Temas Especiales

05 de Ago de 2021

Nacional

Wei Qiang: ‘Existe un gran potencial en las relaciones entre China y Panamá’

El embajador de la República Popular China en Panamá expone los avances en los lazos comerciales entre ambos países, las oportunidades de exportación para Panamá en el mercado chino y el apoyo de su nación al istmo en medio de la pandemia

Embajador Wei Qiang
Embajador Wei Qiang .Cedida

El embajador Wei Qiang nació en junio de 1963, en la ciudad de Beijing, China. Su carrera como diplomático empezó en 1985, cuando fungió como secretario agregado de la Dirección General de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China.

Asimismo, se desempeñó como primer secretario, director, consejero y subdirector general de la Dirección General de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China.

También lideró la V Dirección General del Departamento Internacional del Comité Central del Partido Comunista de la República Popular China.

Este bagaje le acompaña hoy en sus funciones como embajador de la República Popular China en Panamá, un cargo que asumió en 2017.

En una entrevista con La Estrella de Panamá, Qiang habla acerca de su labor en medio de la crisis sanitaria, del futuro comercial entre ambos países y de los proyectos en desarrollo, sin dejar atrás el aspecto cultural.

¿Cómo evalúa la relación actual entre China y Panamá?

Veo muy positivas las relaciones entre ambos países en lo diplomático, lo político y, aunque son recientes, tienen una clara tendencia ascendente. Baso mi evaluación en varias evidencias, empezando por la excelente comunicación que se mantiene entre los mandatarios y cancilleres. También hemos llevado a cabo de manera exitosa la segunda ronda de consultas políticas a nivel de la vicecancillería. Esto ha permitido que nuestras relaciones se fortalezcan partiendo del provecho mutuo, el respeto y la relación beneficiosa para ambos países. Los vínculos comerciales, económicos y de inversiones han venido a consolidar uno de los pilares más importantes de nuestras relaciones. Hoy la República Popular China es uno de los usuarios más importantes del Canal de Panamá y el mayor proveedor de mercancía de la Zona Libre de Colón. Los dos gobiernos nos hemos unido aún más y hemos robustecido la cooperación económica y comercial mediante la suscripción de acuerdos destinados a fomentar estos aspectos, por ejemplo, los acuerdos de cooperación en materia de inspección sanitaria y de calidad que se han hecho con el fin de facilitar la exportación de productos acuícolas, carne de res, pollo, piña, entre otros que ya se han logrado y algunos están en el proceso de exportación al inmenso mercado chino. En estos cuatro escasos años de nuestras relaciones diplomáticas, el comercio bilateral chino-panameño se ha incrementado. Un punto importante dentro de mi evaluación es el rico legado histórico entre ambos países, los lazos se han afianzado aún más por el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Panamá.

Al ser designado embajador, ¿qué fue prioritario, dar continuidad o activar? ¿Dónde se necesitaba trabajar con mayor fuerza?

Ambos aspectos resultaban de gran importancia en el ámbito diplomático. Panamá y China tienen una fuerte hermandad, que tras establecer relaciones diplomáticas se ha robustecido aún más. En cuanto a los lazos económicos y comerciales, desde hace más de dos décadas los vínculos de cooperación empresarial entre ambos países se han desarrollado con bastante pujanza, sobre todo con la creciente presencia de compañías chinas en Panamá. Partiendo de estas circunstancias favorables, fue gratificante como nuevo embajador chino porque ya se contaba con una buena base para trabajar; sin embargo, sabía que había un déficit en la comprensión mutua entre ambos a nivel social, por eso le he dado prioridad a mi relación con los medios de comunicación, tanto los tradicionales como los emergentes, para que a través de ellos podamos presentarle a la población local lo que es China, su política exterior y aspectos de la vida nacional.

¿Qué ha representado para usted desarrollar su función en medio de la pandemia?

Ha representado mucho trabajo y en términos de la cantidad de quehaceres, han resultado contrarios a lo que en un principio pensaba cuando recién se anunció el brote epidémico. Pensé que con la pandemia se reducirían los viajes, las visitas mutuas, las delegaciones, incluso consideré que habría menos trabajo, pero no fue así. Esta crisis sanitaria global ha traído muchos retos en diversos aspectos de la vida. Por otro lado, ha representado una satisfacción porque la cooperación entre China y Panamá no paró. En este último año y medio el soporte se centró en el campo sanitario debido a los acontecimientos recientes en la lucha contra la covid-19. Cuando se anunció la pandemia en China, Panamá expresó su solidaridad hacia nuestro país.

En el combate contra la covid-19, ¿cómo describe el soporte que ha otorgado China a Panamá?

El apoyo es mutuo. En el caso de China se ha brindado soporte en todos los sectores a través de los medios que tenemos a nuestra disposición. Entre ambas cancillerías se ha mantenido una estrecha consulta para traer equipos e insumos médicos a Panamá. Asimismo, se han organizado reuniones virtuales para el intercambio de conocimientos con infectólogos, epidemiólogos chinos, quienes contaron su experiencia con relación al tratamiento y prevención del nuevo coronavirus. Considero que esta situación sanitaria nos ha hecho ver todos los problemas que el mundo enfrenta, entre ellos la convivencia del hombre con la naturaleza. Esta pandemia nos ha dado una gran lección, pero ha sacado a la luz los buenos valores, como la solidaridad y la cooperación mutua. China ha ido superando sus dificultades domésticas y ha tratado de desplegar de forma efectiva su apoyo al resto de los países en todo el mundo.

Las relaciones comerciales bilaterales vienen en constante aumento, ¿cómo ve el futuro de los vínculos comerciales entre ambos países?

El campo de las inversiones chinas en Panamá se ha incrementado. Actualmente hay más de 40 empresas chinas que operan en el país, contribuyendo a la generación de empleos. El Gobierno chino abraza la globalización y adopta una política comercial y económica totalmente abierta, que trata de cooperar con todo el mundo para promover las facilidades comerciales. Ahora que China tiene relaciones diplomáticas con Panamá, los consumidores chinos van adquiriendo conocimiento y gusto por los productos, hasta ahora agropecuarios, de este país. Los productos panameños presentados en China han destacado en la Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE) que tiene lugar en Shanghá, que ha llevado a cabo sus tres primeras ediciones y que prevé su celebración en noviembre de este año. Veo mucho potencial en el desarrollo de las relaciones comerciales entre China y Panamá; en particular en el aumento de la exportación panameña al mercado chino.

En China la conexión 5G ya es una realidad, ¿cómo ve la introducción del 5G al istmo?

La 5G es una realidad no solo en China, sino también en otras partes del mundo. He escuchado a estudiantes en Panamá que desean que las tecnologías en telecomunicaciones no sean vistas como un aspecto del futuro, sino del presente, y tienen toda la razón. Considero que Panamá siendo un hub logístico y comercial muy importante en la región, cuenta con todo el potencial para convertirse también en un hub de desarrollo digital. Veo que el Gobierno panameño le da mucha importancia a la economía digital. Por el lado de China, estamos dispuestos a colaborar en ese sentido con Panamá.

Desde la llegada de la comunidad china al país, ¿qué puede destacar del aporte y desarrollo en el ámbito sociocultural?

Panamá es un país impresionante en cuanto a su riqueza multicultural y multiétnica, es una de sus mayores fortalezas no solo en lo cultural, sino también lo es en lo económico para el desarrollo de esta nación. Para mí es muy gratificante saber que gracias a este pluralismo cultural se han establecido más de 100 años de intercambio de tradiciones entre ambos países. Antes de llegar a Panamá sabía que la comunidad china era grande, pero no tanto como lo veo ahora. Una de las cosas que me sorprendió a mi llegada es que aquí se consume mucha comida cantonesa, incluso me dejo aconsejar de amigos panameños para elegir platillos en el menú de desayuno chino. También he escuchado testimonios de amigos panameños que mencionan que desde su niñez tuvieron contacto con algún vecino chino que tenía tienda, y que les daba lo que conocen como la ‘ñapa’. Todo esto me pinta un cuadro de la profunda integración cultural y socioeconómica entre China y Panamá.

Desde hace algunos años China ha financiado y apoyado diversos proyectos de infraestructura, sociales, de educación, y otras áreas en Panamá. ¿Cuáles se han concretado? ¿Cuáles están ejecutándose? y ¿cuáles llevarán a cabo próximamente?

Desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Panamá hemos gestionado proyectos desde los fondos no reembolsables chinos de la cooperación Sur-Sur. Entre los más importantes podría mencionar: la donación de equipos médicos, las tres unidades móviles de diagnóstico de cáncer de mama que, de acuerdo con los informes que he recibido, han trabajado muy bien en los sectores menos privilegiados de la sociedad panameña. Otro proyecto importante financiado con fondos no reembolsables chinos es un estudio sobre la factibilidad de la realización de una línea férrea de Panamá hasta la provincia de Chiriquí, y un tercer proyecto financiando con estos fondos es el de seguridad ciudadana en la provincia de Colón, específicamente en la ciudad, donde se estableció un centro de vigilancia para emergencias de operaciones policiales. Aparte de esto, ambos países nos encontramos en el proceso de consultas para encontrar nuevos proyectos idóneos para hacer un buen uso de estos fondos. En adición, hemos dado becas de corta duración para estudiantes panameños, que abarcan seminarios y viajes a favor de servidores públicos, sector académico, y en ocasiones para los pequeños productores agrícolas del país.