18 de Oct de 2021

Nacional

Panamá restringe los medicamentos Perindopril e Irbesartán

La medida acatada por la Caja de Seguro Social se da bajo la recomendación del Pleno de la Comisión Institucional de Farmacoterapia

Un 33% de población adulta en Panamá sufre de hipertensión arterial
El Perindopril e Irbesartán son utilizados para tratar la tensión arterial alta (hipertensión).Archivo | La Estrella de Panamá

Panamá, a través de la Caja de Seguro Social (CSS), restringió los medicamentos Perindopril e Irbesartán, que son utilizados para tratar la tensión arterial alta (hipertensión).

La medida que se da en recomendación del Pleno de la Comisión Institucional de Farmacoterapia, faculta que ambos medicamentos sean utilizados mediante la prescripción de los médicos de las especialidades de cardiología, medicina interna, geriatría, medicina familiar, nefrología y todas las especialidades cuya formación inicie con medicina interna.

"La restricción obedece a los criterios de uso racional (adecuado) de medicamentos establecido por la Organización Mundial de la Salud desde 1985, en la que insta a utilizar los medicamentos a través de guías basadas en evidencia clínicas que contemplen los criterios de eficacia, seguridad, conveniencia y la mejor relación costo/efectividad para los pacientes y la comunidad", destacó la Dra. María Teresa Donderis de Carrión, presidenta de la Comisión de Farmacoterapia de la CSS.

El Dr. Alex González, director ejecutivo Nacional de los Servicios y Prestaciones en Salud, manifestó que la CCS tiene a disponibilidad de la población un total de 21 opciones de medicamentos para poder tratar la hipertensión arterial, sin embargo, más del 80% utiliza tres medicamentos, Amlodipina, Perindopril e Irbesartán.

Donderis explicó que el protocolo de atención de la hipertensión arterial en la CSS establece que para el manejo de primera línea está el grupo de medicamentos conocidos como IECAs, ARA II, antagonistas del calcio y diuréticos.

En el grupo de los IECA contamos con Lisinopril y Perindopril, que presentan un perfil de eficacia y seguridad similares, pero el costo es diferente. El Irbesartán (ARA –II) sólo debe usarse cuando exista intolerancia a los IECAs, por lo que es una alternativa y no un medicamento de primera elección.

Donderis dijo que el Perindopril quedará para el manejo de los pacientes con hipertensión con comorbilidades (angina, postinfarto del miocardio, accidente cerebrovascular, falla cardíaca, entre otros), para lo que se requiere una evaluación especializada.

El Pleno de la Comisión Institucional de Farmacoterapia indicó que dentro de la medida de restricción se establece que a los pacientes que hayan iniciado el tratamiento con Perindopril e Irbesartán, se les continuará prescribiendo y dispensando por un periodo de seis meses para que puedan ser evaluados por los médicos de alguna de las especialidades mencionadas, el cual puede ser prorrogado según la región de salud.

Además, manifestaron que los comités locales deberán organizar capacitaciones periódicas dirigidas a los profesionales de salud y a los pacientes, a objeto de evaluar el uso racional de medicamentos para la hipertensión arterial, tomando en consideración los medicamentos antihipertensivos existentes en la lista oficial de medicamentos de la CSS.