03 de Dic de 2021

Nacional

Cambio climático podría reducir la biodiversidad de la isla Barro Colorado

Con el tiempo, la isla ha perdido aproximadamente una cuarta parte de sus especies de aves, cuando a principios del siglo XX había alrededor de 228

Otto, la segunda gran tormenta que azota la isla Barro Colorado
Hace más de un siglo, la Isla Barro Colorado se formó por la construcción del Canal de Panamá y con la formación del Lago Gatún, en ese momento, el embalse más grande del mundoArchivo | La Estrella de Panamá

En dos décadas la Isla Barro Colorado (BCI) podría perder unas 12 especies de aves más si los patrones de lluvias continúan cambiando con periodos más secos, que podrían ocasionar un aumento de la tasa de extinción de las aves, como ha ocurrido en el pasado, advirtió el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI).

Las previsiones se dan gracias al trabajo realizado por un equipo de investigación que incluía a W. Douglas Robinson, científico visitante del STRI, tras detectarse que muchas de las especies de aves del BCI han desaparecido, pese a ser un lugar que por un siglo ha estado protegida de la perturbación humana.

"Excepcionalmente, la comunidad de aves BCI ha sido documentada por ornitólogos durante 90 años. Cuando iniciaron los estudios, a principios del siglo XX, se podían encontrar alrededor de 228 especies de aves en la isla", comentó Robinson.

Según los autores, que describieron sus hallazgos en la megarevista científica Scientific Reports, la comunidad de aves de BCI ha perdido aproximadamente una cuarta parte de sus especies, con el tiempo. La mayoría tenían rasgos similares: eran sensibles a la sequía, no eran muy abundantes al principio o tenían dietas muy particulares.

Por ejemplo, desaparecieron muchas aves que se alimentan de insectos, lo que podría explicar por qué los insectos son menos activos y más difíciles de cazar en ambientes más secos. Muchas aves terrestres también desaparecieron: incluso cuando seguían siendo abundantes en los bosques continentales adyacentes, porque no podían volar largas distancias y no podían cruzar el lago para mantener las poblaciones en la isla.

Según los investigadores, los patrones de lluvia también están cambiando, con períodos secos extremos más frecuentes en toda la región. En el pasado, estos períodos secos pueden haber conducido a un aumento de las tasas de extinción de aves.

Esta combinación de factores ha transformado lentamente la comunidad de aves de BCI en una que se asemeja a la de los bosques más secos y perturbados de la región. Si estas tendencias continúan, es posible que se pierdan unas 12 especies de aves más en las próximas dos décadas, si los patrones del cambio climático siguen siendo los mismos, mencionaron los investigadores. 

“La propuesta de que la simple protección de las selvas tropicales mantendrá su diversidad a largo plazo es cada vez menos respaldada dados los hallazgos recientes sobre la disminución de aves en vastos bosques amazónicos intactos”, comentó Robinson.

Hace más de un siglo, la Isla Barro Colorado se formó por la construcción del Canal de Panamá y con la formación del Lago Gatún, en ese momento, el embalse más grande del mundo. Desde entonces, es una isla de 15 kilómetros cuadrados.

De acuerdo con el STRI, la BCI nunca fue una isla regular: era un fragmento de bosque en la cima de una colina que se había aislado por la creación de un lago artificial. Esto presentó algunas ventajas para la conservación de la biodiversidad, como la resistencia a invasores exóticos y la protección de perturbaciones humanas.

Por otro lado, después de aislarse del bosque continental, algunas aves de la BCI comenzaron a experimentar nuevos desafíos. Las especies de aves asociadas con bosques húmedos y lluviosos se vieron particularmente afectadas.

“Aunque los patrones de lluvia se han mantenido relativamente estables, la isla no tiene arroyos o fuentes de agua permanentes y está expuesta a los vientos que azotan el lago Gatún, lo que contribuye a una mayor pérdida de humedad durante la estación seca de Panamá que sucede de diciembre a abril”, escribió el STRI.