26 de Nov de 2022

Nacional

Nadia Franco Bazán: El sistema carcelario es un reflejo de las fallas en la sociedad

La abogada y docente en criminología habló de la crisis en las cárceles panameñas y el desafío de la resocialización

Nadia Franco Bazán: El sistema carcelario es un reflejo de las fallas en la sociedad
Nadia Franco, abogada y docente en criminologíaEric Marciscano | La Estrella de Panamá

Un país desigual y con familias desestructuradas es un caldo de cultivo perfecto para empujar a los jóvenes a la delincuencia, y en gran parte de los casos, a terminar tras las rejas. Una situación que para Panamá solo agrava el precario estado del sistema peniteciario, especialmente por la superpoblación en las cárceles.

“Hay un problema de hacinamiento, hay cárceles con 100% o 200% de capacidad. En Panamá, en lugares donde deberíamos albergar a 8 personas hay 16 (...) algunas (cárceles) tienen problemas de humedad, hongos, de enfermedades”, explicó este miércoles en “Portada” de La Estrella de Panamá la abogada y profesora en criminología Nadia Franco Bazán.

La docente de la Universidad de Panamá señaló que a pesar de que existen algunos programas de resocialización puntuales, estos no solo son insuficientes, sino que no están acompañados de una política de reinserción laboral.

“Se busca que tanto la empresa privada como el Estado puedan darle la oportunidad a estas personas para que ingresen a puestos de trabajo”, indicó Franco. Una opción sería establecer un régímen especial para garantizar esa reinserción, manifestó la docente.

Aunque Franco insistió en la importancia de aumentar el presupuesto y mejorar la formación del personal penitenciario, considera clave concentrar los esfuerzos en la prevención. Destacó como ejemplo el flagelo de las pandillas, una actividad delictiva que tiene sus raíces en problemas sociales.

“Al final esta es una responsabilidad nuestra (como sociedad), es un tema social. Esas personas que están allí son panameños, igual que nosotros (...) son gente que probablemente el sistema le falló, no tenia cerca a su mamá o papá, una abuela que lo guiara. Gente que en su niñez tuvo muchas falencias, falta de comida, de compañía, educación, nadie estuvo preocupado que siguiera la escuela. Al final el sistema que tenemos es reflejo de nuestra sociedad”, reflexionó Franco.

La abogada manifestó, además, que a pesar de que existe una percepción de que el Sistema Penal Acusatorio supuestamente daría más beneficios al delincuente frente a la víctima, es lo contrario.

Franco subrayó que se trata de un modelo garantista que, entre otras cosas, trata de evitar el abuso de la detención preventiva. Una medida cautelar que ha mantenido en prisión por años a personas que aún no han sido condenadas.

“Hay una desinformación hacia la sociedad, la gente no sabe cómo funciona el sistema y las fases que tiene. (Algunas) medidas cautelares (menos duras) se aplican cuando inicia la primera fase y acaba de ocurrir el hecho delictivo”, dijo Franco, que considera el sistema bueno y que puede mejorar.

Uno de los elementos que destacó la docente como avance es la creación del defensor de la víctima. Es un abogado de oficio que asume la defensa de la víctima, además de la fiscalía; un rol que no tenía antes el sistema.