También diseñó el Banco General de la vía Aquilino De La Guardia, que obtuvo el premio arquitectónico de la década 1990-2000. Su último diseño fue nueva nunciatura apostólica, otra emblemática obra de su carrera.