Temas Especiales

17 de Ene de 2022

Nacional

Víctimas de la invasión, la lucha por encontrar los restos desaparecidos

El Ministerio Público brindó los avances que han tenido en las exhumaciones en el Jardín de Paz y el cementerio de Monte Esperanza en Colón

La invasión de Estados Unidos a Panamá se dio mediante la Operación Causa Justa.Archivo | La Estrella de Panamá

Hoy se cumplen 32 años de la invasión militar que Estados Unidos hizo a Panamá el 20 de diciembre de 1989, mediante la Operación Causa Justa. Esta acción militar tuvo como propósito desmantelar a las Fuerzas de Defensa de Panamá y capturar al exmilitar Manuel Antonio Noriega.

El ataque destruyó gran parte del barrio popular El Chorrillo, así como otros importantes sectores de la ciudad de Panamá y en Colón.

La Operación Causa Justa llenó de luto a familias panameñas que perdieron a seres queridos y que hasta la fecha todavía no han podido encontrar sus restos, que les permita brindarles cristiana sepultura.

La fiscal superior de Descarga de Homicidio y Femicidio, Geomara Guerra, habló con La Estrella de Panamá para brindar un panorama sobre los trabajos que realiza el Ministerio Público con relación a la búsqueda e identificación de restos de víctimas de la invasión en el marco de las exhumaciones en el Jardín de Paz y el cementerio de Monte Esperanza en Colón.

Mencionó que hasta la fecha mantienen 16 casos reabiertos, donde la mayoría de los restos ya se encuentran en fase de comparación genética con sus familiares. Sin embargo, indicó que este proceso se ha visto estancado, ya que el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Panamá (IMELCF) no cuenta con el laboratorio idóneo que permita realizar este proceso.

Hasta el momento, las vías de solución que conversa en conjunto con el IMELCF y la Comisión del 20 de diciembre es la de buscar cooperación internacional o que el Estado contrate personal o un laboratorio idóneo.

¿Cuántos casos mantiene abierto el Ministerio Público sobre exhumaciones de víctimas de la invasión?

Hemos logrado reabrir hasta la fecha 16 casos porque la Comisión del 20 de diciembre recogió información y se percató que existían casos donde las víctimas no habían sido identificadas, donde sus familiares estaban inconformes porque ni siquiera sabían dónde se localizaban los cuerpos, y si bien es cierto en el Jardín de Paz existía una cantidad de tumbas, no se conocía con certeza cuáles eran los nombres de las víctimas, solo se colocaron algunos epitafios que hablaban de víctimas, pero no se tenía conocimiento con certeza que esa víctima que estaba ahí correspondía al nombre que estaba en el epitafio.

¿Qué posibilidad existe que en el interior hayan fosas comunes?

Es posible que en el interior existan fosas comunes y que también se hayan inhumado víctimas de la invasión porque sabemos que fue una repercusión a nivel nacional, donde pudieran ver victimas en otra provincia. Tengo entendido por las reuniones que hemos hecho con la Comisión del 20 de diciembre, que están recibiendo información de otros lugares, si ellos reciben información con muchos elementos de certeza que digan que hay otros puntos, por supuesto, que nosotros vamos a ese lugar para hacer las inhumaciones y a buscar los restos.

¿Cuál es el número que maneja el Ministerio Público sobre la cantidad de personas que murieron en la invasión?

Nosotros en el Ministerio Público tenemos un aproximado, porque no tenemos una cifra exacta, tenemos 303 víctimas. Aproximadamente ese es el número que manejamos, al igual que la Comisión del 20 de diciembre. En base a eso se está haciendo también las investigaciones, incluso hemos revisado los archivos del Órgano Judicial para sacar todos aquellos sumarios que se iniciaron después del 20 de diciembre de 1989, que se abrieron de cadáveres que fueron encontrados producto de la invasión. Hemos hecho también esa revisión.

¿Cómo manejan los procesos de causa de muerte en los restos de las víctimas de la invasión?

La causa de muerte si bien es cierto es la principal causa de elemento, pero es del médico de medicina legal y científico, también se toma en consideración las circunstancias de alrededor, otros peritajes, todo eso nos lleva a la conclusión sobre si fue una muerte violenta, eso lo podemos definir, y podemos decir casi con certeza, que fue por arma de fuego, pero que lo posamos probar con un informe médico forense hay una gran dificultad, a menos que los huesos fueran afectados por el impacto de un proyectil, si encontramos eso, medicatura forense va a decir que la causa de muerte fue por proyectil de arma de fuego, de lo contrario, la causa de muerte es violenta, pero definir qué causó la muerte es difícil, si eso es difícil, mucho más será saber quién fue quien le quitó la vida a esa persona o le disparó.

Geomara Guerra
La fiscal superior de Descarga de Homicidio y Femicidio, Geomara GuerraLourdes García | La Estrella de Panamá

¿Cuál es el proceso para dar la apertura a un caso?

En este caso no estamos exigiendo grandes requisitos. El solo hecho que los familiares informen, que en tal lugar puede estar los restos de su familiar y que ellos crean que con certeza que allí pueden estar, eso es suficiente para nosotros solicitarle la reapertura del caso, pero si debe haber algún nuevo elemento probatorio porque así lo dicta la ley.

Por su puesto que el Ministerio Público puede actuar de manera oficiosa. En aquellos casos donde el Ministerio Público logre encontrar o hasta que un medio de comunicación publique y diga que en tal lugar se señala que hay resto de la invasión, eso le puede servir al Ministerio Público oficiosamente para solicitarlo, pero siempre necesita de un nuevo elemento, que es lo que la ley dice.

¿Qué avances se han dado en las exhumaciones del Jardín de Paz y el cementerio de Monte Esperanza en Colón?

Primero se inició la del Jardín de Paz y de eso tenemos más de un año de haber sacado unos 33 restos humanos. Ahora nos hemos traslado al cementerio Monte Esperanza porque de acuerdo con testigos, uno de los casos reabiertos se encontraba allí. Allá descubrimos que lo que existe es una fosa común, que aún está allí, pero ahora se sacaron los supuestos restos humanos que van a ser examinado para saber si son los mismos que se inhumaron después de la invasión.

¿En qué fase están los restos encontrados?

Todos los restos humanos que fueron inhumados del jardín de Paz, todos están ahora mismo solo esperan obtener el perfil genético para comparación, así que ya hemos pasado todos los pasos que anteriormente explique. Los de Monte Esperanza ya están actualizándose y poniéndose en el mismo nivel que el resto, para luego proceder al último paso que se puede decir que es la última fase, porque el protocolo lo estable en fase, y esta última fase es de comparación del perfil genético con los familiares. Para eso se necesita un laboratorio especializado.

¿Cuál son las razones por la qué el IMELCF no se puede hacer cargo de la fase de comparación genético?

No es tan fácil es bastante riguroso y eso lo hemos aprendido con este trabajo también porque los peritos deben limpiar los restos y todo lo que saquen de ahí, todo debe ser debidamente clasificado sin dañar el resto óseo. Ahora mismo el laboratorio que tiene el IMELCF no está en condiciones de hacer las comparaciones del perfil genético porque, como bien, ha señalado el director general del IMELCF, José Vicente Pachar, ellos no cuentan con un laboratorio que tenga todo el equipo necesario, los insumos, y debido a eso tampoco cumplen con las exigencias de ISO, al no cumplirlas ellos no se pueden hacer responsable en culminar el proceso hasta la fase final de comparación de perfil genético.

¿Qué soluciones se están conversando?

Nosotros nos hemos estado reuniendo IMELCF, la Comisión del 20 de diciembre y la fiscalía para buscar fórmulas para efectuar este último examen genético, porque es un genetista que va a ver las muestras de los restos óseos y verá si son suficiente o un ADN mitrocondrial. Nosotros hemos estado en reuniones y buscando fórmulas, ya sea de cooperación internacional para que nos ayuden a efectuar los exámenes de ADN o que nosotros contratemos personal o un laboratorio idóneo.