22 de Feb de 2020

Política

Las vicisitudes de una Constituyente

PANAMÁ. La propuesta del Tribunal Electoral de reglamentar el trámite para la convocatoria de una Asamblea Constituyente podría, al igu...

PANAMÁ. La propuesta del Tribunal Electoral de reglamentar el trámite para la convocatoria de una Asamblea Constituyente podría, al igual que ha ocurrido en países como Venezuela y Bolivia, provocar disturbios y enfrentamientos en las calles. Así lo señala el abogado constitucionalista Silvio Guerra, quien considera que el pueblo no aceptaría una propuesta de esa magnitud si es presentada por sectores del gobierno.

“Es visto como un interés del gobierno en la búsqueda de fórmulas para acomodarse, y bajo esa perspectiva se pueden dar encuentros violentos entre quienes estén a favor, y quienes estén en contra”, expresó.

Según el abogado, las reformas hechas a la Constitución en 2004 establecen los mecanismos para convocar a una Constituyente, que puede ser convocada por decisión del Órgano Ejecutivo y ratificada por la mayoría absoluta del Legislativo; por éste con el voto favorable de dos terceras partes de sus miembros; o por iniciativa ciudadana. “Esta iniciativa deberá ser acompañada por las firmas de por lo menos el veinte por ciento de los integrantes del Padrón Electoral”, dijo Guerra.

Para el analista político Ramón Jiménez Vélez, la cosa es más delicada aún, pues sostiene que la aprobación de una Asamblea Constituyente Paralela, tendría mayor fuerza y poder que la actual Asamblea de Diputados. “Esto significa que cualquier propuesta de los diputados, podría ser echada por tierra por parte de los integrantes de la Constituyente Paralela”.

Jiménez Vélez también subraya que la actual campaña política ha estado plagada de agresiones verbales y que traer el tema de una Asamblea Constituyente, puede recalentar los ánimos ya exacerbados. “A los candidatos presidenciales al parecer no les disgusta la idea, y así lo han dejado entrever. Además, ya está contemplada en la reformas del 2004 y lo que se discutiría sería la reglamentación”.

El ex presidente del Comité Panameño por los Derechos Humanos, Roberto Troncoso, apoya la necesidad de hacer una convocatoria para una Constituyente, para entre otras cosas, eliminar la inmunidad parlamentaria y la revocatoria de mandato, por considerar que se está frente a una Constitución agotada y totalmente fuera de contexto, que debe ser actualizada.

Por su parte, el dirigente sindical y miembro del Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso), Saúl Méndez, considera que el pueblo panameño debe tener una Asamblea Constituyente originaria y soberana, con plenos poderes, para acabar con la corrupción y la injusticia, y restablecer el orden jurídico y constitucional.

El pasado 6 de febrero, el Tribunal Electoral circuló entre los dirigentes de la sociedad civil organizada y otros sectores, un borrador de decreto para convocar a una Constituyente y dio un plazo de dos semanas, contadas a partir de esa fecha, para que enviaran sus sugerencias.