02 de Dic de 2021

Nacional

Estudio de impacto ambiental de terminal portuaria en Barú carece de información clave, denuncia MarViva

La fundación resaltó que Miambiente tiene los elementos necesarios para rechazar el estudio de esta obra que se busca construir sobre zonas marinas costeras 

Corregimiento de Limones
Vista del corregimiento de Limones, Distrito de Barú, provincia de ChiriquíDistrito de Barú

La Fundación Mar Viva denunció que el proyecto Estudio y Diseño Técnico de la Terminal de Contenedores Portuaria Automatizada del Corregimiento de Limones, Distrito de Barú, Provincia de Chiriquí, cuenta con un estudio de impacto ambiental (EIA) que "carece de información clave", tomando en cuenta que en el área hay zonas marinas costeras.

"Las debilidades del EIA identificadas por la fundación, fueron presentadas a consideración del Ministerio de Ambiente (Miambiente) durante el período de consulta pública, y recibieron respuesta por parte del consultor del EIA del proyecto. Dichas respuestas evidenciaron que el estudio, en efecto, carece de información clave para poder evaluar adecuadamente los impactos de un proyecto de esta magnitud y ubicación", comentó la Fundación Mar Viva.

Entre las debilidades que destacó MarVivA dentro del EIA, fueron:

  • La necesidad de contar desde un primer momento con: un estudio detallado del fondo marino, acompañado de un completo estudio oceanográfico.
  • Contar con un modelaje de la proyección de la dinámica litoral, considerando la estructura de 23 hectáreas a construir, más el muelle flotante, que demuestre el tipo y magnitud de la alteración que puedan sufrir las corrientes existentes en la zona.
  • Deben realizar estudios de las corrientes y modelaje de la deposición de los sedimentos y/o erosión en la costa; en especial, debido a la presencia de las quebradas Grande y Corotú en el área del proyecto.
  • No hay en el EIA información clara sobre el volumen del relleno a construir y la fuente de materiales para el patio de contenedores.
  • Carece de un análisis de riesgos por tipo de carga; de un inventario de usuarios, especialmente los vinculados a las actividades pesqueras.
  • No se argumenta cómo un puerto de esta naturaleza alterará los patrones económicos de las comunidades.
  • El EIA concluye que la variedad marina en las zonas es baja y que no hay especies en peligros de extinción, cuando en realidad, estudios en el área demuestran la existencia de una importante biodiversidad de peces (al menos 786 especies de peces se registran en el Golfo de Chiriquí, incluyendo muchas de valor comercial), así como de cétaceos (ballenas jorobadas, delfines manchados, entre otros).
  • El EIA no define en qué forma el puerto va a afectar la comunidad existente, en particular en el uso de espacios y servicios desarrollados en la zona.
  • La información derivada del plan de participación ciudadana deja dudas importantes, al no asegurarse una amplia representación de usuarios de la zona marina y no conocer la comunidad de antemano el proyecto.

El proyecto es promovido por la empresa Marine Deep Port, S.A., y busca plantear una plataforma de contenedores para el atraco de buques de gran calado (Triple E, Post Panamax), basada en una construcción sobre un relleno con elevación de fondo de 3 metros, hacia aguas adentro. Además, proyectan la creación de un muelle flotante, de unas tres hectáreas, que se sostendrá por pilotes en el fondo marino, que se conectarán a tierra firme por dos puentes vehiculares de 20 metros de ancho.

Para MarViva, obras como esta, que se desarrollan en zonas marinos costeras, son muy sensitivas, ya que no basta con que se planten la cantidad de empleos o ingresos que generarán, sino en tener la responsabilidad de analizar integralmente toda la diversidad de actividades y actores que se integran a las zonas costeras.

Subrayó que "los puertos, astilleros, diques, marinas y muelles son intervenciones que afectan seriamente los ecosistemas costeros como humedales, manglares y arrecifes y que tienen capacidad de propagar daños por impactos sinérgicos y acumulativos inclusive generar transformaciones profundas en el entorno social del lugar".

Tania Arosemena, gerente de Incidencia Política de la Fundación MarViva, expresó que "en los últimos años se ha otorgado la viabilidad ambiental a proyectos en zonas marinos costeras sin una planificación integral que garantice una participación oportuna, libre e informada de los actores en dichas zonas; la gestión ambiental no depende sólo de los Procesos de Evaluación de Impacto Ambiental. Se debe impulsar la implementación de medidas de planificación espacial marina, que coadyuven a mejorar la definición del tipo de desarrollo que requieren las zonas marinas costeras".

MarViva resaltó que la Dirección de Evaluación de Impacto Ambiental del Miambiente tiene los elementos necesarios para rechazar el EIA Categoría III, del proyecto Estudio y Diseño Técnico de la Terminal de Contenedores Portuaria Automatizada del Corregimiento de Limones, Distrito de Barú, Provincia de Chiriquí, promovido por la empresa Marine Deep Port, S.A. Por lo que consideró que “esta es la medida debe proceder”.