26 de Sep de 2021

Nacional

Panamá convoca a reunión de alto nivel para atender crisis migratoria

La canciller de Panamá, Erika Mouynes, convocó a los ministros de Relaciones Exteriores de la región latina a una reunión para analizar la creciente migración de personas

Panamá convoca a reunión de alto nivel para atender crisis migratoria
Miles de migrantes recorren kilómetros de distancia en pos del sueño americano.Archivo | La estrella de Panamá

La migración irregular es un fenómeno cada vez más complejo y preocupante, al punto de que las autoridades diplomáticas panameñas han urgido a una reunión regional para tratar el tema, el próximo 11 de agosto de 2021.

En medio de una de las crisis migratorias más agudas de la última década, que tiene como epicentro la frontera colombo panameña, Erika Mouynes, canciller panameña, convocó a sus homólogos a una reunión de alto nivel para analizar el aumento en el número de migrantes con destino a México, Estados Unidos y Canadá, que en su tránsito atraviesan el centro y sur de América.

Diez mil personas –en su mayoría haitianos y cubanos, aunque también hay africanos y asiáticos– permanecen varadas a la espera de cruzar la frontera colombo panameña. La situación migratoria es mayormente preocupante por la aglomeración de personas en plena pandemia de SARS-CoV-2.

Brasil, Colombia, Chile, Ecuador y Costa Rica han confirmado su participación en la cita. El propósito de la reunión es conseguir un compromiso robusto para erradicar las rutas migratorias peligrosas y descontroladas, con respeto al derecho humano a la libertad de movimiento, sin peligro para la vida o el patrimonio.

“Para Panamá es prioridad favorecer el paso seguro, ordenado y regular de los migrantes que llegan a su territorio con intención de continuar camino hacia el norte, consecuente con sus principios y con las convenciones internacionales que ha suscrito el país”, se lee en un comunicado de la Cancillería de Panamá.

El mensaje sostiene que solo la colaboración y el compromiso de todos los actores podrán mitigar los efectos adversos de la migración irregular.

El número de migrantes que está cruzando el corredor fronterizo es histórico y ni las mismas autoridades manejan con certeza la cifra exacta. La Defensoría del Pueblo estima que este año cerca de 30 mil extranjeros han atravesado el paso fronterizo. El Ministerio de Seguridad habla de 42,000. Ambos números superan el pico histórico de 2016 con 25 mil migrantes. Los últimos dos meses –junio y julio– son cuando mayor cantidad de migrantes han reportado.

De acuerdo con las cifras aportadas por el defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc, ahora en Panamá hay poco más de 2,300 migrantes en tránsito: 1,300 en las estaciones migratorias de Darién, frontera con Colombia y otros 1,072 en Gualaca, en los límites con Costa Rica.

Leblanc viajará hoy a Colombia para sostener una reunión con su homólogo de este país y de Costa Rica para atender la crisis migratoria.

Un reto a la muerte

En una constante búsqueda del sueño americano, miles de personas recorren kilómetros de distancia y sortean todo tipo de dificultades para pisar tierra estadounidense, donde esperan prosperidad y éxito para sus vidas y las de sus familias. Pero la ruta se convierte en una aventura, en la que tienen que sortear peligros que pueden ir desde los férreos controles fronterizos hasta enfrentamientos con delincuentes,.

Las mujeres, muchas veces, se convierten en víctimas de trata de personas.

Las migraciones son producto de fenómenos sociales. Son consecuencia de la falta de elementos necesarios para que un grupo pueda sobrevivir. Ese es el caso de Haití y Cuba, dos regiones del mundo que enfrentan sendos problemas sociales, políticos y económicos, que se han visto agravados por la pandemia.