Temas Especiales

23 de May de 2022

Nacional

ONU: 'La tecnología de vigilancia ilegalmente socava los DDHH'

Desde que Pegasus hiciera su debut en 2016, como una de las herramientas más “oportunas” para los gobiernos en materia de espionaje, se ha utilizado en innumerables ocasiones para rastrear los teléfonos de ciudadanos de todo el mundo.

ONU: 'La tecnología de vigilancia ilegalmente socava los DDHH'
La alta comisionada para los DD.HH. de la ONU, Michelle BacheletArchivo | EFE

Desde que Pegasus hiciera su debut en 2016, como una de las herramientas más “oportunas” para los gobiernos en materia de espionaje, se ha utilizado en innumerables ocasiones para rastrear los teléfonos de ciudadanos de todo el mundo.

Recientemente The Washington Post publicó que México, Marruecos y otros países espiaron a periodistas y activistas con unas 50,000 personas con este software espía.

En Panamá, el programa que habría usado el expresidente Ricardo Martinelli es Pegasus, el cual presuntamente se infiltró en los celulares por medio de vínculos con malware en mensajes de texto para monitorear cada detalle. Así funciona el método para espiar. Unas 150 personas entre 2012 y 2014 fueron presuntamente espiadas por el exmandatario.

Este lunes, la alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, se refirió a los nuevos informes del uso de Pegasus como “extremadamente alarmantes”.

En ese sentido, aseguró, a través de un comunicado, que los reportes de medios de comunicación sobre este malware parecen confirmar “algunos de los peores temores” sobre el uso indebido e ilegal de la tecnología de vigilancia para socavar los derechos humanos de las personas.

“Estos informes confirman la urgente necesidad de regular mejor la venta, transferencia y uso de tecnología de vigilancia, y de garantizar una supervisión y autorización estrictas. Sin marcos regulatorios que cumplan con los derechos humanos, existen demasiados riesgos de que se abuse de estas herramientas para intimidar a los críticos y silenciar la disidencia”, argumentó.

Bachelet se dirigió a los Estados para recordarles que las medidas de vigilancia “solo se justifican en circunstancias definidas rigurosamente y con un objetivo legítimo que las haga necesarias”.

“Varias partes del sistema de derechos humanos de la ONU, incluida mi propia oficina, han expresado en repetidas ocasiones serias preocupaciones sobre los peligros de que las autoridades utilicen herramientas de vigilancia de una variedad de fuentes que supuestamente promueven la seguridad pública (...)”, agregó la autoridad.

La expresidente chilena además pidió a los gobiernos “dejar de usar de inmediato las tecnologías de vigilancia en formas que violen los derechos humanos, y deben tomar acciones concretas para protegerse contra tales invasiones de la privacidad regulando la distribución, uso y exportación de tecnología de vigilancia creada por otros”.

Escudados en el argumento de la lucha antiterrorista, países como México, Marruecos, Catar, Yemen, Emiratos Árabes Unidos y Baréin utilizan este software para espiar a sus ciudadanos. Estos gobiernos son los protagonistas de la última investigación llevada a cabo por Amnistía Internacional y la organización francesa sin ánimo de lucro Forbidden Stories, junto con varios medios de comunicación.