02 de Oct de 2022

Nacional

OIT: Cifra de 'ninis' alcanza el nivel más alto en 15 años

En 2020, el último año para el que la OIT dispone de datos a escala mundial, la proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan aumentó al 23,3%, es decir 1,5 punto porcentual más con respecto al año anterior

OIT: Cifra de 'ninis' alcanza el nivel más alto en 15 años
Los expertos estiman que la cifra actual de 'ninis' podría ser superior.Archivo | La Estrella de Panamá

La proporción de jóvenes desempleados o que no siguen ningún programa educativo o de formación (jóvenes “nini”), en 2020 (el último año para el que se dispone de datos a escala mundial) aumentó hasta alcanzar el 23,3%, revela el informe “Tendencias mundiales del empleo juvenil 2022: Invertir en la transformación de futuros para los jóvenes”, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De los resultados se desprende que el porcentaje anterior representó un incremento de 1,5 punto porcentual más con respecto al año anterior, situándose en su nivel más alto en al menos 15 años.

En un entorno de pandemia de la covid-19, en promedio casi la mitad de todos los jóvenes de 15 a 24 años son “ninis” en los 86 países con datos disponibles. Es decir, que más de uno de cada cinco jóvenes está en esa situación.

La salida de la fuerza de trabajo, la imposibilidad de incorporarse a ella debido a la enorme dificultad de buscar y conseguir un empleo en medio de las medidas de cierre y confinamiento por la pandemia, la fuerte caída de los ingresos familiares y el cambio al aprendizaje a distancia por parte de las instituciones educativas contribuyeron a que el número de “ninis” aumentara aún más en 2020.

“La crisis de covid-19 ha revertido 15 años de progreso en la reducción de las tasas de jóvenes que no está en la educación, el empleo o formación (nini). La crisis acabó con todo ese progreso en un año”, sostiene la OIT.

Precisa que son “282 millones de jóvenes que estuvieron en esta situación (de nini) en 2020”, que se perdieron una etapa temprana crucial de su desarrollo personal y corren el riesgo de enfrentarse a graves desventajas en el mercado laboral en el futuro.

Sin embargo, señala que el estado “nini” es mucho más frecuente entre los jóvenes de 20 a 24 años que entre los de 15 a 19 años. Esto tiene que ver con el hecho de que tres cuartas partes de los que tienen entre 15 y 19 años están en educación o formación.

El organismo advierte que este grupo de jóvenes, en particular, corre el riesgo de que sus oportunidades y logros en el mercado de trabajo sigan viéndose mermados en el futuro a raíz de los efectos a largo plazo del aumento del desempleo juvenil.

“La crisis ha afectado gravemente a los jóvenes de todo el mundo, con un aumento de las tasas de 'ninis' en alrededor de 2 puntos porcentuales en todos los grupos de ingresos de los países, independientemente de las diferencias preexistentes”.

Caso de Panamá

Aunque la OIT no especifica los casos por país, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), que publica la Contraloría General, en Panamá, para abril de 2022, los jóvenes (15-29 años) son 23% de los trabajadores y la mitad de los desempleados del país.

Mientras que el número de “ninis” a abril de 2022 es de 267.515 (27% de la población en esa franja de edad), 30.703 menos que los 298.218 que había a octubre de 2021 (que representaban el 30% de los jóvenes en ese rango de edad), debido principalmente al aumento del empleo juvenil, explica el consultor laboral René Quevedo.

No obstante, “es probable que la cifra actual de 'ninis' sea superior, debido al incremento en la deserción escolar en educación premedia y media, que pasó de 14.000 adolescentes por año antes de la pandemia, a más de 80.000”, según un informe de Unicef de febrero 2022.

Por consiguiente, a pesar de las cifras de nuevos jóvenes que han ingresado al mercado laboral, “el cierre de las escuelas por más de dos años tendrá efectos devastadores sobre su empleabilidad futura y perspectivas de inclusión productiva”, estima Quevedo. “Y ya estamos viéndolo”, agrega.

Según datos del Inec, 85% de los nuevos empleos formales generados entre octubre de 2021 y abril de 2022 requirieron más de 13 años de escolaridad (solo 15% no lo exigió).

En contraste, añade, dos de cada tres empleos informales generados en ese lapso involucraron a trabajadores con 11 o menos años de instrucción formal.

Desempleo juvenil

Los datos del informe arrojan que entre 2019 y 2020 el empleo juvenil a nivel mundial disminuyó en alrededor de 34 millones de personas. Solo en 2020 el desempleo juvenil aumentó en unos 4 millones de personas.

“Alrededor de la mitad de las pérdidas de empleo sufridas por los jóvenes en 2020 incrementó el número de jóvenes con estatus de nini, mientras que la otra mitad incrementó el número de los jóvenes que estudian pero no tienen empleo”, según el estudio.

Entre 2019 y 2020 las personas con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años experimentaron un mayor porcentaje de pérdida de empleo que los adultos (definidos como aquellos de 25 años o más).

La tasa de informalidad (del 78%) también está muy por encima de la de los adultos (58%). Ambos fenómenos pueden atribuirse en parte a un efecto de composición, con la brecha promedio entre trabajadores jóvenes y adultos dentro de los países siendo más pequeños.

En los países de América Latina, el índice de desempleo juvenil se prevé que alcance el 20,5% en 2022; mientras que en América del Norte se estima aumente 8,3%, proporción inferior al promedio mundial.

Mientras que en Europa y Asia Central se prevé rebase en 1,5 punto porcentual el valor promedio mundial registrado en 2022, con un 16,4% frente al 14,9%, respectivamente.

El índice de desempleo juvenil del 12,7% en África no tiene en cuenta el hecho de que muchos jóvenes han decidido abandonar por completo el mercado de trabajo. En 2020, más de uno de cada cinco jóvenes africanos estaba desempleado o no seguía ningún programa educativo o de formación (jóvenes “nini”), situación que se ha visto agravada desde entonces.

Los Estados árabes poseen el índice de desempleo juvenil más elevado y de aumento más rápido en todo el mundo, y se prevé que alcance el 24,8% en 2022. La situación es peor en el caso de las mujeres jóvenes de esa región, con un 42,5% de mujeres desempleadas en 2022, lo que supone casi el triple del valor promedio mundial para las mujeres jóvenes (14,5%).

Perspectivas

Se prevé que para 2022 haya 73 millones de jóvenes desempleados en todo el mundo, lo que constituye una leve mejora con respecto al valor registrado en 2021 (75 millones), si bien sigue habiendo millones de jóvenes desempleados más que antes de la pandemia de 2019, según se señala en el informe de la OIT.

“Se estima que menos de la mitad del déficit mundial de empleo juvenil en 2020 se recuperará en 2022”, pronostica.

Sin embargo, la situación de los jóvenes es peor en el caso de las mujeres que en el de los hombres, lo que pone de relieve una relación empleo-población mucho menor. Se prevé que para 2022 el 27,4% de las mujeres jóvenes de todo el mundo esté empleado, frente al 40,3% de hombres jóvenes.

Ello, según la OIT, pone de manifiesto que los hombres jóvenes son casi 1,5 veces más proclives a tener empleo que las mujeres jóvenes. “La brecha de género, que ha dado pocas señales de reducirse a lo largo de los últimos dos decenios, es mayor en los países de ingresos medianos bajos, a saber, de 17,3 puntos porcentuales, y menor en los países de ingresos elevados, en los que se registran 2,3 puntos porcentuales”.