Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Política

‘Gringogate’ vuelve a manos del TE

PANAMÁ. Parece que la lucha de Bosco Vallarino aún no ha terminado. Ya ganó la Alcaldía, pero tendrá que pelear con uñas y dientes par...

PANAMÁ. Parece que la lucha de Bosco Vallarino aún no ha terminado. Ya ganó la Alcaldía, pero tendrá que pelear con uñas y dientes para mantener ese puesto. Aunque el Tribunal Electoral lo habilitó para correr, en ningún momento tuvo una postura sobre si era legal o no la candidatura de Bosco. Esa decisión tibia es la que genera esta nueva situación en la que a menos de un mes de ser elegido como alcalde de la ciudad de Panamá, ya hay una pelea legal.

Una demanda de nulidad interpuesta contra su proclamación como alcalde y que fue admitida por el magistrado del Tribunal Electoral (TE), Erasmo Pinilla, abre un nuevo capítulo en esta telenovela que parecía concluida.

La defensa de Vallarino culpa al ex candidato alcaldicio del PRD, Roberto “Bobby” Velásquez.

“Esa demanda tiene que ver exactamente con los mismos hechos que motivaron la impugnación por parte del fiscal electoral”, dijo Herbert Young, abogado de Vallarino.

Young sostuvo que ya presentaron una contestación al TE y que esperan un pronunciamiento de los magistrados antes del sábado.

Indicó que la demanda es inoportuna, improcedente e ilegal, pues en los archivos del Registro Civil no existen indicios de que se le hayan suspendido al alcalde electo sus derechos ciudadanos, aunque sí reconoció que el tema de la doble nacionalidad de Vallarino aún está abierto.

TE TENDRÁ QUE ACTUAR

Guillermo Márquez Amado, ex magistrado del TE, manifestó que este nuevo conflicto se pudo evitar. “Los magistrados debieron emitir un fallo antes de las elecciones. Ahora cuando ya ganó la Alcaldía las cosas son más difíciles”.

Agregó que la decisión final debe ser de los magistrados del TE, puesto que el Registro Civil es una dependencia de la institución. “Ahora tendremos un alcalde permanentemente cuestionado en cuanto a su legitimidad, al menos hasta que se resuelva en derecho”.

El TE tendrá la última palabra, a menos que se presente una acción de inconstitucionalidad en la Corte.