08 de Ago de 2022

Nacional

Elio Rodríguez: 'Ante las tensiones geopolíticas, Cuba reafirma su defensa de la paz'

El viceministro de Exteriores de Cuba habla con 'La Decana' sobre la compleja situación migratoria en la región, de Estados Unidos y el bloqueo, además de su lectura de la guerra en Ucrania

Elio Rodríguez: 'Ante las tensiones geopolíticas, Cuba reafirma su defensa de la paz'
Elio Rodríguez Perdomo, viceministro de Relaciones Exteriores de CubaLarish Julio | La Estrella de Panamá

Las exclusiones impuestas por EE.UU. durante la última Cumbre de las Américas en Los Ángeles, que dejaron por fuera a Cuba y otros países, terminó marcando parte de la agenda del evento y puso otra vez sobre la mesa la discusión del bloqueo que enfrenta la isla. Una medida que para el viceministro de Exteriores cubano, Elio Rodríguez Perdomo, hace casi inviable la normalización de las relaciones cubano-estadounidenses, al tiempo que despierta rechazo en gran parte de la región como quedó reflejado en la cita continental.

Rodríguez, que recientemente visitó la capital panameña para participar en la VI ronda de conversaciones sobre temas migratorios entre Panamá y Cuba, conversó con La Estrella de Panamá sobre el bloqueo, la situación interna en la isla tras las protestas de 2021, sobre la influencia de los “anticastristas” de Miami, política norteamericana, así como la migración irregular que pasa por Darién.

La Cumbre de las América de Panamá fue la primera en la que participó Cuba con un encuentro histórico entre Raúl Castro y Barack Obama. Ahora en Los Ángeles no los invitaron. ¿Cuál es su lectura tras el evento?

Ningún país tiene derecho a excluir a otros, todos somos parte del mismo hemisferio, Cuba, Venezuela y Nicaragua. Como es lógico puedan existir diferencias profundas, pero precisamente si se quiere propiciar un evento verdaderamente democrático y abierto a la discusión hay que empezar a invitar a todos aunque el anfitrión no le plazca la opinión de otros países. Pero, pese a la exclusión, se hizo escuchar la voz de Cuba por parte de países hermanos (...) no podrá haber una verdadera Cumbre de Las Américas mientras se excluya a un país de nuestro continente.

“Panamá y Cuba nos interesa trabajar en una migración regular, segura y ordenada (...) potenciar las relaciones económicas y comerciales, además de cooperación en la esfera de la salud, algo que ya hemos avanzado”

El argumento de EE.UU. era que Cuba, Nicaragua y Venezuela carecen de “garantías democráticas”. ¿Cómo responde a eso?

Cuba fue invitada y participó en las dos cumbres anteriores, EE.UU. también. ¿En ese momento Cuba si era democrática y respetaba los derechos humanos y ahora no? Hay mucha hipocresía y doble rasero en la política exterior de EE.UU. que utiliza el pretexto de la democracia y los derechos humanos (DDHH) a conveniencia. Las realidades de este mundo son complejas, empezando por la propia situación de derechos humanos en EE.UU.; gente que sufre discriminación, la cuestión carcelaria que afecta a los latinos y afrodescendientes o los tiroteos en las escuelas. Varios aliados de ese país dejan mucho que desear en materia de DDHH. Nosotros hemos dichos varias veces que no somos ni el paraíso ni el país perfecto, pero no tenemos nada que esconder. Hemos hecho mucho en este mundo por los DDHH y por todos los cubanos sin excepción desde el año 1959 y no aceptamos que un país como EE.UU. venga a erigirse como paradigma en temas de democracia o DDHH.

El presidente de México, que tampoco fue a la cumbre por la exclusión de Cuba, dijo que el presidente Joe Biden estaba “atrapado” por sectores radicales en Miami ¿Cómo ve esta situación?

Lo del presidente Biden es interesante, fue vicepresidente de Obama, que en su segundo mandato produjo un cambio en su política exterior. Por primera vez un presidente de ese país reconoció que el bloqueo a Cuba era un fracaso y que eso debía cambiar, pero no llegó a tomar la medidas necesarias para hacerlo.

La política del bloqueo es Ley en EE.UU. pero se pudo tomar algunas medidas ejecutivas como el restablecimiento de relaciones diplomáticas, la apertura de las embajadas.; se negociaron proyectos de cooperación y se estableció un diálogo directo, todo eso siendo Biden vicepresidente, quien dijo que iba hacer las cosas diferentes a Trump que había endurecido todo en medio de la pandemia.

La política de EE.UU. hacia Cuba está muy influenciada por un sector minoritario que se opone a cualquier cambio, hay senadores y congresistas de origen cubano de extrema derecha muy radicales. Es lamentable porque esa no es la voluntad del pueblo estadounidenses ni de la mayoría de los cubanos allá. Ambos quieren relaciones normales entre nuestros países.

De hecho EE.UU. mantiene a Cuba como un país “patrocinador del terrorismo”...

Eso es una barbaridad. Nosotros hemos sido víctimas del terrorismo por más de 60 años, aviones civiles han explotado como el vuelo de Cubana de Aviación en 1976 en Barbados cometido por (Luis) Posada Carriles, el mismo que organizó el frustrado atentado bomba contra Fidel Castro en el paraninfo de la Universidad de Panamá (1999) (..) más de 3 mil cubanos han muertos por el terrorismo contra Cuba. Hoy Biden mantiene a Cuba en la lista y el bloqueo sigue intacto.

El bloqueo ha sido una denuncia histórica de Cuba ¿Cómo se traduce esa agresión en cifras?

Desde que se impuso el bloqueo Cuba ha tenido pérdidas económicas por alrededor de 160 mil millones de dólares. En los últimos años las pérdidas por el bloqueo financiero y económico a Cuba han estado por el orden de los 5 mil millones anuales. Una medida que afecta todos los aspectos de la vida de los cubanos no solo al gobierno, generaciones enteras de cubanos que como yo, hemos nacido bajo el bloqueo.

Trump arreció el bloqueo con 265 medidas adicionales que persiguen a las compañías marítimas que operaban en la isla, que transportan petróleo, sancionan a las bancos que trabajan con Cuba, cualquier empresario que quiera invertir recibe duras presiones de EE.UU. Afectan al adquisición de medicamentos para el tratamiento de cáncer infantil pediátrico por ejemplo, hemos tenido situación tremendas de niños que han fallecido por eso. Todo eso, por 60 años, sumado a la crisis de la covid-19 y el aumento de las materias primas por la situación en Europa.

El año pasado hubo protestas y disturbios en Cuba, protagonizado sobre todo por jóvenes cuyos reclamos eran por la situación de la pandemia, pero también tenían demandas políticas. ¿Cómo ve el gobierno de Cuba esto?

El año pasado hubo disturbios en Cuba por la acumulación del efecto económico de los años Trump, que incluso han tenido un impacto muy fuerte en la producción de electricidad, igual el turismo uno de los sectores fundamentales de la economía quedó en cero por la pandemia, sumado a las carencias de algunos productos alimenticios y medicamentos. Eso desató algunos disturbios que fueron aprovechados por algunas personas para agredir a la Policía y realizar acciones violentas que en ninguna parte del mundo sería permisible. En Cuba como en todo el mundo existe diferentes opiniones, no todos los cubanos pensamos igual, eso está es bien y es normal. Además al mismo tiempo que ocurrieron los hechos y en los días subsiguientes, también hubo multitudinarios actos de jóvenes que apoyaban la Revolución y que también estuvieron en las calles.

A pesar del contexto de asedio desde EE.UU., que no parece cesar pronto ¿Esos sucesos no podría ser también una oportunidad para la autocrítica?

Cuba está cambiando desde el año 1959 y no ha dejado de cambiar. Nosotros hemos tenido la capacidad de irnos adaptándonos y eso nos ha permitido sobrevivir a pesar de la dificultad. Hay un debate muy amplio actualmente en Cuba, lo ha habido en diferentes momentos, y seguiremos avanzando en los cambios económicos de nuestro modelo socialista. El presidente Miguel Díaz Canel se ha reunido con estudiantes, artistas, campesinos, con los periodistas, escuchando a la gente en la calle para perfeccionar nuestro modelo.

Y es verdad que tenemos muchas cosa que no funcionan como deseamos y queremos, hay que mejorarlas. Todavía tenemos una burocracia que debe funcionar mejor, que no puede bloquear el desarrollo del país. Pero existe una voluntad de diálogo real y permanente de intercambio desde la máxima dirección del Partido (Comunista), del gobierno y entre nuestro pueblo. Lo que no vamos a permitir es que alguien le pida o exija desde fuera a los cubanos los cambios que tiene que hacer, es una decisión de nuestro pueblo.

Cuba es independientemente, eso nos diferencia de aquellos que quieren volver a Cuba una neocolonia de EE.UU. como en la primera parte del Siglo XX. Haremos los cambios para hacer una sociedad más justa, solidaria y sostenible para todos, pero nunca renunciaremos a nuestra soberanía.

Panamá y Cuba retomaron canales de comunicación diplomática y sobre todo en el tema migratorio tras el parón de la pandemia ¿Cómo ve la relación bilateral hoy?

A los dos gobierno nos interesa trabajar en una migración regular, segura y ordenada. Panamá y Cuba tienen unas relaciones históricamente positivas, tenemos un diálogo bilateral entre la cancilleres que queremos reactivar. Potenciar las relación económicas y comerciales, además de cooperación en la esfera de la salud, algo que ya hemos avanzado.

Precisamente sobre migración, hemos visto un aumento creciente de la migración irregular de cubanos en Darién. ¿Cómo ve Cuba está situación?

Mira nosotros defendemos el derechos de los cubano a viajar, todo el que sale de Cuba lo hace en su gran mayoría de manera regular por vía aérea. Las personas viajan a visitar familiares, a hacer compras y otros con el objetivo de migrar, sobre todo a EE.UU. Qué pasa con esta migración irregular, es que lamentablemente ha sido manejado políticamente como una arma contra Cuba. No ha cumplido con los acuerdos de visas y mantiene los consulados cerrados. Washington fomenta la migración irregular por medio de una norma, la Ley de Ajuste Cubano, que da un trato diferenciado que discrimina al resto del mundo. De facto les permite a los cubanos vivir legalmente en EE.UU, le dan derecho a empleo y en un tiempo prudencial la residencia, eso no pasa con ninguna nacionalidad y es intencional para alentar la migración irregular.

Estamos viviendo tiempos geopolíticos complejos, hay guerra en Ucrania y cada vez más tensiones entre EE.UU., China y Rusia. Ya Cuba vivió los vendavales de estar en medio de dos potencias durante la Guerra Fría ¿Cómo asume Cuba esta nuevas tensiones en el mundo?

Es imposible enfrentar los retos de este mundo con prepotencia, con el uso de la fuerza y la amenaza. La OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) existían antes para enfrentar el Pacto de Varsovia, y a pesar de que este último desapareció la OTAN no, por el contrario se consolido y se extendió hacia el Este. Las diferencias deben solucionarse por la vía del dialogo y la diplomacia, para atender los problemas urgentes del mundo: la pobreza, el desempleo, el subdesarrollo.

En el caso de América Latina, los países de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) proclamaron a América Latina y el Caribe como zona de paz, importante más que nunca. En esta tensión geopolítica en Cuba nos reafirmamos en esa postura. Somos partidarios del desarme nuclear y defendemos la seguridad internacional, el respeto de la soberanía de los Estados y la defensa permanente de la carta de las Naciones Unidas.