Temas Especiales

02 de Jul de 2022

Nacional

Crisis de la pandemia podría causar 1.4 millones de embarazos no planificados

El fondo de Población de Naciones Unidas estima que unas 12 millones de mujeres de todo el mundo, han sufrido trastornos en sus servicios de planificación familiar debido a la pandemia de covid-19. En Panamá, Aplafa tuvo una baja del 44.6% en 2020, con respecto al año anterior, en sus servicios contraceptivos

Crisis de la pandemia podría causar 1.4 millones de embarazos no planificados

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa por sus siglas en inglés), organismo encargado de la salud sexual y reproductiva, publicó hace menos de una semana nuevos datos que indican que, debido a las interrupciones causadas por la COVID-19 en el último año, casi 12 millones de mujeres de 115 países perdieron el acceso a los servicios de planificación familiar, lo que podría haber originar 1,4 millones de embarazos no planeados.

“Los embarazos no paran por pandemias o crisis. Debemos asegurarnos de que las mujeres y las niñas cuenten con un acceso continuo a medicamentos para la salud materna y métodos anticonceptivos de carácter vital”, afirmó la Directora Ejecutiva del Unfpa, la Dra. Natalia Kanem en un comunicado al revelar estas cifras. “El efecto devastador que la covid-19 ha causado sobre la vida de millones de mujeres y niñas en el último año enfatiza lo vital que resulta asegurar la continuidad de los servicios de salud reproductiva”, agregó.

La pandemia de covid-19 constituye la crisis de salud pública mundial de propagación más rápida en un siglo, lo que conlleva una presión nunca antes vista en los sistemas sanitarios del mundo, muchos de los cuales se vieron forzados a desviar los recursos antes dedicados a los servicios de salud reproductiva. Asimismo, las mujeres perdieron el acceso a los servicios sanitarios a causa de restricciones en la movilidad o el miedo a acudir a los centros sanitarios.

Panorama local

En Panamá, a lo largo del año 2020, la Unfpa gestionó una donación por 348,787.96 para el Ministerio de Salud, a fin de colaborar en la dotación de equipo de protección personal (EPP) para el personal de salud, que atienden la salud sexual y reproductiva de la mujer panameña y migrante, con el objetivo de mantener estos importantes servicios ininterrumpidos.

La donación de EPP se efectuó en las regiones de Salud de Chiriquí, Darién, Guna Yala, Ngäbe Buglé, Panamá Metro, Panamá Oeste, San Miguelito y se incluyó a la maternidad del Hospital Santo Tomás.

Crisis de la pandemia podría causar 1.4 millones de embarazos no planificados

Insumos donados para personal de salud: mascarillas quirúrgicas, mascarillas KN95, batas desechables, protector facial, guantes, cubre cabeza, cubre zapato, desinfectantes, alcohol en gel, papel toalla, toallas sanitarias y alcohol.

También fueron entregados 5 mil Dignity Kits (Mochilas femeninas), para panameñas y mujeres migrantes en situación de vulnerabilidad, que contienen: toallas sanitarias, papel higiénico, jabón de baño, pantis de algodón, toalla de cuerpo, toalla para el rostro, espejo, cepillo de dientes y pasta dental, jabón de lavar y pastilla de cloro para purificar el agua.

Los insumos se entregaron en las provincias y comarcas donde el Unfpa coopera con programas para la Reducción de la Mortalidad Materna, la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Educación Sexual, y los Servicios de Salud Amigables para Adolescentes.

Sin embargo, se desconoce el alcance real que los efectos de la crisis de la pandemia han tenido en Panamá, ya sea por el desvío de recursos a otras áreas sanitarias, las medidas de confinamiento, la disminución de los recursos económicos familiares o el miedo a salir a la calle.

La Asociación Panameña de Planificación Familiar (Aplafa), “ha realizado esfuerzos importantes durante la crisis social y económica generada por el COVID 19, para que nuestras usuarias no dejaran de recibir los servicios esenciales”, informó la asociación a La Estrella de Panamá.

“Solo entre marzo del 2019 y el 15 de marzo del 2020, brindamos 103,226 servicios de ginecología, entre esos 21,186 dirigidos a mujeres hasta los 24 años de edad y 82,040 dirigidos a mujeres en edades superiores a los 25 años; además, de 41,647 servicios obstétricos y 7,533 servicios de pediatría”, detalló.

Donaciones de Unfpa al Ministerio de Salud en Panamá.Foto | ????

No obstante, “hubo una baja importante específicamente en los servicios de planificación familiar, que consideramos podría responder a las restricciones de movilización implementadas a causa de la pandemia y a la reducción en los ingresos de los hogares panameños”, reconoció.

Durante el año 2019 Aplafa brindó 31,159 servicios de anticoncepción, mientras que durante el 2020 solo 13, 917. Esto representa una disminución del 44.66%.

Los servicios de ginecología, de167,523 en 2019, se redujeron a 101,526. En cuanto a la atención a mujeres embarazadas, en el 2019 Aplafa brindó 50,819 servicios de obstetricia, mientras que en el 2020 solo 40,843; y finalmente, en el 2019 se brindaron 163,38 servicios de pediatría, mientras que en el 2020 fueron 8,531.

“Consideramos que esto tiene que ver directamente con la baja en los ingresos económicos de los hogares panameños y con las restricciones de movilidad”, explicó la asociación.

Solicitamos la respectiva información al Ministerio de Salud, pero al cierre de esta edición no recibimos respuesta.

Un problema global

El Unfpa y Avenir Health recopilaron datos a fin de calcular el impacto neto de estas interrupciones en la prestación de los servicios. En los 115 países de ingreso mediano y bajo estudiados, las mujeres se enfrentaron a una media de interrupción de los servicios de planificación familiar de alrededor de 3.6 meses en el último año, lo que indica que muchos sistemas sanitarios fueron lo suficientemente resilientes para adaptarse y seguir prestando los servicios. Las peores interrupciones se concentraron, en gran parte, en los meses de abril y mayo (ver cuadro).

Investigaciones previas realizadas por los mismos asociados, en abril de 2020, pronosticaron que 3 meses de confinamiento debido a la covid-19 podrían provocar que entre 13 y 44 millones de mujeres perdieran el acceso a los métodos anticonceptivos, dependiendo de la gravedad y duración de la interrupción causada,

Y en caso de que estas perturbaciones tuviesen una duración de seis meses podían afectar a 47 millones de mujeres en países de ingresos bajos y medianos, lo que daría lugar a 7 millones de embarazos no planificados.

“A pesar de las grandes interrupciones en el acceso a la planificación familiar, la comunidad internacional aunó esfuerzos para evitar el peor de los escenarios”, afirmó Natalia Kanem. “Desde los gobiernos hasta los fabricantes y los proveedores de servicios sanitarios, las cadenas de suministro mundiales de métodos anticonceptivos modernos han mostrado resiliencia y se han recuperado, en gran medida, de la falta de existencias que pudimos observar en los primeros compases de la pandemia”.

Crisis de la pandemia podría causar 1.4 millones de embarazos no planificados

Al principio de la pandemia, el organismo alertó la grave amenaza de la covid-19 en materia de producción y cadenas de suministro de métodos anticonceptivos. Como el mayor comprador de anticonceptivos para los países en desarrollo, el Unfpa trabajó con sus asociados, tanto gubernamentales como de la sociedad civil y el sector privado, y puso en marcha medidas inmediatas para mitigar este impacto.

El Unfpa garantizó que los gobiernos aportaran financiación de forma temprana, añadió más proveedores a su lista y supervisó muy de cerca los niveles de inventarios mundiales, lo que le permitió transferir excedentes de existencias a países con necesidades urgentes, entre otras medidas. Como resultado del compromiso compartido y una rápida acción, la interrupción en el acceso a la planificación familiar fue menos grave de lo que pudo haber sido.

“Las consecuencias del aumento de los embarazos no planificados no son simplemente económicas, sino que también están relacionadas con el aumento de la morbilidad y la mortalidad maternas, así como con el aumento del número de abortos inseguros”, advierte el Unfpa.

La acción rápida y el ingenio ayudaron a muchos sistemas de salud a mantener o restaurar el acceso a los servicios de salud esenciales, incluidos los anticonceptivos. El Unfpa, por ejemplo, pudo adquirir y entregar anticonceptivos y otros suministros de salud reproductiva, así como equipo de protección personal para los trabajadores sanitarios, incluso en medio de costos crecientes y restricciones en la cadena de suministro.

Los esfuerzos creativos (como el uso de una aplicación de transporte para entregar anticonceptivos, la difusión de SMS y la orientación de planificación familiar hacia los centros de cuarentena) también ayudaron a mantener o restaurar los servicios. Sin embargo, muchas mujeres siguen enfrentando graves obstáculos para recibir servicios de planificación familiar y otros servicios vitales de salud reproductiva.

Cuando se calcule el costo total, habrá que incluir las consecuencias extraordinarias para las mujeres y las niñas, incluidas aquellas cuyo futuro fue reescrito, con cuerpos lesionados o vidas perdidas debido a las interrupciones en el acceso a los servicios anticonceptivos y la atención médica.