Temas Especiales

27 de Ene de 2022

Nacional

Población penitenciaria registra su mayor incremento en el último quinquenio

Las estadísticas del sistema penitenciario indican que hay 19,281 presos, 4,591 más de su capacidad

Población penitenciaria registra su mayor incremento en el último quinquenio
Entre 2020 y 2021 el número de reclusos aumentó en un 7,5%.Shutterstock

En 2021, la población penitenciaria registró el mayor incremento de los últimos cinco años. Las estadísticas de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) indican que a noviembre de este año, el número de presos ascendía a 19,281. La cifra representa un aumento de 7,5% con relación al año pasado (2020), cuando había recluidos 17,911 reos.

El número de reclusos aumentó a pesar de las medidas de rebaja de pena y libertad condicional, decretadas por el Órgano Ejecutivo, el Ministerio de Gobierno y Justicia, en coordinación con el Órgano Judicial, para reducir el hacinamiento. En total, 387 prisioneros fueron beneficiados con rebajas de pena decretadas por el Órgano Ejecutivo. Además, el Ministerio de Gobierno (Mingob) ha gestionado, en coordinación con el Órgano Judicial, más de 650 depósitos domiciliarios.

En promedio, la población penitenciaria crece 4% anualmente, es decir, 16% entre 2017 y 2021.

Aunque el sistema solo tiene una capacidad para albergar a 14,830 reos, en esos 5 años la población penitenciaria pasó de 16,397 en 2017 a 19,281 en 2021. Esto representa una sobrepoblación de 31% (4,591 reos).

Población penitenciaria registra su mayor incremento en el último quinquenio
Población penitenciaria registra su mayor incremento en el último quinquenio

El incremento de la población penitenciaria obedece a diferentes factores, en su mayoría complejos, que hacen que desahogar las cárceles no sea una tarea fácil. El narcotráfico, por ejemplo, está presente en la mayoría de los casos que atiende el sistema penitenciario. Más del 50% de los delitos está relacionado con las drogas y otros conexos como el pandillerismo, tráfico, entre otros, asociado de una forma u otra a la relación de la posición geográfica, lo que influye directamente en la tasa de la población carcelaria.

Este año el Ministerio Público, dirigido por Javier Caraballo, ha realizado cuatro operaciones antidrogas (Fusión, Neptuno, Oasis, Fisher), para desmantelar estructuras criminales.

La operación Fusión, dirigida contra una organización transnacional dedicada a custodiar y distribuir sustancias ilícitas, que finalmente eran enviadas a Europa y Estados Unidos de América, permitió la imputación de más de una veintena de individuos por delitos contra la seguridad colectiva, relacionado con drogas y contra el orden económico.

En otro orden, la operación Neptuno produjo la captura de los miembros de una organización criminal que operaba en Boca la Caja, El Chorrillo, isla de San Miguel, Puerto Caimito, Vacamonte y Arraiján, y se formularon imputaciones a 19 personas por delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales. Igualmente se produjo el decomiso de dinero en efectivo, vehículos, fincas y negocios.

La operación Oasis condujo a reconocer a un grupo criminal estructurado para coordinar la compra, custodia, almacenamiento y movilización de sustancias ilícitas y armas de fuego, lo que permitió imputar a 35 personas por delito contra la seguridad colectiva y delitos contra la administración pública.

La operación Fisher, relacionada con la existencia de una estructura criminal con nexos importantes con el conocido Clan Usuga o Clan del Golfo, produjo la imputación de cerca de 60 personas, así como importantes decomisos de dinero, por más de $10 millones y bienes suntuosos.

En el año 2021, Panamá ha batido todos los récords de decomisos de drogas. La Policía Nacional de Panamá ha confiscado más de 100 toneladas de drogas en 2021, una cantidad que supera las 90 de 2019 y las 84 de 2020.

Panamá se encuentra en el centro del continente americano, que es posiblemente el más violento del mundo, según fuentes vinculadas al sistema penitenciario, lo que influye en la criminalidad del país.

La resocialización

El sistema penitenciario desarrolló programas de resocialización de los prisioneros. Hasta noviembre de 2021, 5,169 presos estudian en primaria (1,063), premedia (2,137) y media (1,969). Otros 174 cursan estudios superiores en universidades y 683 reciben cursos especializados.

La administración de Janaina Tewaney, ministra de Gobierno y Justicia, en un año ha logrado incrementar en cerca de 50% la población penitenciaria en proceso de resocialización. En 2020 había 6,327 reos cursando programas educativos, laborales, especializados y de educación no formal. En 2021, el número aumentó a 10,362, lo que representa un 54% del total de la población penitenciaria.

El objetivo, de acuerdo con la titular del Mingob, es aumentar un 20% todos los años, el número de reclusos en resocialización. Y, cuando concluya la administración, en 2024, entre un 80% o 90% estarían cursando las distintas alternativas de resocialización.

Pero hay retos para lograr los objetivos propuestos. Uno de ellos es la infraestructura carcelaria, que en muchas ocasiones limita el proceso de resocialización porque no existe la capacidad o no es apta para el mismo. La otra es la mora de los clasificados para el proceso.