17 de Oct de 2021

Nacional

Senafront se prepara ante aumento del flujo de migrantes en frontera con Colombia

El responsable del Servicio Nacional de Fronteras, Oriel Ortega informó que coordina acciones con el gobierno colombiano ante este movimiento de migrantes en la región

Migrantes en Darién
Imagen de febrero cuando un grupo de migrantes haitianos caminaba por Bajo Chiquito, en Darién, tras llegar desde Colombia.EFE

Panamá y Colombia coordinan acciones puntuales para atender el éxodo masivo de migrantes procedentes de Haití, Cuba y Sudamérica, quienes están en la frontera colombo-panameña y tienen como destino final el norte del continente.

Este jueves, Oriel Ortega, director del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), destacó en TVN Noticias que sostendrán una reunión con su contraparte colombina sobre las experiencias del istmo con el movimiento de grandes cantidades de migrantes.

"La situación de la migración en Panamá no se nota, debido al aumento de controles, campamentos y demás", dijo Ortega, quien indicó que hasta el momento, más de 26 mil haitianos y al menos siete mil cubanos han transitado por el país.

El responsable del Senafront indicó que Colombia, Panamá y Costa Rica, son países de tránsito y que las regulaciones nacionales tienen que ser respetadas por estas personas.

Reacciones en Colombia 

La situación que aqueja al municipio de Necoclí, Antioquia (noroeste), donde las autoridades indicaron la semana pasada que habían unos 25 mil migrantes permanecen varados a la espera de continuar su camino, llevó al presidente de ese país, Iván Duque a sostener una charla virtual en el Council of Foreign Relations de Nueva York, según se extrae de una nota de la Agencia de Noticias EFE.

"Esto es más que una crisis de refugiados, a veces tiene que ver con el tráfico de seres humanos. Así que es algo que tenemos que afrontar de forma regional", dijo el presidente colombiano, ya que hace falta respuesta de las autoridades regionales.

Duque insistió en que esto no es algo que Colombia pueda frenar en solitario, sino que es necesario cooperación por parte de otros países.

"Tenemos que poner más controles, tenemos que poder cooperar con Panamá y otros países, pero la gente que accede a esta frontera, no se quedan allí, quieren seguir hacia el norte y terminan cerca de la frontera sur de Estados Unidos", aseguró.

A finales de abril, el Ministerio de Relaciones Exteriores  de Panamá suscribió un Memorando de Entendimiento de cooperación sobre flujos migratorios irregulares con Colombia, para que el país sudamericano de información,  en un término no superior a las 24 horas,  sobre los migrantes que se dirigen a la frontera panameña.

“Es importante abordar la migración irregular de manera proactiva, integral y oportuna a fin de evitar que escale a una crisis humanitaria. Este enfoque cobra mayor relevancia en estos momentos cuando por razón de la pandemia es particularmente sensible el control biosanitario”, manifestó el pasado 30 de abril, la canciller panameña Erika Mouynes.

El flujo migratorio irregular que llega a Panamá viene sucediendo por más de una década, llegando a su punto más alto en 2015 y 2016, cuando llegaron a más de 30,000 migrantes cada año.

El Memorando de Entendimiento alcanzado se registró, luego del encuentro celebrado entre ambas cancillerías y otras instituciones que atienden el tema migratorio el pasado, 9 de abril de 2021.