09 de Dic de 2021

Nacional

Aumenta la cifra de menores panameños que sufren afectaciones en su salud mental, alerta Unicef

Los padres de niños entre 4-10 años reportaron a Unicef cambios bruscos en el comportamiento, que atribuyen al aburrimiento y a la soledad

Niños en albergues
El documento muestra que los menores de 18 años sintieron una molestia sobre su bienestar mentalArchivos | La Estrella de Panamá 

La cantidad de niños y niñas con afectaciones en su salud mental aumentó de 20% en noviembre 2020 a 32% en junio 2021 en Panamá. Hoy, en 8 de cada 10 hogares, los padres (cuidadores) expresan su preocupación entorno a este tema.

Así alertó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en la tercera encuesta de hogares que recopila los resultados del segundo de los tres módulos de esta encuesta, que investiga la situación de la economía familiar y la alimentación de los niños, con data hasta junio de 2021. La encuesta busca generar evidencia sobre la Situación de las Familias con Niños, Niñas y Adolescentes durante la covid-19 en Panamá.

El documento muestra que los menores de 18 años sintieron una molestia sobre su bienestar mental. Sintieron la necesidad de atenderse por un profesional o servicio de salud psicosocial, un 66% consideró que no, un 16% no lo hizo cuando lo necesitaba y solo un 17% si se atrevió a acceder.

Bienestar mental de menores panameños
Bienestar mental de niños, niñas y adolescentesUnicef

Los padres de niños entre 4-10 años reportaron a Unicef cambios bruscos en el comportamiento, que atribuyen al aburrimiento y a la soledad. Los describen como más “amargados” y solitarios.

En las áreas urbanas mencionaron la preocupación por los videojuegos, que están impidiendo el contacto real de los y las adolescentes con otras personas. “En la casa es súper extrovertido…pero cuando lo veo en contacto con otros niños me doy cuenta de que está tímido y que es algo extraño para él y no es el mismo”, dijo una madre capitalina.

Mientras que en las zonas comarcales, recoge la encuesta que, los padres también afirman que sus niños y niñas han estado más ansiosos y tristes por no poder realizar actividades con sus compañeros de la escuela y la comunidad. “Antes era como más noble y tranquilo. Ahora esta de mal genio y estresado”, señaló una madre guna.

Padres afectados

Unicef indicó que las afectaciones de la salud mental también trastocó a los padres, ya que la cantidad de adultos que reportaron problemas de salud mental aumentó de 48% de los hogares en noviembre 2020 a 58% en junio 2021. Los más afectados eran los que se encontraban con niveles socioeconómicos más bajos, siendo 6 de cada 10 cuidadores.

Las familias en las comarcas subrayaron que entre las principales razones para los cambios de ánimo se encuentra la disminución de ingresos, la escasez de alimentos, la sobrecarga por la educación a distancia y el aislamiento social.

Bienestar mental de los padres
Bienestar mental de los padresUnicef

Los cuidadores relataron que la transición que sufrieron los estudiantes (hacia las clases a distancia) fue complicada. En algunos cuidadores aparecieron o se incrementaron problemas de salud mental.

“Es más estresante porque toca atender a los niños con las tareas y eso afecta en cómo me relaciono con ellos. Trato de tener paciencia para enseñarles lo que uno puede”, resaltó una madre indígena.

Según Unicef, las familias de todas las zonas reportaron que la pandemia generó estrés al tener que compartir todos los espacios.

Algunos manifestaron que el cierre de las escuelas (y que los niños y niñas estén siempre en casa) no permite que la pareja tenga espacios de intimidad ni de esparcimiento.

Las mujeres reportan sobrecarga y conflictos con su pareja relativos a la distribución de las labores.

Unicef detalló que el porcentaje de hogares que reporta conflictos ha aumentado progresivamente. De 33% en junio 2020, a 46% en noviembre 2020 hasta 50% en junio 2021. Hoy 63% de los hogares reporta que estos conflictos son moderados o fuertes (versus 54% en junio 2020).

Conflicto en los hogares panameños
El impacto de la pandemia sobre los conflictos en el hogarUnicef

Inseguridad y salud

Las familias también reportan aumento de criminalidad en su comunidad, afectando significativamente a los niños y niñas.

Los entrevistados afirmaron que desde la llegada de la pandemia se han presentado más casos de robos y asesinatos (siendo la situación que más le preocupa). Contrario a esto, en las zonas comarcales las familias se sienten más seguras y mayoritariamente afirman que la violencia ha disminuido.

En materia de salud, Unicef constató que solo 15% de los niños y niñas entre 0-5 años están recibiendo servicios de estimulación. Las familias también reportan atrasos en controles de vacunación y crecimiento por barreras de acceso a centros de salud. 

Acceso de servicios de estimulación temprana
Acceso de servicios de estimulación durante la primera infanciaUnicef

Acciones

Con lo antes descubierto, Unicef recomendó una serie de acciones fundamentales, como:

  • Implementar estrategias intersectoriales que permitan el tamizaje y apoyo psicosocial oportuno de niños, niñas, adolescentes y cuidadores, así como la derivación y atención especializada desde salud.
  • Implementar campañas de comunicacionales para orientar y promover acciones que contribuyan al bienestar emocional en el hogar y la comunidad.
  • Fortalecer la Atención Primaria de Salud con énfasis en zonas de difícil acceso.
  • Implementar estrategias para la protección en línea de los niños, niñas y adolescentes en entornos virtuales e interactivos.
  • Redoblar los esfuerzos del gobierno para garantizar la reapertura de los servicios de educación inicial tanto públicos como privados.
  • Unificar los mecanismos de apoyo virtual o telefónicos en una tura previamente establecida para la detección, orientación y derivación de casos de violencia y conflicto en el hogar.
  • Fortalecer la respuesta del Estado para prevención de todo tipo de violencia contra niños, niñas y adolescentes y para la atención psicosocial, especialmente, en casos de violencia doméstica y maltrato.
  • Implementar estrategias dirigidas a crear entornos protectores para los niños, niñas y adolescentes en las comunidades, brindando servicios de calidad a las familias que lo requieran.