26 de Nov de 2022

Nacional

Abono de cadáveres, la opción para entierros verdes

Cada persona que elige la opción de entierro o cremación se evitará 535 libras de CO2 producidas por la cremación promedio 

Composta humana, la opción para entierros verdes
Composta humana, la opción para entierros verdes.Shutterstock

Bajo el argumento de la reducción de la huella de carbono, actualmente compostar los restos humanos es posible .

California se sumó este fin se semana, a Washington, Colorado, Oregón y Vermont, en permitir un método de entierros verdes.

Es como si se aplicara una cita del libro de Génesis: “Hombre, acuérdate de que polvo eres y que al polvo volverás”. Además, es una frase que el sacerdote repite cada vez que aplica la ceniza en la frente de cada uno de sus fieles católicos.

El método es sostenible desde el punto de vista medioambiental y una alternativa rentable a la cremación y el entierro, según la legislación de los estados en Estados Unidos.

Los restos humanos se descomponen de forma natural durante un periodo de 30 a 45 días tras ser colocados en un recipiente de acero y enterrados en virutas de madera, alfalfa y otros materiales biodegradables. El cuerpo se descompone en la tierra, para luego ser devuelto a sus familiares.

Cada proceso produce aproximadamente una yarda cúbica de suelo. Una vez completado, se puede utilizar para restaurar bosques, preservar tierras de conservación, nutrir jardines y combatir la erosión.

Las compañías que ofrecen composta humana dicen que por cada persona que elige la opción de entierro o cremación se evitará 535 libras de CO2 producidas por la cremación promedio (equivalente a un viaje en automóvil de más de 965.6 kilómetros ). Además, se está ahorrando agua y uso de tierra, en comparación con los entierros tradicionales.

La Conferencia Católica del Estado de Nueva York se ha opuesto a la medida, diciendo que la alternativa subvierte la idea de que el cuerpo humano debe ser tratado con dignidad y respeto.

Entierros más ecológicos

El compostaje humano es una alternativa ecológica a los cementerios, que ocupan terreno y ahorran recursos como la madera, el hormigón y el acero utilizados en la construcción de ataúdes, según una nota del proyecto de ley de Environmental Advocates of New York.

Los entierros tradicionales también pueden provocar la contaminación del suelo y de las aguas subterráneas debido al proceso de embalsamamiento, en el que se utilizan productos químicos tóxicos como el formaldehído, señala el grupo de defensa.