Temas Especiales

05 de Feb de 2023

Política

La encrucijada del Tribunal Electoral

PANAMÁ. Ahora que ya se conocen los integrantes del Gabinete de Ricardo Martinelli y de varios de los directores de entidades autónomas...

PANAMÁ. Ahora que ya se conocen los integrantes del Gabinete de Ricardo Martinelli y de varios de los directores de entidades autónomas, más de uno en el mundo político se pregunta que pasó con Roxana Méndez.

En 2004 fue la gran aliada de campaña de Martinelli. Hoy se encuentra relegada a un segundo plano en la Alcaldía.

La fruta se cae de madura. ¿Martinelli perdió confianza en ella o es una ficha esperando la caída de Bosco?

En este caso el Tribunal Electoral (TE) no sabe qué hacer. Parece perderse en medio de un laberinto. En momentos en que debió dar una decisión definitiva al caso, prefirió pasarle la pelota al Registro Civil, que hasta ahora mantiene el “gringogate” abierto.

Actualmente hay tres acciones legales por este caso. Una denuncia de nulidad de su proclamación alcaldicia, una denuncia electoral para que se denunciara nula su candidatura y una acción de inconstitucionalidad interpuesta en la Corte Suprema de Justicia.

El TE se enfrenta a una encrucijada. Si falla contra Bosco Vallarino se trataría de un escándalo institucional sin precedentes al separar de su cargo al alcalde de la ciudad capital.

Renato Pereira, abogado y analista político manifiestó que será difícil explicar a la comunidad nacional e internacional como se dejó correr a Bosco teniendo el problema de su doble nacionalidad, lo que es inconstitucional tal y como lo establece la Constitución Nacional.

“Si el Tribunal falla será en derecho, pero será una decisión que va a dejar un sin sabor en la opinión pública”.

Según Pereira, tanto los magistrados del TE, como Bosco Vallarino son culpables, sabían que eso era ilegal y aún así se hicieron de la “vista gorda”. Otros apuntan el dedo acusador hacia otra dirección.

Jorge Gamboa Arosemena, dirigente del Partido Panameñista que indicó que parte de la culpa es de la cúpula del partido que no discutió a lo interno si verdaderamente Bosco tenía la razón.

Agrega que en este tema a Bosco no le asiste la razón, no solo por lo legal, sino en lo moral. “Él acusó a Bobby de mentiroso y al final terminó imitándolo”.