Temas Especiales

28 de Ene de 2023

Nacional

Izquierda se consolida aún más con el triunfo de Lula

Para el analista político Edwin Cabrera, el resultado de la elección brasileña es un voto protesta contra el tradicionalismo electoral ya agotado

Izquierda se consolida aún más con el triunfo de Lula
El presidente electo Lula da Silva durante su discurso ayer, en Sao Paulo.EFE

Con el triunfo en segunda vuelta de Luiz Inácio Lula da Silva, la izquiezda sigue consolidándose aún más en Latinoamérica, una señal de que el rumbo o el modelo de gestión actual de muchos gobiernos de derecha de la zona, debe someterse a una transformación.

Lula da Silva, líder del Partido de los Trabajadores, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, logra con este triunfo su tercer mandato, al derrotar al gobernante Jair Bolsonaro que buscaba reelegirse en el cargo.

De esta manera Lula da Silva se convierte en el presidente número 39 de la República Federativa de Brasil.

El triunfo del líder del Partido de los Trabajadores viene a apuntalar aún más a la izquierda de la región, que se reforzó recientemente con el triunfo de Gustavo Petro, quien obtuvo la presidencia en Colombia en junio pasado.

Al triunfo de Petro se suman las victorias de otros mandatarios izquierdistas como Andrés Manuel López Obrador, de México; Luis Arce, en Bolivia; Xiomara Castro, en Honduras; Alberto Fernández, de Argentina; Pedro Castillo, en Perú; y Gabriel Boric, de Chile, quienes se anexan a los ya conocidos gobiernos izquierdistas de Nicaragua, liderado por Daniel Ortega; Venezuela, encabezado por Nicolás Maduro y Cuba, presidido por Miguel Díaz-Canel.

Cabrera: “Voto protesta contra el tradicionalismo”

Para el analista político Edwin Cabrera, la izquierda se afianza con el triunfo de Lula da Silva, pero destacó que hay una particularidad a la cual se le debe prestar atención más allá del resultado final, y es que del total del porcentaje de votos que obtuvieron ambos candidatos en Brasil, no es diferente a la situación que se dio en Perú.

Lula da Silva ganó la presidencia con el 50.9% de los votos, mientras que Bolsonaro obtuvo el 49.1%.

“Ambos países, Perú y Brasil, ahora están electoralmente divididos por la mitad. Si el que ganó no tiene eso en mente, puede que tenga muchas dificultades para gobernar. Esto demuestra que no hay una izquierda abrumadora o avasallante, demuestra que la otra mitad del país ha dicho 'no me gusta' y votaron de otra manera”, valoró.

Otro elemento que, asegura Cabrera, hay que tomar en consideración en América Latina, son los desequilibrios tanto sociales como económicos.

Esos extremos de hoy, ricos o pobres, y que no haya nada intermedio, señaló, produce un terreno o un ambiente que favorece mucho los planteamientos de izquierda, que en los tiempos modernos se unen con temas como el de igualdad de género, matrimonio igualitario y aborto, que usualmente, asegura, los grupos que promueven este tipo de debates terminan haciendo causa común desde el punto de vista electoral con las izquierdas.

“Eso es lo que produce panoramas como el de Perú, Chile, Brasil y Colombia, y a la derecha le cuesta mucho generar un discurso político e ideológico que capte la atención. La gente lo que quiere es escuchar propuestas con resultados y no el sistema ya agotado”, recalcó.

Para Cabrera no es que la derecha esté haciendo algo bien o mal, sino que los sistemas tradicionales están agotados en vista de que no resuelven problemas fundamentales como la pobreza, la mala educación, o la falta de acceso al agua potable. De allí emerge el voto protesta contra el tradicionalismo y la izquierda capitaliza ese descontento.

Manifestó que ante la alta expectativa generada en la población, y en caso de que no puedan resolver esos problemas, estos gobiernos requerirán de grandes consensos nacionales.

Stoute: “Se fortalecen las políticas social demócratas”

El politólogo José Eugenio Stoute consideró, por su parte, que el gobierno de Lula será de mucha moderación, un comportamiento que afirma se observó a lo largo de su campaña.

Stoute sostuvo que en el panorama regional, la victoria de Lula da Silva significa un fortalecimiento de las políticas social demócratas.

“Hay que tener presente que Lula y su partido han sido auténticamente respetuosos de las formas y valores democráticos”, señaló.

Añadió que hay que tener en cuenta que Lula gobernará con un parlamento mayoritariamente bolsonarista, lo que a su juicio obligará a pactos y acuerdos que moderarán en gran medida las políticas públicas.

“Sea como sea, el triunfo de Lula significa un triunfo de la democracia frente a las políticas extremadamente conservadoras de Bolsonaro”, concluyó Stoute.

Méndez: “Ha ganado la patria grande”

En tanto, Saúl Méndez, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción (Suntracs), sostuvo que con esta elección en Brasil ha ganado la patria grande y la posibilidad de construir un mundo mejor para todos.

“Es muy importante que sigamos luchando en toda nuestra América por conquistar un mejor país y un mejor mundo para todos”, precisó.

El presidente Laurentino Cortizo, igualmente, saludó al pueblo brasileño por su contienda electoral democrática y felicitó al nuevo presidente Lula Dasilva, deseándole el mayor de los éxitos. “Esperamos seguir recorriendo juntos el camino de la amistad y la cooperación en beneficio de nuestras naciones”, indicó el gobernante panameño.