26 de Sep de 2021

Nacional

Reformas laborales: ¿el remedio puede curar las heridas?

La crisis sanitaria obligó cerrar gran parte de la economía. A mitad de año no se vislumbra nada alentador. El gobierno responde con unas reformas, los trabajadores las rechazan

Reformas laborales: ¿el remedio puede curar las heridas?

La suspensión de más de 200 mil contratos de trabajo obliga a una intervención del Estado para evitar a todas luces el colapso de la economía

Alfonso Fraguela. Abogado Es abogado y comunicador social. Fue presidente encargado del Colegio Nacional de Abogados y vocero del Estado en el gobierno de Martín Torrjos

El Ministerio de Trabajo presentó recientemente un proyecto de ley que introduce reformas temporales al Código de Trabajo. ¿Cómo analiza la propuesta?

Las reformas temporales que pretende implementar el gobierno por medio del Ministerio de Trabajo surgen como consecuencia de la situación de la pandemia, y sus efectos. La suspensión de más de 200 mil contratos de trabajo obligan a una intervención del Estado para evitar a todas luces el colapso de la economía y del sector comercial del país, debido a que la ausencia de circulante profundiza aún más la economía deprimida heredada del gobierno anterior.

¿Cuál es su análisis del Código de Trabajo?

El Código de Trabajo constituye un cuerpo de normas que responde a las necesidades sociales de cada etapa de nuestra vida como sociedad, y a las conquistas y luchas del sector trabajador del país. El Código del Trabajo representa el balance de la relación trabajador-empleador. Respondiendo a satisfacer las necesidades que debe atender el trabajador por el servicio prestado al empleador.

¿Considera que hay alternativas para solucionar los problemas que se puedan generar en la relación laboral por la crisis sanitaria?

Claro que hay alternativas; se basarán en la buena voluntad de las partes para solucionar los problemas. El trabajador tiene una serie de derechos por los cuales luchó y que deben ser respetados, mientras que el empresario quiere seguir produciendo para mantener su estatus de vida y hacer riqueza, permitiendo que Panamá sea un país de oportunidades. Lo que no puede ser es que se pretenda sentar a solucionar los problemas generados por los efectos de la covid-19, pretendiendo desconocer los derechos de esos trabajadores. Eso no es correcto, ni es tolerable.

¿Como evalúa las decisiones que ha tomado el gobierno en materia laboral por la pandemia?

Las califico de bien intencionadas en lo escrito, pero en la realidad y en la práctica –en torno a los bonos solidarios al personal que fue suspendido de su trabajo– son un desastre. Cuando dices que vas a hacer algo y no lo haces, ocurren estos resultados. Malestar, molestias, antipatías, y desconfianza.

¿Un análisis final sobre lo que ha ocurrido en materia laboral como consecuencia de la pandemia?

El gobierno tiene un reto y es revivir la economía nacional, despertar la confianza. Pero no será fácil porque hay locales cerrados, reducción de personal, hay empresas declarándose en quiebra, y otras esperando algún alivio por parte del Estado, pero todos los países están en la misma situación. El Ejecutivo deberá recomponer su programa de gobierno, y buscar alternativas flexibles y que sean alentadoras para seguir apostando por el desarrollo. Pero para ello debe brindar la confianza que se perdió por los actos inapropiados y desnaturalizados en la adquisición de bienes y servicios durante la cuarentena. Hay que pensar en el pueblo, y en el desarrollo, que gira en la buena relación entre el trabajador y el empleador.

Las reformas al Código de Trabajo, aún cuando son temporales, son modificaciones que perjudican a los trabajadores en general

Nelva Reyes. Docente Es maestra de primaria y la actual secretaria general de la Central General de Trabajadores de Panamá. Defensora de los derechos humanos.

El Ministerio de Trabajo presentó un proyecto de Ley que introduce reformas temporales al Código de Trabajo. ¿Cómo analiza la propuesta?

La propuesta aunque sea temporal, es una modificación que perjudica a los trabajadores en genera. Es un proyecto de ley que favorece a los empresarios en los 15 artículos de los 16 que tiene. La CGTP ha mantenido la posición, que la pandemia no puede ser la excusa para que se reforme el Código de Trabajo. Estas reformas plantean lo siguiente: Aumentar las horas extraordinarias permitidas por el artículo 36 numeral 4 del Código de Trabajo, las cuales son tres diarias y de nueve semanales, para aumentarse cuatro diarias y dieciséis semanales. Se pretende obligar a los trabajadores a laborar jornadas extraordinarias con la sola necesidad de producción del empleador, cuando esto se encuentra prohibido por el artículo 35 del Código de Trabajo. Se pretende establecer en un 25% el único recargo por trabajar horas extraordinarias , cuando el artículo 33 del Código de Trabajo establece que de acuerdo con la jornada, en la cual se preste el trabajo extraordinario, los recargos podrán ser de 25%, 50% y 75%. Pretenden reducir el décimo tercer mes de agosto y diciembre a la suma de $50.00 a los trabajadores que fueron suspendidos sus contratos o jornadas reducidas. Pero aún y como si los trabajadores fuesen limosneros, el gobierno le da la posibilidad a los empleadores a dividir el pago en dos: $25.00 el 15 de agosto y $25.00 el 15 de septiembre; igual la tercera partida de diciembre $25.00 el 15 de diciembre y $25.00 el 15 de enero de 2021, beneficiando desde luego al sector empresarial. El proyecto de ley pretende rebajar los recargos de pago los días de fiesta y duelo nacional de 150% a 100%. Además se obliga al trabajador a laborar horas extraordinarias, independientemente de la decisión del trabajador.

¿Cuál es su análisis del Código de Trabajo?

El Código de Trabajo es producto de la lucha de los trabajadores, por establecer unas normas que regulen una relación laboral más justa que la existente. El Código de Trabajo establece normas mínimas para proteger a la parte más débil. El Código de Trabajo que viene del Decreto N°252 de 1971 fue concebido con el propósito de que la desigualdad económica, en la cual estaba inmersa la relación laboral, tuviese un equilibrio en relación a los trabajadores.

¿Considera que hay alternativas para solucionar los problemas que se puedan generar en la relación laboral por la crisis sanitaria?

Considero que si hubiese voluntad política respecto a los derechos de los trabajadores, y si quienes gobiernan velaran por la justicia y los derechos humanos, desde luego que se podrían dar alternativas para saldar los problemas que se puedan generar en la relación laboral. El gobierno no tiene esa posición, por el contrario, ha beneficiado a la banca, al sector empresarial y sigue apoyando en lo que desee al sector empleador. Los trabajadores hemos planteado un subsidio de $500.00 para quienes tienen contratos suspendidos, jornadas reducidas, recicladores, trabajadores informales, trabajadoras del hogar... La respuesta: no hay dinero. Sin embargo, a la banca le dieron mil millones, y hoy a los empresarios les dan estas reformas al Código de Trabajo. Para los empresarios, cuando hubo un crecimiento económico alto, el Código de Trabajo no fue obstáculo para que ganaran y robustecieran sus cuentas bancarias a costa del esfuerzo realizado por los trabajadores.

¿Cómo evalúa las decisiones que ha tomado el gobierno en materia laboral por la pandemia?

A nivel laboral, por la pandemia, han sido nefastas. Ha estado haciendo recaer en los trabajadores el peso de la crisis de la covid-19. Ha emitido una serie de decretos contrarios a los trabajadores, por ejemplo el Decreto 71, 81,96, 101, entre otros, y ahora el proyecto de ley que busca reformar el Código de Trabajo. Tenemos más de 263 mil trabajadores con contratos suspendidos, más de 717 mil trabajadores informales, a quienes hoy no se les ha garantizado su vida, porque un bono de $80 o $100 obliga a que hay que salir a la calle a buscar la comida, y en esa búsqueda de la comida hay riesgo al contagio y a la muerte.

Un análisis final sobre lo que ha ocurrido en materia laboral como consecuencia de la pandemia.

Hay varios aspectos, la pandemia deja al desnudo la situación de pobreza y desigualdad en la que se encuentran nuestros países, y en el caso nuestro, estamos viviendo las consecuencias de la aplicación a fondo de las políticas neoliberales y cómo han destruido nuestro país en salud, educación, a nivel social, y agrícola. Hoy las empresas están coaccionando a los trabajadores obligándolos a firmar mutuo acuerdo, para terminar la relación laboral; están despidiendo a trabajadoras embarazadas, violando la Constitución y la ley laboral; están despidiendo a compañeros con fuero sindical. Es necesario que no firmen los mutuo-acuerdos, vayan al Ministerio de Trabajo y denuncien. Pidan que les paguen sus prestaciones como dice el Código. La pandemia también nos demuestra la necesidad e importancia de estar organizado para luchar con mucha más fuerza ante tales injusticias. El gobierno ha respondido al sector empresarial dejando al desprovisto a la gran mayoría de la población trabajadora y pobre de este país. Requerimos hacer causa común para rechazar estas leoninas y perversas reformas laborales. No a la reforma al Código de Trabajo.